Có­mo com­ba­tir la re­sis­ten­cia an­ti­mi­cro­bia­na

La Nacion (Costa Rica) - - EL MUNDO - Jörg Rein­hardt IN­VES­TI­GA­DOR

ZÚ­RICH – Ha­ce unas se­ma­nas, los lí­de­res del G20 se com­pro­me­tie­ron a tra­ba­jar jun­tos pa­ra ha­cer fren­te a una de las ame­na­zas a la se­gu­ri­dad más ur­gen­tes y des­con­cer­tan­tes del mundo: la re­sis­ten­cia an­ti­mi­cro­bia­na (RAM), un ad­ver­sa­rio fe­roz y en evo­lu­ción con­tra el cual las ar­mas te­ra­péu­ti­cas con­ven­cio­na­les no sir­ven de na­da.

La ame­na­za es con­cre­ta: las bac­te­rias y otros mi­cro­bios se es­tán vol­vien­do re­sis­ten­tes a los me­di­ca­men­tos­dis­po­ni­bles mu­cho más rá­pi­do del tiem­po que lle­va desa­rro­llar nue­vos re­me­dios. Ca­da año, los mi­cro­bios re­sis­ten­tes a las dro­gas aca­ban con la vi­da de unas 700.000 per­so­nas en to­do el mundo, más de tres ve­ces la ta­sa de mor­ta­li­dad anual por con­flic­tos ar­ma­dos.

En el 2016, un pa­nel es­pe­cial co­mi­sio­na­do por el go­bierno bri­tá­ni­co pre­di­jo que en el 2050 unos 10 mi­llo­nes más de per­so­nas mo­ri­rán de mi­cro­bios re­sis­ten­tes a las dro­gas ca­da año. La RAM hoy plan­tea un pe­li­gro cla­ro y pre­sen­te pa­ra ca­da per­so­na en el pla­ne­ta. A me­nos que lo en­fren­te­mos de in­me­dia­to, po­dría­mos re­gre­sar a un mundo en el cual sea co­mún que la gen­te­mue­ra de in­fec­cio­nes bá­si­cas.

Más allá del cos­to en vi­das hu­ma­nas, la RAM po­dría de­vas­tar las eco­no­mías del­mun­do. So­lo en Eu­ro­pa, los cos­tos anua­les de aten­ción mé­di­ca y las pér­di­das de pro­duc­ti­vi­dad aso­cia­dos con la RAM ya al­can­zan un to­tal es­ti­ma­do de 1.700 mi­llo­nes de dó­la­res.

El G20, por su par­te, ha da­do un pa­so im­por­tan­te. Ca­da país del G20 ha pro­me­ti­do sin­ce­ra­men­te em­pe­zar a im­ple­men­tar pla­nes na­cio­na­les pa­ra com­ba­tir­la RAM, y ha­cer­más pa­ra pro­mo­ver nue­vos tra­ta­mien­tos con­tra los mi­cro­bios re­sis­ten­tes. Con ese ob­je­ti­vo, los lí­de­res del G20 re­cla­man­la crea­ción de un Cen­tro de Co­la­bo­ra­ción de I&D in­ter­na­cio­nal pa­ra “ma­xi­mi­zar el im­pac­to de las nue­vas ini­cia­ti­vas de in­ves­ti­ga­ción bá­si­ca y clí­ni­ca de an­ti­mi­cro­bia­nos”. Y han pro­me­ti­do ex­plo­rar có­mo se pue­den uti­li­zar in­cen­ti­vos del mer­ca­do pa­ra alen­tar la nue­va in­ves­ti­ga­ción.

Más allá del G20, es­tán sur­gien­do in­no­va­do­ras aso­cia­cio­nes pú­bli­co-pri­va­das que ofre­cen nue­vos tra­ta­mien­tos con­tra en­fer­me­da­des mor­ta­les re­sis­ten­tes a las dro­gas co­mo la tu­bercu­losis. Y al­gu­nos go­bier­nos ya em­pe­za­ron a desem­pe­ñar pa­pe­les crí­ti­cos en la res­pues­ta glo­bal a la RAM, re­co­pi­lan­do da­tos so­bre la pro­pa­ga­ción de ce­pas re­sis­ten­tes de E. co­li, sal­mo­ne­la y otros pa­tó­ge­nos co­mu­nes.

