Fa­mi­lia de ocho in­ten­ta vi­vir con ¢110.000 al mes

La Nacion (Costa Rica) - - ECONOMÍA - Ro­dol­fo Mar­tín Co­rres­pon­sal GN

LI­MÓN. Aracelly Ma­ta­mo­ros Var­gas es una mu­jer de 35 años que de­be lu­char so­la por la sub­sis­ten­cia de sus cin­co hi­jos y de dos nie­tos.

Su úni­co in­gre­so son los ¢110.000 men­sua­les que re­ci­be gra­cias a un bono del Ins­ti­tu­to Mix­to de Ayu­da So­cial (IMAS) y la be­ca es­tu­dian­til asig­na­da a los ni­ños que van a la es­cue­la.

Ella pa­de­ce de cáncer de cér­vix y de es­tó­ma­go.

Aracelly es ma­dre de Les­lie Ga­brie­la, Kevin Je­sús, Al­ber­to, Da­vid y Jo­na, de 19, 15, 12, nue­ve y cin­co años, res­pec­ti­va­men­te.

Es­te ho­gar es un vi­vo ejem­plo de las fa­mi­lias cos­ta­rri­cen­ses que se ubi­can en­tre el 10% más po­bres de nues­tro país y cu­yo in­gre­so se aleja, ca­da vez más, del 10% de los ho­ga­res con más re­cur­sos.

Se­gún el Ban­co Mun­dial, la bre­cha en los in­gre­sos ge­ne­ra­da por de­sigual­dad de opor­tu­ni­da­des, es in­jus­ta. En el ca­so de Aracelly, su si­tua­ción tam­bién li­mi­ta, en gran me­di­da, las opor­tu­ni­da­des de sus hi­jos.

La mu­jer es la an­te­pe­núl­ti­ma de 17 her­ma­nos cu­yos pa­dres ya fa­lle­cie­ron. Ella vi­ve la per­ma­nen­te con­go­ja de ver có­mo reune los ¢40.000 men­sua­les de la ca­sa que al­qui­la.

La vi­vien­da es­tá cons­trui­da so­bre pi­lo­tes. Tie­ne un pi­so de ma­de­ra con ra­nu­ras en­tre ta­bla y ta­bla, por las cua­les se cue­lan ha­cia el in­te­rior olo­res nau­sea­bun­dos, pro­du­ci­dos por la fal­ta de al­can­ta­ri­lla­do sa­ni­ta­rio o, al me­nos, de tan­que sép­ti­co.

El te­cho, ca­ren­te de cie­lo­rra­so, deja al des­cu­bier­to las vie­jas cer­chas de ma­de­ra, un cinc en mal es­ta­do y, lo más preo­cu­pan­te, una ins­ta­la­ción eléc­tri­ca to­tal­men­te ex­pues­ta y con dos o tres bom­bi­llos en uso.

Sue­ños.

“Us­ted no se ima­gi­na qué lu­cha más du­ra. El sue­ño de mi vi­da es ver si, an­tes de mo­rir, pue­do de­jar­les al me­nos una ca­si­ta a mis hi­jos y, que no me ocu­rra co­mo le pa­só a mi ma­má (Aí­da Blan­ca Var­gas) que fa­lle­ció ape­nas ha­ce un mes sin po­der de­jar­le re­suel­ta la si­tua­ción a mi her­mano (Aní­bal), de 29 años, que su­fre de pa­rá­li­sis ce­re­bral”, ex­pre­só Aracelly.

Su úl­ti­ma pa­re­ja, re­la­ta la mu­jer, la aban­do­nó lue­go de en­te­rar­se de que su­fría de cáncer de es­tó­ma­go. El de cér­vix se lo diag­nos­ti­ca­ron des­de que te­nía 23 años. No re­ci­be nin­gún ti­po de pen­sión.

“Es­to es du­rí­si­mo, co­mo pa­ra que una se vuel­va lo­ca”, reite­ró la jo­ven ma­dre quien to­dos los me­ses de­be ver có­mo deja su ho­gar or­ga­ni­za­do pa­ra tras­la­dar­se al Hos­pi­tal Cal­de­rón Guar­dia, a re­ci­bir qui­mio­te­ra­pia.

Ma­ta­mo­ros tam­bién vela por las nie­tas Yei­me­lin y Yei­re­ley, de dos años y de cin­co me­ses, res­pec­ti­va­men­te.

Am­bas son hi­jas de Les­lie Ga­brie­la, quien, jun­to con Kevin Je­sús, de­ja­ron los estudios pa­ra apor­tar al­gún di­ne­ro me­dian­te tra­ba­jos oca­sio­na­les.

Las per­so­nas in­tere­sa­das en ayu­dar­la pue­den con­tac­tar a la Pas­to­ral So­cial de Li­món.

RO­DOL­FO MAR­TIN

Aracelly Ma­ta­mo­ros (con ni­ña en bra­zos) vi­ve con su fa­mi­lia en una ca­sa por la que pa­ga ¢40.000 de al­qui­ler ca­da mes. El in­gre­so men­sual del ho­gar es de ape­nas ¢110.000.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.