Fic­ción que imi­ta a la fic­ción

En la nue­va tem­po­ra­da de UnReal, la éti­ca de los pro­duc­to­res y la irre­sis­ti­ble se­duc­ción del reality pe­lean en­tre sí. La sá­ti­ra acla­ma­da por los crí­ti­cos re­gre­sa por ter­ce­ra vez.

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - TELEGUÍA RECOMIENDA - Jor­ge Ar­tu­ro Mo­ra jmo­ra@na­cion.com

Qué es real? ¿Dón­de ter­mi­na la reali­dad y cuán­do co­mien­za la fic­ción?

Los reali­ties pue­den ser todo me­nos lo que in­di­ca su mis­ma pa­la­bra. Des­de la eclo­sión de es­te gé­ne­ro te­le­vi­si­vo, pro­duc­to­res y rea­li­za­do­res en­con­tra­ron un cal­do de cul­ti­vo pa­ra in­vo­lu­crar a per­so­na­li­da­des pú­bli­cas con in­tere­ses crea­dos.

Gra­cias, en bue­na par­te, a las teo­rías cons­pi­ra­to­rias, una gran por­ción de la au­dien­cia ha mos­tra­do su es­cep­ti­cis­mo con las “reali­da­des” que se ge­ne­ran den­tro de la pan­ta­lla chi­ca.

Pa­ra to­dos los que per­te­ne­cen al gru­po de es­cép­ti­cos, LifeTime ofre­ce UnReal, una se­rie que se en­car­ga de des­mi­ti­fi­car el de­trás de cá­ma­ras de es- te ti­po de es­pec­tácu­los.

UnReal co­men­zó con la his­to­ria de un gru­po de mu­je­res que in­ten­ta con­quis­tar al hom­bre de una man­sión. Los pro­duc­to­res del pro­gra­ma de­ci­die­ron no que­dar­se so­lo con las con­ver­sa­cio­nes gra­ba­das du­ran­te los pa­si­llos, sino tam­bién lle­var la cá­ma­ra ha­cia Ra­chel, una jo­ven que de­be ma­ni­pu­lar las re­la­cio­nes en­tre los par­ti­ci­pan­tes del show.

Pa­ra la nue­va tem­po­ra­da, los pro­duc­to­res han ade­lan­ta­do que el pro­gra­ma ten­drá ecos de ac­tua­li­dad, pues los guio­nis­tas ha­bían es­cri­to la se­rie pen­san­do que Hi­llary Clin­ton ga­na­ría las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les es­ta­dou­ni­den­ses.

Aún así, Stacy Ru­key­ser, show­run­ner de la se­rie, ase­gu­ró que la se­rie no con­tem­pla­rá otros mo­vi­mien­tos ac­tua­les co­mo #MeToo (mo­vi­mien­to de de­nun­cia an­te abu­sos se­xua­les en las in­dus­trias ar­tís­ti­cas), pe­ro sí ten­drá un en­fo­que de em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino.

Pa­ra es­ta ter­ce­ra tem­po­ra­da, la se­rie de­ja­rá muy en cla­ro el ca­so de hom­bres que to­man cré­di­to del tra­ba­jo de mu­je­res des­de las fun­cio­nes de pro­duc­ción. En los nue­vos epi­so­dios, se ex­plo­ra­rá la po­si­bi­li­dad de que el show fic­ti­cio (lla­ma­do Ever­last) sea can­ce­la­do, lo cual lle­va­rá a la de­ses­pe­ra­ción a todo el equi­po de pro­duc­ción y pon­drá a prue­ba su éti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.