Dipu­tado ejem­plar

La Nacion (Costa Rica) - - EL MUNDO - Da­niel Ma­dri­gal Sojo Goi­coe­chea

Ot­tón So­lís re­nun­ció a las fi­las de Li­be­ra­ción Na­cio­nal por­que ya no aguan­ta­ba los abu­sos, ma­las prác­ti­cas y des­pil­fa­rros en que ha­bían in­cu­rri­do los fun­cio­na­rios de go­bierno de ese par­ti­do. Adu­jo que la co­rrup­ción era in­aguan­ta­ble. Re­cuer­do muy bien que sien­do mi­nis­tro con­tra­jo ma­tri­mo­nio y re­ci­bió unos re­ga­los que in­me­dia­ta­men­te de­vol­vió por­que, irres­pon­sa­ble­men­te, al­gu­nos de sus co­le­gas mi­nis­tros los ha­bían com­pra­do con di­ne­ros pú­bli­cos.

Jun­to con Al­ber­to Ca­ñas –tam­bién li­be­ra­cio­nis­ta– con- for­mó una nue­va agru­pa­ción po­lí­ti­ca ins­pi­ra­da en los prin­ci­pios mo­ra­les y éti­cos, con los que pre­ci­sa­men­te Jo­sé Fi­gue­res, con gran ilu­sión, fun­dó al gru­po ver­di­blan­co en los años cin­cuen­ta.

Ot­tón So­lís ac­tual­men­te su­fre el re­pu­dio de quie­nes quie­ren man­te­ner­se con pri­vi­le­gios eco­nó­mi­cos a cos­ti­llas del era­rio. Aun­que ya él mis­mo no lo quie­ra, la si­lla pre­si­den­cial si­gue a su espera. Úl­ti­ma­men­te se con­vir­tió en una pie­dra en el za­pa­to de com­pa­ñe­ros de su mis­mo par­ti­do, has­ta el pun­to de per­der la pre­si­den­cia de la Asam­blea Le­gis­la­ti­va.

Si en ca­da ins­ti­tu­ción pú­bli­ca, in­clu­yen­do el Po­der Ju­di­cial, hu­bie­se je­rar­cas de esa mis­ma es­ta­tu­ra, con unos 38 dipu­tados así, los ne­go­cios os­cu­ros, los plu­ses, los des­pil­fa­rros y las pen­sio­nes de pri­vi­le­gio ha­brían de­ja­do de exis­tir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.