Be­ne­fi­cios del co­mer­cio in­ter­na­cio­nal

El país de­be ce­le­brar el cre­ci­mien­to del nú­me­ro de em­pre­sas ex­por­ta­do­ras di­rec­tas del 2010 al 2016. Ese es, se­gu­ra­men­te, tam­bién el ca­so de las que ex­por­tan in­di­rec­ta­men­te Tam­bién hay avan­ce en la di­ver­si­fi­ca­ción de la oferta ex­por­ta­ble y en la dis­tri­bu­ci

La Nacion (Costa Rica) - - PORTADA -

El país de­be ce­le­brar el cre­ci­mien­to del nú­me­ro de em­pre­sas ex­por­ta­do­ras di­rec­tas del 2010 al 2016.

La eco­no­mía cos­ta­rri­cen­se,

muy abier­ta al co­mer­cio ex­te­rior, ha lo­gra­do a lo lar­go de las úl­ti­mas dé­ca­das am­pliar la oferta ex­por­ta­ble. Hoy go­za de la ma­yor di­ver­si­fi­ca­ción en Amé­ri­ca Cen­tral. Así, el país se ga­ran­ti­za un in­gre­so es­ta­ble de di­vi­sas. Ade­más, ha lo­gra­do in­cor­po­rar más ymás em­pre­sas al pro­ce­so ex­por­ta­dor. El año pa­sa­do, por ejem­plo, ca­si 3.800 fir­mas es­ta­ban re­gis­tra­das co­mo ex­por­ta­do­ras en la Pro­mo­to­ra de Co­mer­cio Ex­te­rior (Pro­co­mer), lo que equi­va­le a un cre­ci­mien­to del 30% res­pec­to al año 2010.

Ex­por­tar no es fá­cil. De pre­vio hay que ven­cer di­fi­cul­ta­des de lo­gís­ti­ca, mer­ca­deo, ca­li­dad y cos­tos de pro­duc­ción, en­tre otros as­pec­tos que no to­dos los em­pre­sa­rios do­mi­nan. En con­se­cuen­cia, es usual en­con­trar cier­ta con­cen­tra­ción del va­lor de lo ex­por­ta­do. Co­mo re­cién in­for­ma­mos (“67% de ex­por­ta­cio­nes ti­cas se con­cen­tra en 2% de em­pre­sas”, La Na­ción, Eco­no­mía, 27 de ju­lio, 2017) en Cos­ta Ri­ca se da el fe­nó­meno, tí­pi­co en to­do el mundo, de que re­la­ti­va­men­te po­cas em­pre­sas con­cen­tren la­ma­yor par­te del in­gre­so por ven­tas al ex­te­rior. Pe­ro aun en es­te as­pec­to se han da­do avan­ces. Mien­tras en el 2010 60 em­pre­sas re­pre­sen­ta­ban el 67% de lo ex­por­ta­do, en el 2016 el por­cen­ta­je co­rres­pon­de a 76 em­pre­sas.

Las ci­fras se re­fie­ren a los ex­por­ta­do­res di­rec­tos. No tie­nen en cuen­ta las­mu­chas em­pre­sas, en su mayoría py­mes, que su­plen in­su­mos y ser­vi­cios a em­pre­sas grandes, y has­ta trans­na­cio­na­les, que se in­cor­po­ran a las ex­por­ta­cio­nes. Así, se con­vier­ten en “ex­por­ta­do­ras in­di­rec­tas”. Con la me­jo­ra de la ca­li­dad de lo pro­du­ci­do y el co­no­ci­mien­to ad­qui­ri­do co­mo pro­vee­do­ras, mu­chas ex­por­ta­do­ras in­di­rec­tas even­tual­men­te lo­gran “gra­duar­se” y pa­san a ser­vir mer­ca­dos ex­tran­je­ros de ma­ne­ra di­rec­ta. Es­ta es una de las ven­ta­jas de los en­ca­de­na­mien­tos men­cio­na­dos.

Pe­ro el co­mer­cio ex­te­rior li­bre no so­lo fa­vo­re­ce a los ex­por­ta­do­res, obli­ga­dos a pu­lir­se pa­ra com­pe­tir con éxi­to en el mer­ca­do mun- dial. El be­ne­fi­cio de las im­por­ta­cio­nes pa­ra los con­su­mi­do­res na­cio­na­les, que en­cuen­tran a su dis­po­si­ción bie­nes y ser­vi­cios de al­ta ca­li­dad a bue­nos pre­cios, es tam­bién enor­me. Por eso, las bon­da­des del co­mer­cio in­ter­na­cio­nal no se pue­den me­dir por los su­pe­rá­vits de cuen­ta co­rrien­te de la ba­lan­za de pa­gos que even­tual­men­te se ge­ne­ren en la re­la­ción con el res­to del mundo, o en las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les al am­pa­ro de tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio (TLC).

Con Co­lom­bia, por ejem­plo, Cos­ta Ri­ca tie­ne un TLC vi­gen­te des­de ha­ce un año. De mo­men­to, el re­sul­ta­do de la ba­lan­za co­mer­cial es “negativo” pa­ra no­so­tros. Los em­pre­sa­rios que al am­pa­ro del tra­ta­do ex­por­tan a Co­lom­bia re­co­no­cen que se tra­ta de un mer­ca­do muy com­pe­ti­ti­vo y de­be­rán re­do­blar es­fuer­zos pa­ra in­gre­sar en él. Co­mo bien se­ña­lan las au­to­ri­da­des de Pro­co­mer, es pre­ma­tu­ro pro­nun­ciar­se so­bre los re­sul­ta­dos del TLC Cos­ta Ri­ca-Co­lom­bia (“Ven­tas a Co­lom­bia caen por ele­va­da com­pe­ten­cia”, La Na

ción, 27 de ju­lio, 2017) pe­ro, reite­ra­mos, la bon­dad de un TLC no se de­be juz­gar por el re­sul­ta­do ne­to del­va­lor mo­ne­ta­rio del co­mer­cio ge­ne­ra­do por las par­tes, sino por el be­ne­fi­cio pro­por­cio­na­do a ex­por­ta­do­res y con­su­mi­do­res.

Co­mo lo ilus­tra el ca­so de las per­so­nas fí­si­cas (un asa­la­ria­do so­lo man­tie­ne un su­pe­rá­vit co­mer­cial con su em­plea­dor y dé­fi­cit con to­dos y ca­da uno de sus su­pli­do­res: pe­lu­que­ro, su­per­mer­ca­do, ga­so­li­ne­ra, far­ma­cia, etc.), lo im­por­tan­te en es­ta ma­te­ria es ope­rar con un sal­do to­tal ra­zo­na­ble­men­te ba­lan­cea­do.

El país de­be ce­le­brar el cre­ci­mien­to del nú­me­ro de em­pre­sas ex­por­ta­do­ras di­rec­tas del 2010 al 2016. Ese es, se­gu­ra­men­te, tam­bién el ca­so de las que ex­por­tan in­di­rec­ta­men­te. Ade­más, son mo­ti­vo de ce­le­bra­ción la di­ver­si­fi­ca­ción de la oferta ex­por­ta­ble y la me­jo­ra ob­ser­va­da en la dis­tri­bu­ción en­tre em­pre­sas de los in­gre­sos por ex­por­ta­cio­nes. Los avan­ces se de­ben al es­fuer­zo con­jun­to de em­pre­sa­rios y de Pro­co­mer. Con­fia­mos en que así han de se­guir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.