EM­BA­JA­DO­RA DEL AMOR

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - TELEGUÍA RECOMIENDA -

vie­ron de ex­co­mul­gar­la; has­ta le prohi­bie­ron do­nar san­gre, por con­si­de­rar que la te­nía im­pu­ra.

La pa­re­ja se ca­só en Mé­xi­co en 1957 pe­ro los acu­sa­ron de bi­ga­mia; di­sol­vie­ron la unión y en 1966 Pon­ti se na­cio­na­li­zó fran­cés y pa­sa­ron por la vi­ca­ría ci­vil.

Vi­vie­ron jun­tos 56 años y a pe­sar de que un repu­tado mé­di­co gi­ne­brino le ad­vir­tió: “Tie­nes bue­nas ca­de­ras, pe­ro no ten­drás ja­más un hi­jo”, dio a luz dos ni­ños: Car­lo y Edoar­do.

Or­gu­llo y pa­sión

Exa­ge­ra­da­men­te be­lla, ru­bia, al­ta y bien pro­por­cio­na­da, así era Ro­mil­da. Todo eso se fue al ca­nas­to con el em­ba­ra­zo y el des­plan­te de Ric­car­do. Madre sol­te­ra en ple­na post­gue­rra y sin qué co­mer, de­ci­dió lle­var­se a sus dos hi­jas a Ná­po­les, sin que ello hi­cie­ra me­lla en sus sue­ños de con­ver­tir­se en lu­mi­na­ria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca.

Allá mon­ta­ron una can­ti­na; la madre to­ca­ba el piano y las dos “ra­gaz­ze” ser­vían las co­pas, mien­tras es­ca­pa­ban a las ma­nos an­sio­sas de los sol­da­dos grin­gos que aba­rro­ta­ban el lu­gar.

Los an­he­los ma­ter­nos ger­mi­na­ron en sus re­to­ños. Las lle­vó a es­te con­cur­so y al otro; con 14 años Sop­hia ga­nó Prin­ce­sa del Mar, a los 15 ob­tu­vo Si­re­na del Adriá­ti­co, arra­só en Se­ño­ri­ta Ele­gan­cia y asom­bró al ju­ra­do en Miss Roma.

Ahí la co­no­ció Pon­ti y le su­su­rró: “¿Por qué no vie­ne a ver­me mañana a mi des­pa­cho? Na­die sa­be qué pa­só en esa ci­ta, pe­ro a par­tir de aquel día des­pe­gó su ca­rre­ra. Fil­mó con los me­jo­res di­rec­to­res y ac­to­res; Vit­to­rio De Si­ca o Mar­ce­llo Mas­troian­ni, su eter­na pa­re­ja en una do­ce­na de pe­lí­cu­las del neo­rrea­lis­mo ita­liano.

“La quí­mi­ca era tan pal­pa­ble que la gen­te se pre­gun­ta­ba si ha­bía al­go en­tre no­so­tros. La res­pues­ta siem­pre fue: no”. Todo eran chis­mes pe­rio­dís­ti­cos.

En la se­gun­da mi­tad de los años 50 hi­zo yun­ta con los gua­pos de Holly­wood, Frank Si­na­tra y Cary Grant; es­te an­du­vo tras sus hue­ce­si­tos, tan­to que Car­lo me­jor se ca­só con ella, pa­ra evi­tar que los bár­ba­ros le co­mie­ran el za­ca­te.

Tam­bién Pe­ter Se­llers, en el ro­da­je de La mi­llo­na­ria, avan­zó sus fi­chas ha­cia la ro­ma­na; Mar­lon Bran­do tra­tó de me­ter­le mano y lo pa­ró en se­co. “Le mi­ré y con cal­ma, mu­cha cal­ma, le sol­té: ni se te ocu­rra. No tie­nes idea de có­mo En 1932 Ro­mil­da Vi­lla­ni ga­nó un con­cur­so por su gran pa­re­ci­do con Gre­ta Gar­bo; co­mo te­nía 17 años no la de­ja­ron ir a Holly­wood a se­guir una ca­rre­ra ar­tís­ti­ca. Dos años más tar­de que­dó em­ba­ra­za­da, sol­te­ra, de una ni­ña que lle­va­ría al ex­tre­mo to­dos sus sue­ños.

Al me­jor es­ti­lo de las pe­lí­cu­las del neo­rrea­lis­mo ita­liano la pe­que­ña Sop­hia su­frió los peo­res años de la post­gue­rra, pe­ro ten­dría un fi­nal fe­liz al es­ti­lo ame­ri­cano rodeada del en­can­to, la fa­ma y el éxi­to.

La di­va ita­lia­na ga­nó dos Pre­mios Os­car, otros tan­tos en di­fe­ren­tes cer­tá­me­nes, fil­mó 80 pe­lí­cu­las y mar­có con su be­lle­za, cla­se y ero­tis­mo la abu­rri­da vi­da de los grin­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.