¿Qué es­toy vien­do?

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - TELEGUÍA RECOMIENDA - Fernando Cha­ves E. fernando.cha­ves@na­cion.com

Bon­nie y Cly­de al sur de In­gla­te­rra, fil­ma­dos por Wes An­der­son, ba­ti­dos en Tumblr. Par­te de la crí­ti­ca ha re­su­mi­do así The End of the F***ing World, pro­du­ci­da por Netflix pa­ra Chan­nel 4 y aho­ra dis­po­ni­ble en Amé­ri­ca La­ti­na

en la pla­ta­for­ma de strea­ming. La crí­ti­ca que es­car­ba referencias fun­cio­na a ve­ces, pe­ro da la fal­sa im­pre­sión de que se tra­ta de un pas­ti­che. En reali­dad, es­ta es una se­rie ho­nes­ta (co­sa ra­ra). Tie­ne ve­lo­ci­dad de ba­la y lim­pie­za de cu­chi­llo.

Sus dos pro­ta­go­nis­tas tie­nen 17 años. Ja­mes (Alex Lawt­her) es­tá con­ven­ci­do de que es un psicópata y fan­ta­sea con un ase­si­na­to san­grien­to (lo ve­mos). Tor­tu­ra ani­ma­les por mien­tras (ad­ver­ten­cia: tam­bién lo ve­mos), pe­ro ya lle­ga­rá su día.

Tal me­ta pa­re­ce muy cer­ca­na cuan­do co­no­ce de gol­pe a Alys­sa, víc­ti­ma idó­nea. La chi­ca (Jes­si­ca Bar­den), dís-

co­la y agria, es quien es, lo cual inevi­ta­ble­men­te pro­vo­ca fric­ción con to­do el mun­do. [A par­tir de aho­ra, po­si­bles spoi­lers. La se­rie du­ra po­co más que un lar­go­me­tra­je pro­me­dio, pue­de ver­la en un par de no­ches].

La se­rie, con un tono en­tre co­me­dia ne­gra y cuen­to de hadas, se ba­sa en el có­mic del 2013 de Char­les S. For­man. Es Bad­lands pa­ra la era de In­ter­net, Ri­ver of Grass ado­les­cen­te, El guar­dián en­tre el cen­teno con más ob­je­tos pun­zo­cor­tan­tes. Es de­cir, es un cuen­to atem­po­ral, uni­ver­sal: dos ado­les­cen­tes re­bel­des que buscan su lu­gar en el mun­do, les pre­gun­tan las ins­truc­cio­nes a quie­nes los ro­dean y, al no re­ci­bir más que si­len­cio, im­plo­tan y hu­yen.

Ja­mes y Alys­sa em­pie­zan a sen­tir al­go pa­re­ci­do al amor: la iden­ti­fi­ca­ción. Nos lo cuen­tan en una na­rra­ción en over que co­men­ta y com­ple­men­ta sus diá­lo­gos. Lo que nos di­cen, no se lo com­par­ten en­tre sí, por mie­do a con­fe­sar que no tie­nen idea de qué ha­cen con un ca­rro robado, que él ex­tra­ña a su pa­pá, viu­do e idio­ta, y ella a su ma­má, ca­sa­da por se­gun­da vez con un im­bé­cil y cie­ga ante la soledad de su hi­ja.

The End of the F***ing World es una se­rie pa­ra ro­mán­ti­cos, pe­ro evita re­go­dear­se en ello. Eso es ra­ro en una épo­ca en la que el nihi­lis­mo pa­re­ce ser el úni­co an­tí­do­to con­tra el ro­man­ti­cis­mo más re­pe­ti­ti­vo: va­rias pe­lí­cu­las y, so­bre to­do, in­fi­ni­dad de se­ries, caen en esa

SE­RIE

A la se­rie le ha ido bien con la crí­ti­ca, que re­co­no­ce el ta­len­to ac­to­ral y el es­ti­lo vi­sual. Se es­tre­nó en oc­tu­bre del 2017 en Chan­nel 4, en Reino Uni­do, y el 5 de enero en Netflix. FOTOS: Cortesía de Netflix.

PAÍS PLA­TA­FOR­MA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.