Ha­llan por qué ejer­ci­cio ba­ja ries­go de de­men­cia

Ac­ti­vi­dad evi­ta au­men­to de quí­mi­co que, en ni­ve­les al­tos, ma­ta neu­ro­nas

La Nacion (Costa Rica) - - ALDEA GLOBAL - Ire­ne Ro­drí­guez S. iro­dri­guez@nacion.com

Des­de ha­ce años, los cien­tí­fi­cos sa­ben que el ejer­ci­cio en el adul­to ma­yor no so­lo ayu­da a su sa­lud fí­si­ca, sino que tam­bién pre­vie­ne la de­men­cia y pér­di­da de la me­mo­ria y fun­cio­nes bá­si­cas. Sin em­bar­go, has­ta el­mo­men­to no­te­nían la me­nor idea de la ra­zón.

Un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad Goethe en Fráncfort, Ale­ma­nia, pa­re­ce ha­ber da­do con el mo­ti­vo: la ac­ti­vi­dad fí­si­ca cons­tan­te no so- lo da tono fí­si­co, tam­bién po­ten­cia el me­ta­bo­lis­mo del ce­re­bro.

¿Có­mo lle­ga­ron a es­tas con­clu­sio­nes? Los cien­tí­fi­cos to­ma­ron en cuen­ta a 60 per­so­nas en­tre los 65 y los 85 años.

Pri­me­ro­se les hi­zou­na­prue­ba de es­fuer­zo, de ni­ve­les car­dio­pul­mo­na­res y se de­ter­mi­nó si po­dían ha­cer ejer­ci­cio. Se les mi­dió su fre­cuen­cia car­día­ca y su res­pi­ra­ción. Adi­cio­nal­men­te, se les hi­zo una re­so­nan­cia mag­né­ti­ca pa­ra me­dir su fun­ción y es­truc­tu­ra ce­re­bral.

Pos­te­rior­men­te, se les di­vi­dió en dos gru­pos: uno lle­va­ba una cla­se de bi­ci­cle­ta es­ta­cio­na­ria de tres a cua­tro ve­ces por se­ma­na du­ran­te 30 mi­nu­tos, y el otro gru­po no hi­zo ac­ti­vi­dad fí­si­ca co­mo con­trol. Los re­sul­ta­dos. Lue­go de 12 se- ma­nas, se mi­die­ron los re­sul­ta­dos fí­si­cos y los de su ce­re­bro.

Cuan­do com­pa­ra­ron la ac­ti­vi­dad ce­re­bral de un gru­po y del otro, vie­ron que el gru­po se­den­ta­rio te­nía au­men­ta­da una sus­tan­cia re­la­cio­na­da an­te­rior­men­te con de­men­cia.

Los in­ves­ti­ga­do­res su­gie­ren que la ac­ti­vi­dad fí­si­ca pre­vie­ne que se dé un au­men­to en los ni­ve­les de co­li­na, un nu­trien­te que se en­cuen­tra en el ce­re­bro y, aun­que es ne­ce­sa­rio, sus ni­ve­les al­tos se aso­cian con el fa­lle­ci­mien­to de cé­lu­las ner­vio­sas y ce­re­bra­les.

La­muer­te de es­tas neu­ro­nas lle­va a una dis­mi­nu­ción de la fun­ción ce­re­bral, y con ello, a la de­men­cia y pér­di­da de ha­bi­li­da­des bá­si­cas.

“Lo que ve­mos es que el ejer­ci­cio no so­lo cui­da nues­tro cuer­po, sino, tam­bién, nues­tra­men­te, pro­te­ge el me­ta­bo­lis­mo ce­re- bral y por eso es me­nos pro­ba­ble su de­te­rio­ro. No es ne­ce­sa­rio rea­li­zar mu­cho ejer­ci­cio, 30 mi­nu­tos de ac­ti­vi­dad mo­de­ra­da bas­tan”, ex­pli­có, en con­fe­ren­cia de pren­sa, Johan­nes Pan­tel, coor­di­na­dor de la in­ves­ti­ga­ción.

El es­tu­dio fue pu­bli­ca­do en la úl­ti­ma edi­ción de la re­vis­ta Trans­la­tio­nal Psy­chiatry.

Ejer­ci­tar­se des­pués de los 65.

¿Qué ti­po e in­ten­si­dad de ac­ti­vi­dad fí­si­ca pue­de ha­cer un adul­to ma­yor?

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) de­ta­lla que no hay una so­la res­pues­ta, pues es­to de­pen­de de ca­da per­so­na en par­ti­cu­lar.

Den­tro de los fac­to­res que de­ben to­mar­se en cuen­ta, es­tá si la per­so­na reali­zó ejer­ci­cio du­ran­te su ju­ven­tud y vi­da adul­ta, o si, por el con­tra­rio, ha si­do se­den­ta­ria y ape­nas quie­re ini­ciar un pro­gra­ma de ac­ti­vi­dad fí­si­ca. Tam­bién es ne­ce­sa­rio de­ter­mi­nar si tie­ne al­gu­na en­fer­me­dad o le­sión.

Por ello se re­co­mien­da que, an­tes de co­men­zar cual­quier pro­gra­ma, la per­so­na vi­si­te a un mé­di­co pa­ra que le ha­ga un che­queo ge­ne­ral de sa­lud.

Se­rá el pro­fe­sio­nal quien re­co­mien­de tiem­po, fre­cuen­cia e in­ten­si­dad del ejer­ci­cio.

Sin em­bar­go, mien­tras lle­ga el día de la ci­ta, se pue­de co­men­zar con al­go bá­si­co, co­mo ca­mi­nar me­dia hora al día en las cer­ca­nías de la ca­sa.

La re­co­men­da­ción de la OMSes rea­li­zar 150 mi­nu­tos de ac­ti­vi­dad fí­si­ca a la se­ma­na dis­tri­bui­dos en, al me­nos cin­co días y, ade­más, ha­cer ejer­ci­cios pa­ra au­men­tar la fuer­za ósea y me­jo­rar su equi­li­brio, pa­ra así evi­tar frac­tu­ras de ca­de­ras.

ARCHIVO

El ejer­ci­cio en adul­tos ma­yo­res no so­lo ayu­da a me­jo­rar la cir­cu­la­ción san­guí­nea y el rit­mo de la res­pi­ra­ción, tam­bién el me­ta­bo­lis­mo ce­re­bral; con ello, se re­du­ce el ries­go de de­men­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.