The Wal­king Dead y la muer­te del rit­mo se­ma­nal

La Nacion (Costa Rica) - Teleguia - - ZAPPING - Víc­tor Fer­nán­dez G. vfer­nan­dez@na­cion.com

¿Re­cuer­dan lo que era es­pe­rar­se to­da una se­ma­na pa­ra ver un nue­vo epi­so­dio de su se­rie fa­vo­ri­ta? Pa­re­ce una vi­da atrás pe­ro en reali­dad su­ce­dió ha­ce po­co, muy po­co. The Wal­king Dead –que con­tra mu­chos pro­nós­ti­cos aún se man­tie­ne al ai­re y con bue­na sa­lud– so­lía ser de esas se­ries que obli­ga­ban a ser con­su­mi­das a la vie­ja es­cue­la: sen­ta­dos fren­te al tele, mis­mo día a la mis­ma ho­ra.

Esa cons­tan­cia –en nues­tros fre­né­ti­cos e im­pul­si­vos tiem­pos de bin­ge wat­ching– se vuel­ve un re­to so­lo digno de los te­le­vi­den­tes más dis­ci­pli­na­dos. Y re­co­noz­co que no soy uno de ellos.

Des­de que em­pe­cé a con­su­mir con­te­ni­dos en Net­flix de un mo­do re­gu­lar ha­ce un par de años (al me­nos ten­go una se­rie ac­ti­va en esa pla­ta­for­ma a la se­ma­na), aguar­dar sie­te días pa­ra ver una nue­va en­tre­ga de cual­quier pro­gra­ma se me ha­ce abu­rri­dí­si­mo. Nues­tros ci­clos de aten­ción se afec­ta­ron irre­me­dia­ble des­de que los ser­vi­cios de strea­ming nos die­ron el con­trol so­bre cuán­do po­de­mos ver los pro­gra­mas que nos gus­tan, y las ma­dru­ga­das co­bra­ron uti­li­dad co­mo ho­ras há­bi­les pa­ra ver te­le­vi­sión de ca­li­dad.

Así, aún a mi pe­sar, he de­ja­do pa­sar la po­si­bi­li­dad de col­gar­me en su mo­men­to de es­treno de se­ries pro­du­ci­das y emi­ti­das por ca­na­les de ca­ble que de an­te­mano sé son de al­tí­si­ma ca­li­dad, qui­zá por­que ten­go la se­gu­ri­dad de que even­tual­men­te sus tem­po­ra­das com­ple­tas vol­ve­rán a es­tar a mi al­can­ce en al­gún ser­vi­cio di­gi­tal, tal y co­mo me ha ocu­rri­do con ex­ce­len­te ma­te­rial de FX que no con­su­mí sino has­ta que ate­rri­zó de gol­pe en Net­flix, co­mo Le­gión, Far­go y Ame­ri­can Crime Story.

Aque­lla “vie­ja” prác­ti­ca de apar­tar la mis­ma ho­ra de una no­che do­mi­ni­cal fren­te al tele hoy so­lo se la re­ser­vo a tí­tu­los im­per­di­bles, es­pe­cial­men­te de HBO. Por ejem­plo, Ga­me of Th­ro­nes es una se­rie que hay que ver sí o sí “en vi­vo” en el mo­men­to de su emi­sión, pues so­lo así se so­bre­vi­ve al tsu­na­mi de spoi­lers en las re­des so­cia­les, aun­que tam­bién fue ese el mo­do en que vi con pa­cien­cia la in­creí­ble Big Little Lies (sin du­da la me­jor se­rie que dis­fru­té el año an­te­rior).

To­da­vía has­ta el 2017, The Wal­king Dead me pro­vo­ca­ba la mis­ma de­vo­ción. Si bien la se­rie del apo­ca­lip­sis zom­bi ya ha­bía de­ja­do atrás su me­jor mo­men­to, aún me gus­ta­ba lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra sen­tir la ne­ce­si­dad de con­su­mir­la de in­me­dia­to. Sin em­bar­go, al in­gre­sar en la ac­tual oc­ta­va tem­po­ra­da mi afec­to ha­cia ella dis­mi­nu­yó lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra que ya no me qui­te el sue­ño.

En me­di­da en que The Wal­king Dead se en­re­da­ba más en tra­mas ab­sur­das y de­ses­pe­ran­tes, mi in­te­rés gi­ró a otros pro­duc­tos. De re­pen­te caí en cuen­ta que ha­bían pa­sa­do cin­co se­ma­nas sin ver nin­gún nue­vo epi­so­dio de TWD... y so­bre­vi­ví.

Sé que el aún po­pu­lar dra­ma apo­ca­líp­ti­co pron­to ce­rra­rá su ac­tual tem­po­ra­da y que eso me in­tere­sa muy po­co. Tam­bién sé que even­tual­men­te me pon­dré al día con ella, oja­lá de un so­lo ti­rón y de fi­jo en una pla­ta­for­ma de strea­ming... no lo pue­do evi­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.