Es­ta­fa de eti­que­tas

La Nacion (Costa Rica) - - EL MUNDO - Pa­blo Ba­raho­na Kru­ger

E

l len­gua­je cum­ple, al me­nos en prin­ci­pio, una fun­ción es­cla­re­ce­do­ra. Con­sen­sua sen­ti­dos y per­mi­te ali­near en torno a cier­tos sig­ni­fi­ca­dos pre­via­men­te de­fi­ni­dos, ya sea por la au­to­ri­dad lin­güís­ti­ca (téc­ni­ca), los usos y las costumbres (prác­ti­ca), la aca­de­mia pro­duc­to­ra de co­no­ci­mien­to (cien­cia) o la au­to­ri­dad po­lí­ti­ca (po­der).

Sin du­da, de to­dos esos re­fe­ren­tes da­do­res de sig­ni­fi­ca­do el más ar­bi­tra­rio sue­le ser el úl­ti­mo: el po­der.

Y ello, so­bre to­do, por­que ejer­cer el po­der es, esen­cial­men­te, de­ci­dir. O di­cho­deo­tro mo­do: el po­der con­sis­te, jus­ta­men­te, en de­ci­dir. En­tre más dis­cre­cio­na­li­dad ma­yor es el po­der y, sub­se­cuen­te­men­te, la res­pon­sa­bi­li­dad.

Lo di­cho per­mi­te en­ten­der me­jor que el de­re­cho es una reali­dad pa­ra­le­la, una fic­ción po­lí­ti­ca o una cons­truc­ción de sig­ni­fi­ca­dos ar­bi­tra­rios que son lo que son, sim­ple­men­te por­que el po­der así lo de­ci­de e im­po­ne y, en ese tan­to, el de­re­cho se eri­ge co­mo el dis­cur­so del po­der y ya no so­lo co­mo su re­cur­so pa­ra di­si­mu­lar la vio­len­cia in­trín­se­ca a su ejer­ci­cio. Y, así, por esa vía, el de­re­cho se im­po­ne en tan­to le­gí­ti­mo y ra­zo­na­ble, di­si­mu­lan­do la vio­len­cia in­trín­se­ca a to­do ejer­ci­cio de po­der.

De tal suer­te, que cuan­do por de­ci­sión po­lí­ti­ca el de­re­cho deja de ser ra­zo­na­ble, deja tam­bién, irre­me­dia­ble­men­te, de ser le­gí­ti­mo, dan­do pa­so a la ar­bi­tra­rie­dad. Y eso, jus­ta­men­te eso, es lo que ca­be iden­ti­fi­car e in­clu­so de­nun­ciar, que vie­ne acae­cien­do a pro­pó­si­to del pro­yec­to de ley de ex­tin­ción de do­mi­nio (ex­pe­dien­te le­gis­la­ti­vo 19.571).

Li­cen­cias lin­güís­ti­cas.

Ca­be de­cir que tan­to los que pro­pu­sie­ron el pro­yec­to an­tes co­mo los que lo pro­mue­ven aho­ra –que no ne­ce­sa­ria­men­te son los mis­mos–, se han da­do gus­to con­ce­dién­do­se al­gu­nas li­cen­cias lin­güís­ti­cas con la de­li­be­ra­da in­ten­ción de evi­tar sus­pi­ca­cias, do­ble­gar guar­dias y soslayar ga­ran­tías. Re­cu­rrien­do, pa­ra ello, aun­sin­fín de es­ta­fas lin­güís­ti­cas que pre­ten­den cam­biar­lo to­do sin pa­gar el pre­cio po­lí­ti­co de­ri­va­do.

Iden­ti­fi­co, cuan­do me­nos, tres cla­rí­si­mas y tí­pi­cas es­ta­fas de eti­que­tas.

Pri­me­ro, se han de­ja­do de­cir que el pro­ce­so es­pe­cial pa­ra ex- tin­guir el do­mi­nio no se di­ri­gi­ría con­tra per­so­nas, sino con­tra bie­nes. Lo que, en su má­xi­ma re­duc­ción “ló­gi­ca”, su­pon­dría que de­trás de esos ex­pe­dien­tes ju­di­cia­les habrá co­sas que va­len per se, sin ne­ce­si­dad de es­tar li­ga­das a un ser hu­mano.

