EL CI­NE Y MAC

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - TELEGUÍA RECOMIENDA - Jor­ge Hernández S. jor­geher­nan­dezs@hot­mail.es

El mun­do es un mercado. Al­gu­nos ven­den y otros com­pran; unos po­cos vi­ven de los dos an­te­rio­res. En­tre ellos el rey de las ham­bur­gue­sas, el hom­bre que inun­dó el mun­do con la co­mi­da cha­ta­rra.

Se­gu­ro el lec­tor avis­pa­do ya adi­vi­nó que se tra­ta de Ray Kroc, el pró­cer ca­pi­ta­lis­ta a quien los exé­ge­tas le atri­bu­yen la fun­da­ción de McDo­nald’s, cu­ya M ama­ri­lla se ve des­de Jú­pi­ter.

A los ocho años, Ray de­mos­tró que lo su­yo era en­gu­llir­se el pla­ne­ta y en­gor­dar a pun­ta de bi­lle­tes. Acor­de con el es­pí­ri­tu em­pre­sa­rial grin­go mon­tó una ven­ta de li­mo­na­da, en la ace­ra de su ca­sa en Oak Park –Illi­nois– don­de na­ció el 5 de oc­tu­bre de 1902.

Tiem­po des­pués sal­tó a una tien­da de aba­rro­tes y –en lu­gar de per­der mi­se­ra­ble­men­te el tiem­po– pa­só las va­ca­cio­nes ve­ra­nie­gas en la tien­da de be­bi­das de su tío Jack.

A los 20 años Ray era el ven­de­dor estrella de va­si­tos de pa­pel, en la em­pre­sa Lily-Tu­lip Cup Co, asen­ta­da en La Flo­ri­da; com­pró un Ford T y al sa­lir de la ofi­ci­na aún te­nía ener­gía pa­ra ser el pre­sen­ta­dor de la emi­so­ra ra­dio­fó­ni­ca WEGS, don­de era el pia­nis­ta de plan­ta has­ta las dos de la ma­dru­ga­da.

La am­bi­ción, el tra­ba­jo du­ro y el ol­fa­to de un fox-te­rrier pa­ra oler el di­ne­ro, lo lle­va­ron a co­nec­tar­se con Earl Prin­ce, el in­ven­tor de Mul­ti­mi­xer, una má­qui­na ba­ti­do­ra de le­che por me­dio de seis pa­le­tas.

Por esos años ben­di­tos, los ado­les­cen­tes ame­ri­ca­nos ma­ta­ban an­sias en las so­das, tien­das don­de en prin­ci­pio ex­pen­dían be­bi­das car­bo­na­ta­das, que des­pués se con­vir­tie­ron en si­tios de reunión fa­mi­liar. Ven­dían fru­tas pi­ca­das, he­la­dos y ba­ti­dos.

El chis­te es que Ray se lan­zó a pro­mo­cio­nar ba­ti­do­ras por to­do Es­ta­dos Uni­dos; en 1948 co­lo­có la ci­fra ré­cord de ocho mil Mul­ti­mi­xer. To­do iba de ma­ra­vi­lla has­ta que la gen­te de­ci­dió cam­biar de há­bi­tos; aban­do­na­ron las ciu­da­des pa­ra vi­vir en los su­bur­bios, eso arrui­nó a las so­das y des­plo­mó las ven­tas de Kroc.

Otro, que no fue­ra Ray, se ha­bría pe­ga­do un ti­ro. Él es­ta­ba ba­ña­do en le­che. La pan­ta­lla gran­de fue po­ca pa­ra con­tar las am­bi­cio­nes de Ray Kroc. de John Lee Han­cock, es una co­me­dia fil­ma­da en el 2016 con Mi­chael Kea­ton co­mo el rey de las ham­bur­gue­sas. En es­ta los her­ma­nos McDo­nald apa­re­cen co­mo per­so­na­jes se­cun­da­rios.

Unos años an­tes la em­pre­sa di­fun­dió va­rios fil­mes pro­pa­gan­dís­ti­cos: en 2012, y en 1988 pre­sen­tó

El intratable de Quen­tin Ta­ran­tino tam­po­co re­sis­tió la ten­ta­ción de dar­le un mor­dis­co al buen nom­bre de la ca­de­na McDo­nald’s, e in­clu­yó unos diá­lo­gos bien mor­da­ces en­tre John Tra­vol­ta y Uma Thur­man, en

so­bre una lán­gui­da ham­bur­gue­sa. En ple­na cri­sis de­ci­dió vi­si­tar a un par de her­ma­nos, Mau­ri­ce y Ri­chard McDo­nald, quie­nes le hi­cie­ron un ex­tra­ño pe­di­do de ocho mez­cla­do­ras.

–“¿Qué cla­se de ne­go­cio ne­ce­si­ta­ba pro­du­cir 40 mal­tea­das al mis­mo tiem­po?”– pen­só Kroc. Y sin de­cir agua va se fue a San Ber­nar­dino, Ca­li­for­nia, y co­no­ció a los es­tra­fa­la­rios due­ños de un in­só­li­to lo­cal es­pe­cia­li­za­do en ven­der ham­bur­gue­sas, pa­pas fri­tas y re­fres­cos; to­do ba­jo el mo­de­lo de au­to­ser­vi­cio, pro­duc­ción en lí­nea y don­de el clien­te du­ra­ba un mi­nu­to en el mos­tra­dor.

