Por fa­vor, in­co­mó­de­se

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - ZAPPING - Danny Brenes danny.brenes@na­cion.com

Cuan­do es­ta­ba pe­que­ño y mi tiem­po se in­ver­tía pri­mor­dial­men­te en ver te­le­vi­sión, mi ma­yor te­mor era ver la pri­me­ra cu­ña po­lí­ti­ca en me­ses preelec­to­ra­les. Sa­bía que, tan pron­to aquel pri­mer co­mer­cial apa­re­cie­ra en pantalla, le se­gui­rían cien­tos más durante las se­ma­nas ve­ni­de­ras. Sa­bía que, des­de ese mo­men­to y has­ta fe­bre­ro si­guien­te, mi en­tre­te­ni­mien­to se ve­ría in­te­rrum­pi­do por la in­co­mo­di­dad que me ge­ne­ra­ba el ba­ru­llo in­sus­tan­cial de los can­di­da­tos.

Aho­ra, un par de dé­ca­das des­pués, y tras tres años de vi­vir sin ca­ble –mu­cho me­nos una an­te­na pa­ra con­su­mir te­le­vi­sión na­cio­nal–, mi opi­nión so­bre la in­co­mo­di­dad po­lí­ti­ca –y, en ge­ne­ral, so­bre la in­co­mid­dad, pun­to– es dis­tin­ta.

He tro­pe­za­do con po­quí­si­mos spots pu­bli­ci­ta­rios de los dis­tin­tos par­ti­dos po­lí­ti­cos, úni­ca­men­te en pan­ta­llas en­cen­di­das en es­ta­ble­ci­mien­tos co­mer­cia­les o en la ca­sa de al­gún fa­mi­liar. Aun cuan­do la cam­pa­ña, en bue­na me­di­da, se ha mu­da­do a las re­des so­cia­les y al ci­be­res­pa­cio, eli­mi­nar la te­le de la ecua­ción ha si­do un ali­vio.

La in­co­mo­di­dad, sin em­bar­go, me pa­re­ce más im­por­tan­te que nun­ca. In­co­mo­dar­se es el pri­mer pa­so pa­ra en­ten­der y cre­cer.

In­co­mo­dar­se es es­cu­char opi­nio­nes con las que no es­ta­mos de acuer­do sin in­ten­cio­nes de me­nos­pre­ciar un pun­to de vis­ta ajeno.

In­co­mo­dar­se es ir más allá de la pri­me­ra fuen­te de in­for­ma­ción, so­bre to­do cuan­do es­ta es com­pla­cien­te con nues­tras opi­nio­nes pre­vias; in­co­mo­dar­se es leer las no­ti­cias que no que­re­mos leer con una ac­ti­tud re­cep­ti­va y cons­truc­ti­va, en vez de to­mar­las co­mo un ata­que. In­co­mo­dar­se es sano por­que am­plía nues­tra cos­mo­vi­sión, por­que nos ha­ce ser so­li­da­rios; ha­ce que los de­más nos im­por­ten más.

In­co­mo­dar­se es ver más allá de los me­mes, de los chis­tes, de las ca­de­nas de men­sa­jes que com­par­ten las tías en What­sApp. In­co­mo­dar­se es es­car­bar has­ta en­ten­der por qué al­guien pien­sa dis­tin­to; por qué hay gen­te que ase­gu­ra que sus de­re­chos es­tán sien­do pi­so­tea­dos y por qué al­guien te­me que su modelo de fa­mi­lia es­té en ries­go.

In­co­mo­dar­se es cam­biar el odio, que es muy fá­cil, por la so­li­da­ri­dad y el amor, que a ve­ces se com­pli­can. In­co­mo­dar­se es dia­lo­gar, dis­cu­tir y apren­der. In­co­mo­dar­se es con­su­mir in­for­ma­ción y du­dar de ella; es con­tras­tar fuen­tes, com­pa­rar cri­te­rios, acep­tar erro­res.

In­co­mo­dar­se es com­pren­der que hay gen­te que quie­re apro­ve­char­se de su zo­na de con­fort pa­ra ga­nar po­der. In­co­mo­dar­se es el pri­mer pa­so pa­ra to­mar una de­ci­sión in­for­ma­da, sa­lu­da­ble y res­pon­sa­ble.

In­co­mo­dar­se es com­pren­der que el rui­do de la cam­pa­ña elec­to­ral bus­ca di­vi­dir­nos, y lo con­si­gue cuan­do se lo per­mi­ti­mos; nos ha­ce pen­sar que las elec­cio­nes son una com­pen­ten­cia en­tre equi­pos, y que cuan­do los fa­ná­ti­cos de uno ga­nan, pier­den los otros.

In­co­mo­dar­se es com­pren­der que eso no es cier­to, que pa­se lo que pa­se des­pués de una elec­ción, to­dos se­gui­re­mos com­par­tien­do el mis­mo país, to­dos vol­ve­re­mos a ser un mis­mo equi­po. In­co­mo­dar­se es re­cor­dar que, si nos de­ja­mos di­vi­dir, per­de­mos to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.