Aho­ra que­da en ma­nos de los lí­de­res po­lí­ti­cos cum­plir con sus com­pro­mi­sos. Co­mono se espera que los nue­vos tra­ta­mien­tos pa­ra mi­cro­bios re­sis­ten­tes a múl­ti­ples dro­gas ge­ne­ren de­ma­sia­do re­torno so­bre la in­ver­sión, es obli­ga­ción de los go­bier­nos ha­cer que la in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo en es­te cam­po sea más atrac­ti­va pa­ra las em­pre­sas pri­va­das y, a fin de fre­nar el desa­rro­llo de la re­sis­ten­cia, ase­gu­rar que las nue­vas dro­gas no se uti­li­cen en ex­ce­so.

Cuan­do los me­ca­nis­mos de mer­ca­do tra­di­cio­na­les no fun­cio­nan, ins­tru­men­tos co­mo “ex­clu­si­vi­da­des del mer­ca­do de trans­fe­ri­bles” pue­den ayu­dar a per­mi­tir­les a los fa­bri­can­tes de me­di­ca­men­tos trans­fe­rir los be­ne­fi­cios de pro­pie­dad in­te­lec­tual de una me­di­ci­na an­ti­mi­cro­bia­na a otra dro­ga.

Ade­más de las in­no­va­cio­nes en ma­te­ria de po­lí­ti­cas, ha­cen fal­ta más co­la­bo­ra­cio­nes en ma­te­ria de fi­nan­cia­mien­to en­tre go­bier­no­se ins­ti­tu­cio­nes pri­va­das. Cuan­do las ins­ti­tu­cio­nes pri­va­das for­man par­te de es­tos es­fuer­zos de co­la­bo­ra­ción, de­ben es­tar pre­pa­ra­das pa­ra tra­ba­jar fue­ra de los lí­mi­tes tra­di­cio­na­les, acep­tar los desafíos aso­cia­dos con pro­yec­tos pú­bli­cos com­ple­jos y es­tar dis­pues­tas a lle­var a la me­sa sus ca­pa­ci­da­des, ideas y ex­pe­rien­cia.

Pa­ra res­pon­der a la RAM, po- de­mos va­ler­nos de al­gu­nas lec­cio­nes va­lio­sas ge­ne­ra­das por otros es­fuer­zos de sa­lud pú­bli­ca glo­ba­les. La ma­la­ria, que es cau­sa­da por un pa­rá­si­to trans­mi­ti­do por más de 900 es­pe­cies del mos­qui­to Anop­he­les, es una cau­sa im­por­tan­te de­muer­te en mu­chas par­tes del mundo. Pe­ro aho­ra que mu­chos go­bier­nos e ins­ti­tu­cio­nes pri­va­das han he­cho de la lu­cha con­tra la en­fer­me­dad una de sus prin­ci­pa­les prio­ri­da­des, el nú­me­ro de víc­ti­mas se ha re­du­ci­do a la mi­tad en los úl­ti­mos 15 años.

Aun así, el pa­rá­si­to que cau­sa la ma­la­ria es­tá desa­rro­llan­do re­sis­ten­cia a la ar­te­mi­si­ni­na, que cons­ti­tu­ye la ba­se del tra­ta­mien­to más efec­ti­vo: te­ra­pias de com­bi­na­ción ba­sa­das en la ar­te­mi­si­ni­na. La re­sis­ten­cia a la ar- te­mi­si­ni­na sur­gió por pri­me­ra vez en Cam­bo­ya ha­ce poco más de diez años y, des­de en­ton­ces, se ha pro­pa­ga­do por Tai­lan­dia, Laos, Viet­nam, Bir­ma­nia y Chi­na. Hoy se es­tá acer­can­do a la In­dia y los ex­per­tos es­tán se­gu­ros de que ter­mi­na­rá lle­gan­do a Áfri­ca. Se­gún un es­tu­dio re­cien­te, si per­mi­ti­mos que se pro­pa­gue la re­sis­ten­cia a la ar­te­mi­si­ni­na, la ma­la­ria cau­sa­rá la muer­te de por lo me­nos 116.000 per­so­nas más ca­da año.