Al ins­tan­te se ac­ti­vó en Ray el ins­tin­to de­pre­da­dor de un Ti­ra­no­sau­rio Rex, aci­ca­tea­do por que Mau­ri­ce y Ri­chard eran un par de bue­na­zos, in­ca­pa­ces de sa­ber que es­ta­ban sen­ta­dos so­bre una mon­ta­ña de oro.

Y co­mo de los ton­tos vi­ven los vi­vos, Kroc se aso­ció con ellos; al fi­nal les com­pró la em­pre­sa en $2,5 mi­llo­nes, con la pro­me­sa de dar­les 0,5% de las ga­nan­cias y ra­ca­neó has­ta el úl­ti­mo dó­lar.

Ga­to por lie­bre

Te­na­ci­dad, cons­tan­cia y fe en sí mis­mo son vir­tu­des im­pa­ga­bles; pe­ro si cul­mi­nan con el con­trol de un im­pe­rio glo­bal de co­mi­das, en una mar­ca mun­dial que va­le $17 mil mi­llo­nes y una for­tu­na per­so­nal cer­ca­na a los $500 mi­llo­nes, la co­chi­na en­vi­dia ha­rá de esa per­so­na po­co me­nos que una ra­ta de al­ba­ñal. Al­go así le pa­só a Ray. Se­gún al­gu­nos de­trac­to­res “ro­bó una idea y el mun­do se la co­mió”, por­que se apro­pió del ne­go­cio de los her­ma­nos McDo­nald, nun­ca hon­ró el com­pro­mi­so ver­bal asu­mi­do con ellos y los bo­rró de la his­to­ria ofi­cial ham­bur­gue­sís­ti­ca.

Un so­brino de los McDo­nald, Ro­nald –igual que el pa­ya­so del res­tau­ran­te– sen­ten­ció: "Fue to­do cul­pa del ego de Kroc. Aca­bó co­lo­can­do su bus­to en ca­da res­tau­ran­te que abría.”

El mis­mo Ri­chard ase­gu­ró que “Na­die se re­fe­ría a Kroc co­mo el fun­da­dor, has­ta que le ven­di­mos la em­pre­sa. Si lo lle­go a sa­ber, se ha­bría que­da­do ven­dien­do má­qui­nas de ba­ti­dos.”

Pa­ra ser jus­tos los her­ma­ni­tos McDo­nald pa­sa­ron de ser­vir ham­bur­gue­sas de 10 cen­ta­vos, a un mo­des­to pues­to de co­mi­das rá­pi­das que se dis­tin­guía por una M ama­ri­lla de 7,5 me­tros de al­tu­ra. Tam­po­co era que te­nían un em­po­rio de ca­lo­rías em­pa­ca­das.

Ren­co­res apar­te, Ray com­pró aquel chi­na­mo en 1961 y lo mul­ti­pli­có co­mo los pa­nes del Evan­ge­lio en más de 40 mil lo­ca­les por to­da la faz de la tie­rra. A su muer­te, el 14 de enero de 1984, ca­da 17 mi­nu­tos se abría una McDo­nald’s y un año des­pués ven­dió la ham­bur­gue­sa nú­me­ro 50 mil mi­llo­nes.

Co­mo un ti­bu­rón in­sa­cia­ble, Kroc in­ten­tó com­prar el res­tau­ran­te ori­gi­nal, pe­ro Ri­chard y Mau­ri­ce se ne­ga­ron. Im­po­si­bi­li­ta­dos de usar el nom­bre, por­que Ray era el due­ño, de­ci­die­ron lla­mar­lo The Big M.

Pe­ro Ray no es­ta­ba pa­ra bro­mas y abrió un lo­cal al fren­te y en un par de años los tri­tu­ró y que­bra­ron.

Lo de­más fue con­tar bi­lle­tes. El éxi­to de Kroc fue de tal mag­ni­tud que la re­vis­ta Ti­me, a fi­na­les del si­glo XIX, lo es­co­gió co­mo una de las 100 per­so­nas más im­por­tan­tes del si­glo, co­do a co­do con pel­ma­zos co­mo Albert Eins­tein, Mahat­ma Ghan­di y has­ta el ex­tra­or­di­na­rio Bart Sim­pson.

El ar­chi­mi­llo­na­rio se ca­só tres ve­ces, com­pró el equi­po de beis­bol Los Pa­dres de San Die­go, fil­ma­ron va­rios pa­ne­gí­ri­cos so­bre su vi­da y al fi­nal de es­ta va­lía $500 mi­llo­nes, cen­ta­vo más cen­ta­vo me­nos. Ri­chard McDo­nald mu­rió cua­tro años des­pués, en 1998, y le­gó $1,8 mi­llo­nes.

A Ray Kroc le fa­lló el co­ra­zón, pe­ro en­car­nó co­mo po­cos el sue­ño ame­ri­cano del hom­bre he­cho a sí mis­mo, pe­ro con los pe­da­zos de otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.