¿Quién es­cri­bió mi se­rie?

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - ZAPPING - Natalia Díaz Ze­le­dón ndiaz@na­cion.com

Don­de guíe Amy Pa­lla­dino-Sher­man, yo la se­gui­ré. Es­ta no es una afir­ma­ción me­lo­dra­má­ti­ca ins­pi­ra­da en una can­ción de Ca­ro­le King, es ve­ri­fi­ca­ble. En mi ado­les­cen­cia me de­vo­ré Gil­mo­re Girls (2000), en la uni­ver­si­dad me pu­se tris­te cuan­do no re­no­va­ron Bun­heads (2012) y, ac­tual­men­te, es­toy com­ple­ta­men­te enamo­ra­da de The Mar­ve­lous Mrs. Mai­sel (dis­po­ni­ble en Ama­zon Vi­deo, así que si no pa­gan por el ser­vi­cio oja­lá ten­gan la suer­te de te­ner, co­mo yo, un ami­go que pa­ga y que es des­pren­di­do con sus co­sas).

In­vier­to tiem­po en las se­ries que ha crea­do Pa­lla­dino-Sher­man por­que es una au­to­ra del ti­po de te­le­vi­sión que más me gus­ta: siem­pre hay una mu­jer gra­cio­sa al fren­te, la cual tie­ne un ta­len­to ex­tra­or­di­na­rio pa­ra re­ci­tar diá­lo­gos rá­pi­dos, in­te­li­gen­tes y gra­cio­sos.

Sus he­roí­nas son mu­je­res que vi­ven sus vi­das con preo­cu­pa­ción mí­ni­ma so­bre lo que los de­más pue­dan de­cir de so­bre sus cir­cuns­tan­cias.

Son ma­dres sol­te­ras y ad­mi­nis­tra­do­ras co­mo Lo­re­lai en Gil­mo­re Girls; viu­das que abren un es­tu­dio de ba­llet co­mo Michelle en Bun­heads; y di­vor­cia­das con ta­len­to pa­ra los mo­nó­lo­gos de stand up co­medy co­mo Mid­ge Mai­sel en The Mar­ve­lous Mrs. Mai­sel (pa­pel que le con­si­guió un Glo­bo de Oro a su pro­ta­go­nis­ta Ra­chel Bros­nahan).

Co­mo fan, me gus­ta ver que los per­so­na­jes que ima­gi­na Amy Sher­man-Pa­lla­dino ca­da vez son más com­pli­ca­dos que los an­te­rio­res.

Con­for­me su maes­tría ar­tís­ti­ca cre­ce, sus he­roí­nas se vuel­ven más ní­ti­das, más vul­ne­ra­bles y más desafian­tes.

Mid­ge Mai­sel no so­la­men­te es una mu­jer ade­lan­ta­da a su épo­ca, en los años 1950. Es una comediante que se des­pre­cia a sí mis­ma pa­ra ha­cer reír a los otros y cuan­do fi­nal­men­te llo­ra por su caí­da a la des­gra­cia so­cial, es im­po­si­ble no acom­pa­ñar­la en su fra­gi­li­dad.

Sher­man-Pa­lla­dino me en­se­ñó a preo­cu­par­me por quién es­cri­be mis se­ries: su vi­sión de mun­do es lo que da for­ma a la na­rra­ción.

Otro de mis fa­vo­ri­tos, Br­yan Fu­ller, creó le­yen­das de la te­le­vi­sión co­mo Dead Li­ke Me (2003) y Pus­hing Dai­sies (2007). Ha­ce unos años vol­vió a la te­le­vi­sión con Han­ni­bal (2013) y aho­ra li­de­ra se­ries de fan­ta­sía co­mo Ame­ri­can Gods y Star Trek: Dis­co­very.

No es sor­pre­sa, su in­te­rés en la bo­dad hu­ma­na siem­pre ha te­ni­do tex­tu­ras fan­tás­ti­cas.

De al­gu­na for­ma, se­guir sus ca­rre­ras me pre­pa­ró pa­ra en­ten­der el fu­tu­ro de la te­le­vi­sión, en don­de los ca­na­les in­vier­ten en atraer la ori­gi­na­li­dad de es­tos crea­do­res. Las ideas ori­gi­na­les son tan­to más va­lio­sas en esos mo­men­tos en el que to­do es co­pia y re­pe­ti­ción.

La te­le de au­tor fun­cio­na igual que ver una pe­lí­cu­la de Jean-Luc Go­dard es­pe­ran­do ma­ra­vi­llo­sas re­ve­la­cio­nes in­tros­pec­ti­vas, una ca­da más pro­fun­da que la an­te­rior.

El se­llo per­so­nal del au­tor es la ra­zón por la que se­gui­mos fiel­men­te a es­cri­to­res co­mo Ha­ru­ki Mu­ra­ka­mi o Isa­bel Allen­de. Ni la li­te­ra­tu­ra de Mi­guel de Cer­van­tes ni el tea­tro de Sa­muel Bec­kett se­rían na­da sin la con­sis­ten­cia ar­tís­ti­ca de sus au­to­res.

No hay me­jor for­ma de con­su­mir en­tre­te­ni­mien­to que de­cons­tru­yen­do su ori­gen y con­tex­to.

Cuan­do le doy play a una se­rie, ten­go la cer­te­za de que sé qué es­toy vien­do por­que sé a quién es­toy le­yen­do.

The Mar­ve­lous Mrs. Mai­sel. Cortesía de Ama­zon Vi­deo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.