Es de­cir, se­gún ellos, no se ex­tin­gue la pro­pie­dad de al­guien sino al­go así co­mo bie­nes cua­siaé­reos que flo­tan en el lim­bo sin re­la­ción con un “afec­ta­do” (art. 3) de car­ne y hue­so.

Ex­tin­guién­do­se, de pa­so, la inocencia de ese “afec­ta­do”, des­de que se presume su cul­pa­bi­li­dad y, por de­fec­to, se ex­tin­gue su do­mi­nio so­bre el bien (art. 3).

Cla­ra­men­te, si­guien­do por ese tri­llo, lle­ga­ría­mos a la su­pe­di­ta­ción de la per­so­na a la co­sa, tal co­mo era en un prin­ci­pio y por­los si­glos de los si­glos, has­ta la lle­ga­da de la Ilustración. Hi­to a par­tir del cual las pri­me­ras pin­tas de hu­ma­nis­mo se im­pu­sie­ron co­mo con­ten­ción an­te la ex­tre­ma im­por­tan­cia que se le da­ba a las co­sas y el sub­se­cuen­te so­me­ti­mien­to co­si­fi­ca­do de la per­so­na.

Otro cuen­to.

Hoy el cuen­to es otro, y al ser hu­mano co­mo en­ti­dad cen­tral el Es­ta­do le de­be no so­lo re­co­no­ci­mien­to pleno, sino tam­bién tu­te­la ju­ris­dic­cio­nal an­te cual­quier abu­so de sus de­re­chos fun­da­men­ta­les, in­clu­so cuan­do es­tos los per­pe­tra el mis­mo Es­ta­do. En cuen­ta la pro­pie­dad, la li­ber­tad, la honra, la iden­ti­dad e in­clu­so la tran­qui­li­dad que so­lo se ga­ran­ti­za cuan­do el ad­mi­nis­tra­do sa­be a qué ate­ner­se (prin­ci­pio de le­ga­li­dad).

En la ley de ex­tin­ción de do­mi­nio los pro­po­nen­tes se dan li­cen­cias pa­ra soslayar ga­ran­tías

Se­gun­do, los pro­mo­to­res de la ex­tin­ción de do­mi­nio tam­po­co han de­ja­do de ne­gar la in­ver­sión de la car­ga de la prue­ba, a par­tir de su pro­yec­to, sien­do es­te un vi­cio pro­ce­sal gra­ví­si­mo in­con­for­me con la Cons­ti­tu­ción y el blo­que de de­re­chos hu­ma­nos vi­gen­te.

Su­po­nen que en ade­lan­te se­rá me­jor ha­blar de la “car­ga di­ná­mi­ca de la prue­ba”, ex­pre­sión na­da fe­liz que cier­to re­ce­ta­rio in­ter­na­cio­nal man­dó a co­ci­nar a quie­nes aquí se acos­tum­bra­ron des­de ha­ce ra­to a to­mar­les el dic­ta­do a cier­tas em­ba­ja­das y or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les bien fon­dea­dos y aún me­jor apa­dri­na­dos.

Ter­ce­ro, los res­pon­sa­bles de es­te ocu­rren­te plantón fren­te a la cri­mi­na­li­dad or­ga­ni­za­da vie­nen afir­man­do, cu­rio­sa­men­te, que la ex­tin­ción de do­mi­nio es­tá fue­ra del de­re­cho pe­nal. Nos sor­pren­de, a par­tir de ahí, la so­la lec­tu­ra del pro­yec­to (ar­tícu­lo 9) en tan­to dis­po­ne que “pa­ra la fa­se in­ves­ti­ga­ti­va se acu­di­rá a lo pre­vis­to en el Có­di­go Pro­ce­sal Pe­nal (y) se po­drán uti­li­zar las he­rra­mien­tas de in­ves­ti­ga­ción au­to­ri­za­das pa­ra el pro­ce­so pe­nal”. ¿So­mos o no so­mos?

NOR­BER­TO H. LABIOSA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.