In­for­ma­ción re­le­van­te

Car­los Ca­ma­cho Con­ta­dor Pú­bli­co

La Nacion (Costa Rica) - - ECONOMÍA - cca­ma­cho@bdo.cr

Es im­por­tan­te de­ta­llar que las au­to­ri­da­des fis­ca­les de su país, cual­quie­ra que sea, si es sig­na­ta­rio de la Con­ven­ción de Asis­ten­cia Ad­mi­nis­tra­ti­va Mu­tua en Ma­te­ria Tri­bu­ta­ria, se en­cuen­tra en una red de más de 112 paí­ses que aho­ra tie­nen la obli­ga­ción de in­ter­cam­biar in­for­ma­ción de po­si­ble re­le­van­cia fis­cal en­tre los de­más miem­bros.

Con­lle­va que mu­chas de las pre­mi­sas con las que al­gu­nos in­ver­sio­nis­tas ha­bían rea­li­za­do sus de­ci­sio­nes de in­ver­sión de­ja­ron de ser vá­li­das y co­mien­zan a te­ner re­le­van­cia en aque­lla ju­ris­dic­ción, pre­su­mi­ble­men­te cie­ga al ren­di­mien­to y el prin­ci­pal en el ex­te­rior.

De­be­mos te­ner cui­da­do an­te el em­ba­te que pue­da re­sul­tar de es­ta re­vo­lu­ción in­for­ma­ti­va, en es­pe­cial de los paí­ses que tra­di­cio­nal­men­te te­nían un cri­te­rio con­cre­to de gra­var so­bre la ren­ta te­rri­to­rial y lo han am­plia­do a uno de ren­ta mun­dial, tal es el ca­so de Co­lom­bia, o aque­llos que man­tie­nen un con­cep­to de te­rri­to­ria­li­dad, pe­ro am­plia­do co­mo Cos­ta Ri­ca.

Un error ga­rra­fal de in­ver­sio­nis­tas es creer que su fis­co no era ca­paz de pro­ce­sar to­dos esos “pa­pe­les”, es un pa­ra­dig­ma ro­to. La era del pa­pel ha ce­di­do su es­pa­cio al pro­ce­sa­mien­to de big

da­ta, que, con po­ten­cia y ve­lo­ci­da­des nun­ca an­tes vis­tas, son ca­pa­ces de co­rre­la­cio­nar to­da es­ta in­for­ma­ción que se re­ci­ba, com­po­nien­do un per­fil del in­ver­sio­nis­ta con sus ac­ti­vos en el ex­tran­je­ro, las cuen­tas que con­tro­la, las que tie­ne en con­di­ción de be­ne­fi­cia­rio, en el que fi­nal­men­te, se con­tras­ta­rá es­te per­fil con el pre­sen­ta­do a su au­to­ri­dad tri­bu­ta­ria.

Hay in­ver­sio­nis­tas un tan­to más osa­dos que di­cen “eso no es un ries­go pues yo no apa­rez­co en na­da, no ten­go na­da a mi nom­bre, ni fir­mo en nin­gu­na cuen­ta”. Las ten­den­cias del sec­tor fi­nan­cie­ro, las de los abo­ga­dos, con­ta­do­res y otros agen­tes de ges­tión de los ne­go­cios, obli­gan hoy a la re­ve­la­ción del be­ne­fi­cia­rio úl­ti­mo; es de­cir, el­nom­bre de aquel que, con in­de­pen­den­cia de las for­mas ju­rí­di­cas apli­ca­das, to­ma sus­tan­cial­men­te las de­ci­sio­nes de las so­cie­da­des, mal lla­ma­das aho­ra, anó­ni­mas.

Va­lo­re su si­tua­ción; no ha­ga ca­so omi­so a las aler­tas que se es­tán ge­ne­ran­do de ma­ne­ra opor­tu­na, con el fin de que las con­se­cuen­cias sean mi­ti­ga­bles. In­vier­ta su tiem­po aho­ra, es un buen mo­men­to; ma­ña­na pue­de ser tar­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.