EL PROFETA DEL DIA­BLO

Lí­der de una fa­ná­ti­ca sec­ta mor­mo­na, en­ga­tu­zó a mi­les de ado­ra­do­res y los con­ven­ció de en­tre­gar a sus hi­jas pa­ra ma­tri­mo­nios ce­les­tia­les, con un gru­po de an­cia­nos pe­dó­fi­los.

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - TELEGUÍA RECOMIENDA - Jor­ge Her­nán­dez S. jor­geher­nan­dezs@hot­mail.es

Fue la voz de Dios en la tie­rra. Quien lo ig­no­ró, pa­de­ció el ri­gor de su ira di­vi­na. Obe­de­cer al profeta, era aca­tar a la dei­dad, que le su­su­rra­ba sus se­cre­tos eter­nos. An­tes de ser con­de­na­do a dos ca­de­nas per­pe­tuas –por vio­lar pú­bli­ca­men­te de­ce­nas de ni­ñas en­tre 12 y 16 años– Wa­rren Jeffs era el to­do­po­de­ro­so pas­tor de una ar­chi­mi­llio­na­ria sec­ta re­li­gio­sa.

He­re­dó de su pa­dre Ru­lon el bácu­lo sa­gra­do pa­ra di­ri­gir ha­cia la tie­rra pro­me­ti­da –la Nue­va Sión– a los mi­les de ado­ra­do­res de la Igle­sia Fun­da­men­ta­lis­ta Je­su­cris­to de los San­tos de los Úl­ti­mos Días, ver­sión ta­li­ba­na de los mor­mo­nes.

La sec­ta de Jeffs es una de las tan­tas que emer­gie­ron tras la rup­tu­ra oca­sio­na­da en 1890, cuan­do la Igle­sia Mor­mo­na –fun­da­da por Jo­seph Smith– abo­lió la po­li­ga­mia, de­bi­do a la pre­sión del go­bierno nor­te­ame­ri­cano que los ame­na­zó con des­po­jar­los de sus bie­nes si se­guían con esa en­tre­pier­nil cos­tum­bre.

El mis­mo Smith –se­gún un do­cu­men­to de la Igle­sia Mor­mo­na– te­nía so­lo una es­po­sa, Em­ma; a es­ta no le hi­zo nin­gu­na gra­cia que su ma­ri­do le lle­ga­ra con la ma­ra­vi­llo­sa idea de que iba a te­ner más con­sor­tes, pe­ro no una, ni dos, ni tres, ni cua­tro …si no cua­ren­ta.

La ex­pli­ca­ción de Jo­seph fue de an­to­lo­gía. Un án­gel ce­les­tial se le apa­re­ció tres ve­ces –en­tre 1834 y 1842– y con una es­pa­da fla­mí­ge­ra lo con­mi­nó a des­po­sar­se con mu­chas mu­je­res –en­tre más jó­ve­nes me­jor– o de lo con­tra­rio des­trui­ría el mun­do. ¡Ni mo­do… al­guien de­bía mar­ti­ri­zar­se!

Pe­ro Wa­rren fue más allá y jus­ti­fi­có su se­ra­llo de 70 es­po­sas ba­sa­do en que es des­cen­dien­te di­rec­to de Je­su­cris­to y del mis­mí­si­mo Smith; el asun­to no era ba­la­dí y, por eso, los mor­mo­nes de ver­dad lo anate­ma­ti­za­ron.

Eso de la apos­ta­sía son frus­le­rías que un ele­gi­do di­vino ni si­quie­ra con­si­de­ra, por­que tie­ne co­sas más re­le­van­tes pa­ra ocu­par­se, co­mo li­de­rar una con­gre­ga­ción con 10 mil fa­ná­ti­cos.

El nue­vo me­sías na­ció de la ma­ne­ra más pro­sai­ca, el 3 de di­ciem­bre de 1955 en Utah, fru­to del de­seo ca­brío del mor­tal Ru­lon Jeffs y la na­da vir­gi­nal Ma­rilyn Steed.

Ru­lon era el venerable pa­triar­ca que con­du­jo el re­ba­ño a pun­ta de bácu­lo y gol­pes; un pro­vi­den­cial día cru­zó al más allá. La su­ce­sión di­nás­ti­ca iba a re­caer en uno de los 60 hi­jos del fér­til vie­jo, pe­ro Jeffs mo­vió sus co­ne­xio­nes di­vi­nas y con­ven­ció al Con­se­jo de An­cia­nos pa­ra que lo nom­bra­ra –en el 2002– pre­si­den­te de la Igle­sia.

Si bien Wa­rren era un lobo con piel de ove­ja se con­si­de­ra­ba la re­en­car­na­ción de Moi­sés, te­nía el de­ber de guiar a su pue­blo a tra­vés del de­sier­to mo­ral y el va­lle de lá­gri­mas del mun­do mo­derno.

