La chis­pa de la re­be­lión na­ce en las au­las

El vi­deo­jue­go Per­so­na 5 co­lo­ca al ju­ga­dor en los pies de un es­tu­dian­te de se­cun­da­ria en Ja­pón. El pro­ta­go­nis­ta lu­cha­rá jun­to a sus com­pa­ñe­ros en con­tra de la co­rrup­ción y la in­jus­ti­cia.

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - TELEGUÍA RECOMIENDA - An­drés Díaz P. andres.diaz.com

EL vi­deo­jue­go Per­so­na 5 es co­mo aquel ami­go idea­lis­ta que te­nía­mos en el co­le­gio, aquel com­pa que nos in­tro­du­jo a Sa­ba­to y a Ga­leano. Ese mis­mo que tam­bién nos lle­vó a mar­char en con­tra del TLC y que creía con convicción que el mun­do se po­día cam­biar des­de las au­las.

Y sí, ne­ce­si­ta­mos más jue­gos co­mo Per­so­na 5. Es­te tí­tu­lo desa­rro­lla­do por Atlus es pro­ta­go­ni­za­do por es­tu­dian­tes de co­le­gio, jó­ve­nes re­bel­des y ra­di­ca­les que an­sían cam­biar el mun­do.

Es­tos chi­cos tie­nen el po­der de en­trar al sub­cons­cien­te de las per­so­nas pa­ra ha­cer­los cam­biar de pa­re­cer de ma­ne­ra sú­bi­ta o co­mo el jue­go lo lla­ma “ro­bar­les el co­ra­zón”.

De día son es­tu­dian­tes que de­ben vi­vir una vi­da ho­nes­ta y de no­che son los ven­ga­do­res de Ja­pón, ellos son los Phan­tom Thie­ves. Es­te gru­po po­ne a su­dar frío a los em­pre­sa­rios que no pa­gan ho­ras ex­tras, a pro­fe­so­res ma­chis­tas y a los po­lí­ti­cos co­rrup­tos. Es­tos jus­ti­cie­ros es­tán por en­ci­ma de la ley y son su pro­pia jus­ti­cia.

Per­so­na 5 de­rro­cha es­ti­lo en ca­da uno de sus seg­men­tos con una ban­da so­no­ra me­mo­ra­ble, un sis­te­ma de com­ba­te com­ple­jo y un mo­do de re­la­cio­nes que obli­ga al ju­ga­dor a ad­mi­nis­trar el tiem­po pa­ra sa­car­le el má­xi­mo pro­ve­cho al día. Por si fue­ra po­co, su con­se­je- ro es un ga­to par­lan­chín.

La his­to­ria.

El jue­go arran­ca con un chi­co que ha si­do acu­sa­do de un cri­men con­tra un po­lí­ti­co que le mar­ca la ho­ja de de­lin­cuen­cia, lo cual en Ja­pón es de­vas­ta­dor.

El jo­ven de­ja todo pa­ra lle­gar a nue­va ciu­dad, sin ami­gos ni fa­mi­lia. En es­te nue­vo lu­gar el pro­ta­go­nis­ta es ca­ta­lo­ga­do co­mo un de­lin­cuen­te y en­tra en una es­cue­la con al­tos es­tán­da­res de dis­ci­pli­na. Todo el mun­do nos re­cuer­da que nues­tro per­so­na­je es un cri­mi­nal. Ade­más, el jue­go es con­se­cuen­te con eso por­que el pro­ta­go­nis­ta no en­tra a los clu­bes del co­le­gio, sino más bien con aque­llos que han si­do alie­na­dos por el sis­te­ma es­co­lar.

El pun­to de quie­bre ocu­rre cuan­do es­te chi­co re­ci­be el po­der de en­trar al

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.