¿Qué es­toy vien­do?

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - TELEGUÍA RECOMIENDA - Jai­me Gam­boa jai­me­gam@gmail.com

Pien­so que la cul­pa fue de Brea­king Bad. Pe­ro tal vez co­men­cé a in­cu­bar es­ta ten­den­cia a co­nec­tar­me con las te­le­se­ries mu­cho an­tes, en los le­ja­nos años 70, cuan­do nos reunía­mos fren­te al úni­co te­le­vi­sor de la cua­dra pa­ra ver La Is­la de Gi­lli­gan y La Tre­men­da Corte, apro­ve­chan­do la úl­ti­ma ho­ra an­tes de que apa­ga­ran la plan­ta eléc­tri­ca y que­dá­ra­mos a mer­ced de las can­de­las y

las his­to­rias de mie­do con­ta­das por la abue­la, con el fon­do mu­si­cal de un co­ro de chi­cha­rras.

Lo cier­to es que adicciones co­mo es­ta no tie­nen otra cau­sa que la ne­ce­si­dad pro­fun­da que sen­ti­mos al­gu­nos de volcar nues­tras frus­tra­cio­nes, de­seos y reivin­di­ca­cio­nes en el des­tino de otras per­so­nas, más o me­nos fic­ti­cias. Y uti­li­zo la pa­la­bra “adic­ción” por­que, cier­ta­men­te, no en­cuen­tro otro me­jor des­crip­tor pa­ra al­go que nos ha­ce su­dar las ma­nos cuan­do sa­be­mos que se acer­ca el fi­nal de tem­po­ra­da, nos ha­ce sen­tir en aban­dono cuan­do te­ne­mos que es­pe­rar un año pa­ra vol­ver­nos a co­nec­tar, o nos ha­ce su­frir, llo­rar o en­trar en éx­ta- sis em­pá­ti­co por co­sas que no le es­tán ocu­rrien­do, li­te­ral­men­te, a na­die.

Di­cho es­to, me asu­mo adic­to, pe­ro no a cual­quier te­le­se­rie. Di­ga­mos (y sé que es­te es el pun­to en el que al­gu­nas per­so­nas coin­ci­di­rán y otras me con­si­de­ra­rán un he­re­je, trai­dor a la cau­sa) no so­por­té Gran Ho­tel ni Vel­vet. No pa­sé de los pri­me­ros 15 mi­nu­tos. Sin em­bar­go, pa­ra ha­blar de otras se­ries es­pa­ño­las, dis­fru­té mu­cho de El tiem­po en­tre cos­tu­ras, la pues­ta en es­ce­na de una no­ve­la his­tó­ri­ca ubi­ca­da en tiem­pos de la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la; y es­toy de­vo­ran­do con pla­cer ca­da ca­pí­tu­lo de Mer­lí, la se­rie ca­ta­la­na que gi­ra en torno a un ex­cén­tri­co y con­flic­ti­vo pro­fe­sor de fi­lo­so­fía que va mos­tran­do a sus alum­nos la gran uti­li­dad que pue­de te­ner el pen­sa­mien­to fi­lo­só­fi­co pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas de la vi­da co­ti­dia­na. Muy re­co­men­da­ble.

Aho­ra bien, de­bo con­fe­sar tam­bién que la ma­yo­ría de las se­ries que me atra­pan no van por la lí­nea li­via­na de Mer­lí, sino más por los os­cu­ros ve­ri­cue­tos del al­ma y la sociedad, co­mo en la es­pec­ta­cu­lar Peaky Blin­ders, un drama his­tó­ri­co con pro­fun­das raí­ces en la tra­ma política y eco­nó­mi­ca que mo­de­ló la sociedad in­gle­sa en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX. Ac­tua­cio­nes, fo­to­gra­fía, am­bien­ta­ción y guion de pri­mer ni­vel­ha­cen de ca­da ca­pí­tu­lo una pe­que­ña pe­li de la que uno no se pue­de per­der el más mí­ni­mo diá­lo­go. Aca­bo de ter­mi­nar­la y la vol­ve­ría a ver, aun­que re­co­noz­co que tu­ve jus­ti­fi­ca­das pro­tes­ta ho­ga­re­ñas de­bi­do a sus al­tos ni­ve­les de vio­len­cia. Ni mo­do.

¿Otras re­co­men­da­cio­nes? Si les gus­ta el drama his­tó­ri­co, las dos pri­me­ras tem­po­ra­das de Outlan­der son bri­llan­tes, tam­bién to­da Vi­kings. Pe­ro si la adic­ción les lle­va más por el mun­do de los su­per­hé­roes os­cu­ros, mi fa­vo­ri­ta, sin du­da, ha si­do Jes­si­ca Jo­nes. En po­li­cia­les, no se pier­dan ob­via­men­te Brea­king Bad (que es mu­cho, mu­cho más que una po­li­cial) y la ge­nial Far­go, ins­pi­ra­da en la pe­li de los her­ma­nos Cohen.

Cla­ro, to­do es­to lo pue­den ver mien­tras el mun­do es­tá de­te­ni­do, es­pe­ran­do por la úl­ti­ma tem­po­ra­da de Ga­me of Th­ro­nes. ¡Has­ta pron­to, adic­tos!

SE­RIE PAÍS PLA­TA­FOR­MA Jai­me Gam­boa es com­po­si­tor y mú­si­co. Su tra­ba­jo con el gru­po Mal­país ha des­ta­ca­do tan­to en Cos­ta Ri­ca co­mo fue­ra del país. Ar­chi­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.