País re­gis­tra 84 ase­si­na­tos múl­ti­ples des­de el 2015

He­chos van des­de ho­mi­ci­dios do­bles has­ta un cri­men séx­tu­ple en in­cen­dio Je­fe atri­bu­ye ma­tan­zas co­mo la de La Cruz a des­ape­go ‘to­tal’ por la vi­da

La Nacion (Costa Rica) - - SUCESOS & JUDICIALES - Kat­he­ri­ne Chaves R. kat­he­ri­ne.chaves@nacion.com

Dos adul­tos ma­yo­res, sus dos hi­jos y un yerno fue­ron ase­si­na­dos a san­gre fría.

La tar­de del vier­nes an­te­rior, unos seis hom­bres lle­ga­ron has­ta la ca­sa de es­ta fa­mi­lia, en La Cruz (Gua­na­cas­te), pa­ra­ma­tar­los de un ba­la­zo en la fren­te. De mo­men­to se sa­be que se tra­tó de un ajus­te de cuen­tas, pe­ro no el por­qué.

Sie­te me­ses an­tes, en enero de es­te año, un hom­bre de­go­lló a cin­co uni­ver­si­ta­rios en un apar­ta­men­to que al­qui­la­ban en Li­be­ria, Gua­na­cas­te. El sos­pe­cho­so te­nía una fi­ja­ción se­xual por una de las víc­ti­mas y ter­mi­nó por ase­si­nar tam­bién a sus com­pa­ñe­ros.

En fe­bre­ro del 2016, otra ma­sa­cre ocu­rrió tam­bién en Gua­na­cas­te. Un lío pa­sio­nal mo­ti­vó el ho­mi­ci­dio de cin­co miem­bros de una fa­mi­lia. La­mu­jer te­nía un aman­te, quien la ase­si­nó a ella, a su es­po­so y a tres de sus hi­jos.

Esos tres he­chos son par­te de los 84 ase­si­na­tos múl­ti­ples que se han re­gis­tra­do en el país des­de el 2015 a la fecha, se­gún con­fir­mó Mi­chael So­to, je­fe de la Ofi­ci­na de Pla­nes y Ope­ra­cio­nes (OPO), del Or­ga­nis­mo de In­ves­ti­ga­ción Ju­di­cial (OIJ).

Se­gún de­ta­lló So­to, se han da­do 66 ho­mi­ci­dios do­bles; nue­ve, tri­ples; cua­tro, cuá­dru­ples; otros cua­tro, quín­tu­ples; y un séx­tu­ple. Es­te úl­ti­mo se re­gis­tró en León XIII, cuan­do un ve­cino pro­vo­có un in­cen­dio en no­viem­bre pa­sa­do.

Au­men­to. De he­cho, ase­gu­ró el je­fe policial, es­te ti­po de crí­me­nes se dan des­de ha­ce va­rios años atrás, pe­ro lo que sí se ha da­do es un au­men­to en la fre­cuen­cia de los ca­sos.

“Es­to se da por­que la es­truc­tu­ra de vio­len­cia cam­bió. aho­ra hay un des­ape­go to­tal y ab­so­lu­to por la vi­da. A las per­so­nas no les im­por­ta ma­tar a tres o cua­tro o cin­co per­so­nas. No hay ma­yor preo­cu­pa­ción.

’’La es­truc­tu­ra de vio­len­cia tie­ne mu­chos fac­to­res que la en­ri­que­cen: la in­fluen­cia de la te­le­vi­sión, la in­fluen­cia de la de­lin­cuen­cia ex­tran­je­ra y, ló­gi­ca­men­te, el he­cho de vi­vir en un país que es­tá en una de las zo­nas más vio­len­tas del pla­ne­ta”, ma­ni­fes­tó So­to. Muy di­fe­ren­tes en­tre sí. Pe­se a que hay crí­me­nes múl­ti­ples que ocu­rren muy cer­ca el uno del otro en si­tio o en tiem­po, So­to ase­gu­ró que, po­cas ve­ces, tie­nen co­sas en co­mún.

Es­tos crí­me­nes, co­mo en el res­to de ho­mi­ci­dios, tie­nen mo­ti­va­cio­nes di­fe­ren­tes: al­gu­nos sos­pe­cho­sos lo ha­cen por un lío per­so­nal, por un pro­ble­ma pa­sio­nal, por­que pa­de­cen de tras­tor­nos de per­so­na­li­dad o por­que es­tán in­vo­lu­cra­dos en el nar­co­trá­fi­co, men­cio­nó So­to. “No es que cuan­do se da es­te ti­po de si­tua­cio­nes se de­ba a pro­ble­mas de dro­gas úni­ca­men­te. La mayoría res­pon­de a eso, cla­ro, pe­ro hay otro ti­po de mó­vi­les”.

Tam­po­co, aña­dió, hay una zo­na que bus­quen los agre­so­res pa­ra co­me­ter el he­cho delictivo. “Los ho­mi­ci­dios quín­tu­ples, por ejem­plo, fue­ron en Gua­na­cas­te, pe­ro eso no quie­re de­cir que la ru­ra­li­dad de­fi­na la vio­len­cia. Mu­chos de los crí­me­nes que se dan en San Jo­sé, o en otros lu­ga­res de la Gran Área Me­tro­po­li­ta­na (GAM), son muy vio­len­tos: ha­bla­mos de que ma­tan a gen­te a pun­ta de 15 ba­la­zos o des­miem­bran a sus víc­ti­mas.

“Des­de mi pers­pec­ti­va, las zo­nas más des­po­bla­das per­mi­ten fa­ci­li­da­des pa­ra eje­cu­tar esas ac­ti­vi­da­des, jus­ta­men­te por ser ale­ja­das. Pe­ro no quie­re de­cir que ha­ya una pre­dis­po­si­ción ha­cia lo ru­ral”, en­fa­ti­zó.

ALON­SO TE­NO­RIO

La Po­li­cía de­bió sa­car, a pie, los cuer­pos de una fin­ca en La Cruz de Gua­na­cas­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.