¡Sa­lud, ar­tis­ta!

La Nacion (Costa Rica) - - PURO DEPORTE - Jac­ques Sa­got PE­RIO­DIS­TA jacq­sa­got@gmail.com

N o ju­ga­ba al fút­bol: lo bai­la­ba, lo co­reo­gra­fia­ba, lo im­pro­vi­sa­ba. Era tan ar­tis­ta co­mo fut­bo­lis­ta. Te­nía con el ba­lón una re­la­ción ín­ti­ma, sim­bió­ti­cay, en el sen­ti­do más la­xo de la pa­la­bra, eró­ti­ca. La pe­lo­ta era una pro­lon­ga­ción de su cuer­po. Us­te­des pue­den ha­blar­me to­do lo que quie­ran de Mes­si y CR7, pe­ro yo les res­pon­do: el mundo echa de me­nos a Ro­nal­din­ho. Su va­can­te en el va­rio­pin­to car­na­val del fút­bol mun­dial si­gue va­cía, na­die ha ocu­pa­do su pues­to, y es con nos­tal­gia pro­fun­da que nos pre­gun­ta­mos­si habrá nun­ca re­em­pla­zo pa­ra la gran au­sen­cia-pre­sen­cia que de­jó.

Aun­que con fre­cuen­cia ju­ga­ba de me­dia­pun­ta iz­quier­da, Ro­nal­din­ho fue el úl­ti­mo diez clá­si­co que el fút­bol nos de­pa­ró. Ese nú­me­ro diez del que hoy ha­bla­mos co­mo de los dra­go­nes o los uni­cor­nios: cria­tu­ras ex­tin­tas, re­si­den­tes de ese es­pa­cio in­ters­ti­cial en­tre reali­dad y fan­ta­sía que lla­ma­mos “le­yen­da”. Cons­truía jue­go, de­fi­nía, era le­tal con los tiros li­bres, lle­ga­ba al cierre de las ju­ga­das, te­nía gol, era ve­loz, dri­bla­ba, se pro­di­ga­ba co­mo un pa­sa­dor ex­cel­so, era inima­gi­na­ble­men­te ha­bi­li­do­so y ade­más, su­pre­ma­men­te in­te- li­gen­te en tér­mi­nos tác­ti­cos. Y, so­bre to­do, ver­lo era una fies­ta pa­ra los sen­ti­dos. Fue el ti­po de ni­ño cu­yo me­jor ami­go y con­fi­den­te era la pe­lo­ta de fút­bol (eu­fe­mis­mo pa­ra alu­dir a cual­quier co­sa va­ga­men­te es­fé­ri­ca: una na­ran­ja po­dri­da co­mo una pe­lo­ta he­cha de tra­pos ama­rra­dos), el dia­man­te de las fa­ve­las, el mo­co­so que apren­de a ju­gar en la ca­lle, no en una ex­clu­si­va es­cue­la de fút­bol. Hay una cua­li­dad que so­lo se apren­de en la ca­lle: la ma­li­cia, la pi­car­día, la ca­pa­ci­dad pa­ra im­pro­vi­sar: eso que úni­ca­men­te apren­den los “chi­qui­llos ma­los”, por­que los ex­ce­si­va­men­te “bue­nos”, con to­da pro­ba­bi­li­dad, no pa­sa­rán de ser ofi­cio­sos y su­mi­sos bu­ró­cra­tas.

Una so­la co­sa le fal­tó a Ro­nal­din­ho: ha­ber si­do zur­do. Aun así, apren­dió a ha­cer la “vi­bo­ri­ta”, el “zig­zag” de su ad­mi­ra­do Ri­ve­lino, crea­dor de la ju­ga­da en cues­tión, y uno de los zur­dos más for­mi­da­bles de que se guar­da me­mo­ria. Sí, el mundo echa de me­nos a Ro­nal­din­ho. Sus “bi­ci­cle­tas”, “ta­cos, “ca­ños”, “ra­bo­nas”, una in­fi­ni­dad de re­ga­tes, mu­chos de ellos in­no­mi­na­dos, ¡por­que los in­ven­ta­ba so­bre la mar­cha! La sín­te­sis per­fec­ta en­tre ar­te y de­por­te. Ro­nal­din­ho: el al­ma del fút­bol pa­só por el mundo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.