Ma­ni­pu­la­dor co­mo un ven­de­dor de au­tos usa­dos con­ven­ció a sus acó­li­tos de mal­ven­der sus pro­pie­da­des en Salt La­ke City, Utah, pa­ra pe­re­gri­nar has­ta Short Creek, un pol­vo­rien­to ran­cho en la fron­te­ra con Ari­zo­na.

Ahí es­ta­ble­ció al­go así co­mo un pa­raí­so co­mu­nis­ta o una co­mu­na hip­pie, don­de na­die po­seía na­da, to­do era de to­dos –en es­pe­cial las ni­ñas y jo­ven­ci­tas–. El lu­gar era ad­mi­nis­tra­do por una coo­pe­ra­ti­va lla­ma­da Plan de Es­fuer­zos Uni­dos, que ge­ne­ra­ba el di­ne­ro pa­ra pa­gar los ex­ce­sos del pe­que­ño gru­po que da­ba las ór­de­nes.

Lo cier­to es que Jeff era el pon­tí­fi­ce má­xi­mo y an­te él res­pon­dían las au­to­ri­da­des lo­ca­les, de­bi­da­men­te en­gra­sa­das con pla­ta y fa­vo­res se­xua­les; na­die te­nía ac­ce­so a me­dios de co­mu­ni­ca­ción con el mun­do ex­te­rior, de­co­mi­só li­bros, re­vis­tas, dis­cos, te­le­vi­so­res; res­trin­gió la en­tra­da y sa­li­da al pue­blo; y obli­gó a sus ha­bi­tan­tes a vi­vir al es­ti­lo de me­dia­dos del si­glo XIX.

Pas­tor del mal.

Los há­bi­tos de Wa­rren los apren­dió de su pa­dre Ru­lon que adoc­tri­nó a su grey con lar­gos dis­cur­sos –es­ti­lo Fi­del Cas­tro–, pa­ra que las ni­ñas fue­ran “po­seí­das des­de los do­ce años” –en ma­tri­mo­nios ce­les­tia­les– por hom­bres cin­cuen­to­nes.

Las “de­sig­na­das” eran arran­ca­das de la fa­mi­lia; quie­nes des­obe­de­cían ter­mi­na­ban aban­do­na­dos en ca­rre­te­ras, de­sier­tos y cu­ne­tas, por­que “los ha­bía per­ver­ti­do el dia­blo”. En ca­so de que el ma­ri­do aban­do­na­ra la con­gre­ga­ción, las es­po­sas eran en­tre­ga­das –con hi­jos y bie­nes ma­te­ria­les– al nue­vo ma­ri­do.

En el 2004, la po­li­cía aten­dió una lla­ma­da de ur­gen­cia del ran­cho de la con­gre­ga­ción; asal­ta­ron el si­tio y res­ca­ta­ron a de­ce­nas de me­no­res víc­ti­mas de vio­la­ción, in­ces­to y po­li­ga­mia; va­rias de ellas es­ta­ban em­ba­ra­za­das.

Ya el profeta lo ha­bía di­cho: “Al­gún día lle­ga­rán los dia­blos y se las lle­va­rán”. Se ar­mó el Apo­ca­lip­sis y Jeff pu­so tie­rra de por me­dio; an­du­vo erran­te, pa­só de un es­ta­do a otro y, en el 2006, el FBI lo co­lo­có en­tre los 10 cri­mi­na­les más bus­ca­dos. Le echa­ron el guan­te en Ne­va­da.

Una jue­za y el ju­ra­do –com­pues­to por 10 mu­je­res y dos hom­bres– pu­sie­ron los ojos cua­dra­dos cuan­do es­cu­cha­ron la gra­ba­ción se­xual de Wa­rren, con Ra­chel, su es­po­sa es­pi­ri­tual de 14 años.

“Tie­nes que apren­der co­mo ex­ci­tar­te... es­ta es tu mi­sión. Así es co­mo obe­de­ces la ley. No pien­ses en el do­lor, irás al cie­lo”.

An­te la evi­den­cia, Wa­rren ape­ló a la li­ber­tad re­li­gio­sa y al de­re­cho de ca­da per­so­na de bus­car a Dios se­gún sus pro­pias con­vic­cio­nes; de na­da va­lie­ron sus ser­mo­nes y el ju­ra­do ape­nas du­ró 30 mi­nu­tos en dar su ve­re­dic­to: cul­pa­ble.

El profeta es­cu­chó la sen­ten­cia, jun­tó las ma­nos y re­zó. Aún en la cár­cel man­tie­ne el li­de­raz­go de la Igle­sia, re­ci­be vi­si­tas, dic­ta ór­de­nes con­tra sus dia­bó­li­cos enemi­gos y ha­bla a ca­da ra­to con su dios, el mis­mo que or­de­nó a las au­to­ri­da­des: “De­ja en li­ber­tad a mi sir­vien­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.