¿Dón­de es­ta­re­mos en 20 años?

La Nacion (Costa Rica) - - EL MUNDO - Luis Car­los Four­nier

C on el ini­cio de la cam­pa­ña por la pre­si­den­cia, em­pe­za­mos a es­cu­char pro­pues­tas y pro­me­sas de los can­di­da­tos pa­ra sus even­tua­les go­bier­nos. Unos en­fa­ti­zan me­jo­rar la in­fra­es­truc­tu­ra; otros, im­pul­sar un ma­yor cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co; al­gu­nos pro­po­nen re­du­cir el ta­ma­ño del Es­ta­do; y otros, in­cre­men­tar el gas­to. Las pro­pues­tas sue­nan muy si­mi­la­res a las que es­cu- cha­mos ca­da cua­tro años, lo cual po­dría in­di­car lo len­to que avan­zan las co­sas en es­te país o lo ma­los que so­mos pa­ra cum­plir ob­je­ti­vos.

Vi­vi­mos en un mundo de edi­fi­cios cons­trui­dos por im­pre­so­ras 3D, un mundo don­de Wat­son (la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial de IBM) res­pon­de con­sul­tas le­ga­les bá­si­cas con ma­yor cer­te­za que los hu­ma­nos, un mundo don­de la In­ter­net de las co­sas la encontramos en re­fri­ge­ra­do­ras, la­va­do­ras y has­ta som­bri­llas, un mundo don­de exis­ten ba­te­rías pa­ra al­ma­ce­nar ener­gía eléc­tri­ca pro­du­ci­da por el sol, un mundo don­de al­gu­nos agri- cul­to­res su­per­vi­san el cre­ci­mien­to de sus co­se­chas con chips y dro­nes.

Mu­chos de es­tos avan­ces no exis­tían o se vis­lum­bra­ban ha­ce 20 años, y es­to es pre­ci­sa­men­te lo que ha­ce que ten­ga­mos com­pa­trio­tas des­em­plea­dos en in­dus­trias que van de sa­li­da con po­cas al­ter­na­ti­vas pa­ra re­co­lo­car­se en las nue­vas em­pre­sas. Pro­pues­tas.

No es­toy di­cien­do que ten­ga­mos orácu­los o pi­to­ni­sas ela­bo­ran­do los pla­nes de go­bierno, tam­po­co abo­go por un­go­bierno que se­lec­cio­ne “in­dus­trias ga­na­do­ras”, pues sa­be­mos que eso no siem­pre tie­ne los éxi­tos es­pe­ra­dos. Lo que sí es­pe­ra­ría de los can­di­da­tos son pro­pues­tas que lo­gren ni­ve­lar la can­cha y pre­pa­rar­nos pa­ra el fu­tu­ro; me pre­gun­to: ¿có­mo es­tán vien­do los can­di­da­tos el país en 20 años?

Los po­lí­ti­cos de­ben pro­po­ner so­lu­cio­nes a los pro­ble­mas exis­ten­tes en la era de la tec­no­lo­gía

Un profesor de Ma­cro­eco­no­mía nos de­cía que las trans­for­ma­cio­nes to­ma­ban tiem­po, y por eso la vi­sión del fu­tu­ro es tan im­por­tan­te. To­do cam­bio en la educación em­pie­za a te­ner un im­pac­to cuan­do esos “nue­vos” ciu­da­da­nos co­mien­zan a en­trar a la fuer­za la­bo­ral, más o me­nos en 20 años.

Es­te pla­zo es, evi­den­te­men­te, ma­yor a lo que pue­de du­rar un pe­río­do pre­si­den­cial, y de ahí la im­por­tan­cia de co­no­cer la vi­sión de los can­di­da­tos, la im­por­tan­cia de en­ten­der có­mo ven a Cos­ta Ri­ca en 20 años, có­mo se ima­gi­nan la vi­da de sus nie­tos o bis­nie­tos en un­mun­do don­de los in­ci­pien­tes avan­ces tec­no­ló­gi­cos de hoy se­rán ya de uso ex­ten­di­do, de có­mo las re­la­cio­nes co­mer­cia­les in­ter­na­cio­na­les se efec­tua­rán muy di­fe­ren­te a co­mo se ha­ce hoy, de có­mo su vi­sión del fu­tu­ro no ne­ce­sa­ria­men­te se­lec­cio­na­rá de for­ma acer­ta­da las in­dus­trias que lo­gra­rán el im­pul­so eco­nó­mi­co, pe­ro sí aque­llas ha­bi­li­da­des mí­ni­mas que ne­ce­si­ta­rán los cos­ta­rri­cen­ses pa­ra de­fen­der­se en ese fu­tu­ro.

En fin, de­be­ría­mos iden­ti­fi­car de en­tre los can­di­da­tos al que lle­ve la mar­ca de un ver­da­de­ro lí­der que orien­te los es­fuer­zos de la na­ción ha­cia ese fu­tu­ro in­cier­to y lleno de opor­tu­ni­da­des; un ver­da­de­ro es­ta­dis­ta­que bus­que el be­ne­fi­cio del país a lar­go pla­zoy no del be­ne­fi­cio de su par­ti­do en los pró­xi­mos cua­tro años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.