A me­nos que con­te­mos con nue­vos tra­ta­mien­tos, el enor­me pro­gre­so que ha he­cho el mundo pa­ra­com­ba­tir la ma­la­ria habrá te­ni­do, la­men­ta­ble­men­te, una cor­ta vi­da. Por suer­te, quie­nes es­tán in­vo­lu­cra­dos en la res­pues­ta glo­bal a la ma­la­ria re­co­no­cen que de la mis­ma ma­ne­ra que los pa­rá­si­tos se es­tán adap­tan­do, no­so­tros tam­bién de­be­mos ha­cer­lo. Hay nue­vos es­fuer­zos en mar­cha des­ti­na­do­sa iden­ti­fi­car y mi­ni­mi­zar la pro­pa­ga­ción de la ma­la­ria re­sis­ten­te, y al mis­mo tiem­po desa­rro­llar nue­vos tra­ta­mien­tos li­bres de ar­te­mi­si­ni­na.

Por ejem­plo, la Ini­cia­ti­va Re­gio­nal so­bre la Re­sis­ten­cia a la Ar­te­mi­si­ni­na es­tá tra­ba­jan­do pa­ra fre­nar la pro­pa­ga­ción de la ma­la­ria re­sis­ten­te en la re­gión del Del­ta del Me­kong, mo­ni­to­rean­do y com­par­tien­do da­tos de re­sis­ten­cia a las dro­gas, y pro­mo­vien­do el uso apro­pia­do de tra­ta­mien­tos con­tra la­ma­la­ria. Has­ta el mo­men­to, la ini­cia­ti­va ha re­ci­bi­do 110 mi­llo­nes de eu­ros a tra­vés del Fon­do Mun­dial de Lu­cha con­tra el si­da, la tu­bercu­losis y la ma­la­ria, fi­nan­cia­do prin­ci­pal­men­te por los go­bier­nos.

Es más, No­var­tis y Me­di­ci­nes for Ma­la­ria Ven­tu­re (con apo­yo de la Fundación Bill and Me­lin­da Ga­tes) ini­cia­rán un nue­vo en­sa­yo clí­ni­co el mes pró­xi­mo pa­ra po­ner a prue­ba la mo­lé­cu­la KAF156, que po­dría con­for­mar la ba­se de un nue­vo tra­ta­mien­to con­tra las ce­pas de ma­la­ria re­sis­ten­tes a la ar­te­mi­si­ni­na.

En el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial del 2016 en Da­vos, Sui­za, 100 em­pre­sas (en­tre ella­sNo­var­tis) y aso­cia­cio­nes in­dus­tria­les fir­ma­ron la De­cla­ra­ción de Da­vos so­bre la RAM. Ba­jo es­te com­pro­mi­so, pro­me­ti­mos tra­ba­jar en con­jun­to con los go­bier­nos pa­ra fre­nar el desa­rro­llo de la re­sis­ten­cia, au­men­tan­do nues­tras in­ver­sio­nes en I&D y po­nien­do an­ti­bió­ti­cos de al­ta ca­li­dad a dis­po­si­ción de los pa­cien­tes que los ne­ce­si­ten.

Es de es­pe­rar que los pla­nes de ac­ción a ni­vel na­cio­nal del G20 nos ayu­den a cum­plir con es­tos com­pro­mi­sos. Pe­ro los lí­de­res po­lí­ti­cos tam­bién de­ben en­car­gar­se de lle­var las pa­la­bras a la ac­ción. Ne­ce­si­ta­mos con ur­gen­cia más re­cur­sos pa­ra mo­ni­to­rear la re­sis­ten­cia, ma­yo­res in­cen­ti­vos de I&D y me­ca­nis­mos de fi­nan­cia­mien­to in­no­va­do­res que ga­ran­ti­cen un ac­ce­so ge­ne­ra­li­za­do a diag­nós­ti­cos pre­ci­sosy me­di­ca­men­tos de ca­li­dad.

El mundo no pue­de per­mi­tir­se per­der la lu­cha con­tra la re­sis­ten­cia an­ti­mi­cro­bia­na. Ga­nar la ba­ta­lla exi­gi­rá de una coope­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da de gran es­ca­la, res­pal­da­da por un li­de­raz­go po­lí­ti­co que ha­ga de la sa­lud pú­bli­ca glo­bal una de sus prin­ci­pa­les prio­ri­da­des.

Más allá del cos­to en vi­das hu­ma­nas, la RAM po­dría de­vas­tar las eco­no­mías del mundo

SHUT­TERS­TOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.