Adria­na Du­rán, por la puer­ta gran­de

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - EL TOPO -

Así sa­lió de Ca­nal 7 y así en­tró a la Fe­de­fút­bol. No po­día ser de otra for­ma. La pe­rio­dis­ta que abrió bre­cha en el pe­rio­dis­mo de­por­ti­vo fe­me­nino te­le­vi­sa­do en el país, se ha ga­na­do el res­pe­to no so­lo de la te­le­au­dien­cia, sino del gre­mio fut­bo­lís­ti­co y de sus co­le­gas en ge­ne­ral, pe­ro no so­lo por la ex­ce­len­cia con la que se ha con­du­ci­do des­de que em­pe­zó a tra­ba­jar en te­le­vi­sión, a prin­ci­pios de los años 90.

Al­gu­na vez

lo co­men­ta­mos y es­ta es la oca­sión de ra­ti­fi­car­lo: sus alle­ga­dos –en­tre los cua­les nos con­ta­mos– nun­ca nos he­mos ex­pli­ca­do có­mo ha lo­gra­do Adria­na or­ga­ni­zar­se pa­ra con­ci­liar va­rios ro­les si­mul­tá­nea­men­te: el de ma­dre de cua­tro va­ro­nes de di­ver­sas eda­des; el de pe­rio­dis­ta a tiem­po com­ple­to; el de je­fa de ho­gar; el de con­duc­to­ra de even­tos y, co­mo si fue­ra po­co, el de de­por­tis­ta, pues in­te­gra equi­pos de bás­quet y fút­bol con los que in­clu­so ha­ce gi­ras fue­ra del país.

En épo­cas, sus días

durante me­ses en­te­ros han si­do de cua­tro o cin­co ho­ras de sue­ño, so­bre to­do cuan­do sus hi­jos es­ta­ban más pe­que­ños. Sus zi­pi­za­pes sen­ti­men­ta­les tam­bién han si­do de do­mi­nio pú­bli­co por­que ella es un li­bro abier­to, eso sí, nun­ca ha pro­ta­go­ni­za­do escándalo al­guno y se le co­no­ce por ser fir­me cuan­do la co­yun­tu­ra lo re­quie­re, a pe­sar de su ha­bi­tual jo­via­li­dad y dul­zu­ra de ca­rác­ter.

Por eso nos

ale­gró tan­to sa­ber que, a sus ca­si 48 años, se le pre­sen­tó la opor­tu­ni­dad de rein­ven­tar­se, to­do con el aval y el ca­ri­ño de sus je­fes del 7 y la ilu­sión con que se pre­pa­ran en la Fe­de­fút­bol pa­ra re­ci­bir­la, se­gún de­cla­ra­cio­nes del pro­pio Pre­si­den­te de es­ta en­ti­dad, Ro­dol­fo Vi­lla­lo­bos.

De pa­so, con es­ta tran­si­ción

se le da opor­tu­ni­dad en Te­le­ti­ca a la jo­ven pe­rio­dis­ta Melissa Alvarado, a quien le he­mos ve­ni­do po­nien­do el ojo des­de ha­ce ra­to ya, pues es una fie­bre real del de­por­te, en es­pe­cial del fút­bol: se no­ta a le­guas que lo con­su­me no por­que sea su tra­ba­jo, sino por­que le en­can­ta, y es­to au­na­do a otras ha­bi­li­da­des co­mo co­mu­ni­ca­do­ra, la ha­cen una gran pro­me­sa. Es­ta­re­mos aten­tos.

Ya ven, no to­do es odio:

el amor pa­re­ce ha­ber uni­do ca­mi­nos de pa­re­jas que tu­vie­ron des­en­cuen­tros en el pa­sa­do y que, por lo visto, pasaron es­tos fríos de enero dán­do­se ca­lor­ci­to.

Es el ca­so de

Danny Car­va­jal (exDan­cing with the Stars) y su no­via de ha­ce años, Kim­berly Loai­za, quie­nes has­ta co­mu­ni­ca­do de pren­sa ha­bían pu­bli­ca­do y to­do (ay ca­ra­jo) ha­ce unos me­ses, ofi­cia­li­zan­do su rup­tu­ra.

Cla­ro, en nin­gu­na

par­te de­cía que aque­llo era de­fi­ni­ti­vo y así ocu­rrió, pues a prin­ci­pios de se­ma­na el es­pa­cio La Ron­cha los pi­lló muy fe­li­ces en el ae­ro­puer­to Juan San­ta­ma­ría, pres­tos a ir­se de via­je. Al ver­se sor­pren­di­dos, am­bos reac­cio­na­ron con buen humor y, aun­que no hu­bo en­tre­vis­ta co­mo tal, se com­por­ta­ron co­mo una pa­re­ja he­cha y de­re­cha.

Bien por ellos,

y a pro­pó­si­to, fe­li­ci­ta­cio­nes a Da­niel por­que re­ci­bió el año ma­tri­cu­lán­do­se en la ca­rre­ra de ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas. Muy bien pen­sa­do, pues ese cuer­po­te y esa gua­pu­ra le pue­den ayudar a man­te­ner­se por aho­ra y unos años más pe­ro, por ra­zo-

Adria­na Du­rán en­fren­ta­rá nue­vos re­tos en su nue­vo pues­to en la Fe­de­fút­bol. En­tre ellos, des­de ya tie­ne que po­ner­se las pi­las a apren­der al­gui­to de ru­so, pues ella in­te­gra­rá la co­mi­ti­va ofi­cial de la Selección Na­cio­nal en el Mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.