De ‘sel­fies’ y to­mas INFORTUNADAS E IM­PRU­DEN­TES

“Me dis­cul­po sin­ce­ra­men­te por la mo­les­tia cau­sa­da por las fo­to­gra­fías que tan­ta con­tro­ver­sia han cau­sa­do. Nun­ca ha si­do ni se­rá bur­lar­me o fal­tar al res­pe­to a na­die. Fue un error . Gra­cias”, es­cri­bió el pe­rio­dis­ta Her­nán Ba­rran­tes, al fi­nal de su jor­na­da

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - TOPO -

Una vez más, y con el me­jor es­pí­ri­tu cons­truc­ti­vo (que el me­dio de co­mu­ni­ca­ción que es­té li­bre de pe­ca­do, ti­re la pri­me­ra pie­dra) te­ne­mos que re­fe­rir­nos a un par de exa­brup­tos que al­bo­ro­ta­ron las re­des so­cia­les el úl­ti­mo día del 2017, pe­ro es­ta vez no a la ca­na­lla ci­ber­né­ti­ca (ese gru­púscu­lo de ha­ters que a me­nu­do na­dan en ig­no­ran­cia y dis­pa­ran to­da la cla­se de san­de­ces ante cual­quier te­ma, es­con­di­dos de­trás de un monitor).

El pri­me­ro

lo pro­ta­go­ni­zó el su­ce­se­ro de Re­pre­tel, Her­nán Ba­rran­tes, un es­for­za­do mu­cha­cho que es más bueno que el pan pe­ro diay, no co­nec­tó el ce­re­bro con el post y, con los res­tos de la avio­ne­ta que se es­tre­lló en Nan­da­yu­re, Gua­na­cas­te, aún humean­tes y que de­jó 12 per­so­nas fa­lle­ci­das, subió a sus re­des so­cia­les un des­afor­tu­na­do sel­fie, con una son­ri­sa con el co­me­ta­rio “Co­ra­za­li­to, Nan­da­yu­re. Aquí me to­có re­ci­bir el Año Nue­vo, una ben­di­ción tra­ba- jan­do”, es­cri­bió Ba­rran­tes, lo que es­pon­tá­nea­men­te ge­ne­ró una reac­ción de re­pri­men­das en ca­de­na, li­de­ra­das na­da me­nos que por la ex­pre­si­den­ta Lau­ra Chin­chi­lla, quien era pri­ma del pi­lo­to fa­lle­ci­do.

La par­te po­si­ti­va y ala­ba­ble

de to­do es­to es que Her­nán se per­ca­tó de in­me­dia­to de su error, ofre­ció sen­ti­das dis­cul­pas, no in­ten­tó ex­pli­car su tor­pe­za pe­ro sí di­jo que ha­bía apren­di­do una lec­ción que no ol­vi­da­ría ja­más. Es­te car­ta­gi­nés tie­ne un co­ra­zón de oro y es un va­lien­te pa­ra el tra­ba­jo. Ya en frío, es ob­vio que, sin pro­po­nér­se­lo, al tra­ba­jar en te­mas po­li­cia­les ha ter­mi­na­do, co­mo les pa­sa a mu­chos, por ba­na­li­zar un

“No­so­tros lo que me­nos pre­ten­de­mos es de­ni­grar la mu­jer. La idea es (de­cir) Uyyyy qué lin­da, Uyyyy qué be­lla, Uyyyy qué gua­pa. Ese es el sen­ti­do de las to­mas: re­sal­tar la belleza de la mu­jer, ja­más otra co­sa”, di­jo Fer­nan­do Ar­ta­via, pro­duc­tor de Te­le­ti­ca, al ser con­sul­ta­do so­bre las crí­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.