Bru­ta­li­dad en el de­por­te

La Nacion (Costa Rica) - - PORTADA -

Un es­pec­tácu­lo ma­si­vo ca­ren­te de las me­di­das de se­gu­ri­dad ne­ce­sa­rias, en cri­te­rio de las au­to­ri­da­des, no de­be efec­tuar­se.

La Po­li­cía tie­ne el co­no­ci­mien­to de los equi­pos, cam­pos de­por­ti­vos, ba­rras y otros elementos ne­ce­sa­rios pa­ra di­se­ñar un plan de se­gu­ri­dad ade­cua­do

Un es­pec­tácu­lo ma­si­vo ca­ren­te de las me­di­das de se­gu­ri­dad ne­ce­sa­rias, en cri­te­rio de las au­to­ri­da­des, no de­be efec­tuar­se

Si los fis­ca­les ob­ser­van el vi­deo

de la agre­sión su­fri­da por un afi­cio­na­do del Club Sport Car­ta­gi­nés el do­min­go, co­mo se­gu­ra­men­te lo ha­rán, no ca­be du­da del em­pe­ño que pon­drán en lo­grar la más se­ve­ra con­de­na pa­ra el cul­pa­ble. La bru­ta­li­dad del ata­que no per­mi­te ti­bie­zas ni in­di­fe­ren­cia. Lue­go de una lar­ga se­rie de pa­ta­das pro­pi­na­das en cua­dri­lla, un sal­va­je le­van­ta una enor­me pie­dra y la lan­za so­bre la ca­be­za de la víc­ti­ma, pos­tra­da en el sue­lo.

La cien­cia mé­di­ca hi­zo el mi­la­gro de im­pe­dir la muer­te del agre­di­do. Cuan­do su­pere el pe­li­gro, to­da­vía exis­ti­rá la po­si­bi­li­dad de im­por­tan­tes se­cue­las a con­se­cuen­cia de la frac­tu­ra del crá­neo. El agre­sor tam­bién en­fren­ta un cas­ti­go se­ve­ro y bien me­re­ci­do. Las fa­mi­lias de am­bos su­fri­rán por lo ocu­rri­do.

Tan trá­gi­co re­sul­ta­do es pro­duc­to de una ex­tra­or­di­na­ria es­tu­pi­dez. No hay otra for­ma de ex­pli­car­lo en el mar­co de la ri­va­li­dad de­por­ti­va. Nin­gún par­ti­do de fútbol da pa­ra tan­to. La afi­ción al de­por­te es una ex­cu­sa de los de­lin­cuen­tes cu­ya di­ver­sión con­sis­te en la pe­lea, más que en el fútbol. La ne­ce­si­dad de po­ner­les co­to exi­ge un es­fuer­zo a fon­do de las au­to­ri­da­des po­li­cia­les y ju­di­cia­les, pe­ro tam­bién de los equi­pos.

La Unión de Clu­bes de Fútbol de la Pri­me­raDi­vi­sión (Una­fut) ad­ju­di­ca la res­pon­sa­bi­li­dad por los sucesos del do­min­go al Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca. Cuan­do co­men­zó la gres­ca en­tre las “ba­rras” de Car­ta­go y He­re­dia, la Po­li­cía no es­ta­ba pre­sen­te. Las au­to­ri­da­des in­ter­vi­nie­ron cuan­do ya la pe­lea ha­bía cau­sa­do víc­ti­mas y, al fi­nal, de­tu­vie­ron a 55 per­so­nas.

Pe­ro la Fuer­za Pú­bli­ca se au­sen­tó por­que no hu­bo acuer­do so­bre el plan de se­gu­ri­dad pro­pues­to por el equi­po car­ta­gi­nés. El Mi­nis­te­rio exi­gía 130 ofi­cia­les pri­va­dos y el equi­po car­ta­gi­nés so­lo ofre­ció 105, al am­pa­ro del pro­to­co­lo de la Fe­de­ra­ción In­ter­na- cio­nal de Fútbol Afi­cio­na­do (FIFA). Pe­ro la ins­ti­tu­ción rec­to­ra del fútbol mun­dial no tie­ne au­to­ri­dad más allá del de­por­te. El go­bierno cos­ta­rri­cen­se es el en­car­ga­do de es­ta­ble­cer las ne­ce­si­da­des de se­gu­ri­dad en un par­ti­do de fútbol.

Ade­más de la au­to­ri­dad con­ce­di­da por ley, los po­li­cías lo­ca­les tie­nen el co­no­ci­mien­to de los equi­pos, cam­pos de­por­ti­vos, ba­rras y otros elementos ne­ce­sa­rios pa­ra di­se­ñar un plan de se­gu­ri­dad ade­cua­do. Nin­gún pro­to­co­lo de la FIFA­pue­de pre­ver esas con­di­cio­nes par­ti­cu­la­res y, cier­ta­men­te, tam­po­co des­pla­za el cri­te­rio de la po­li­cía lo­cal.

Lo ex­tra­or­di­na­rio del ca­so es que sea po­si­ble ce­le­brar un es­pec­tácu­lo ma­si­vo sin pla­nes de se­gu­ri­dad apro­ba­dos por las au­to­ri­da­des y sin pre­sen­cia de la po­li­cía. Pa­ra apo­yar el des­pla­za­mien­to de las res­pon­sa­bi­li­da­des ha­cia el Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad, los di­ri­gen­tes de­por­ti­vos ci­tan el “im­pru­den­te” anun­cio de la au­sen­cia de las au­to­ri­da­des, por­que­co­ne­so aler­ta­ron a los­de­lin­cuen­tes de las con­di­cio­nes idó­neas pa­ra sus fe­cho­rías. Ac­to se­gui­do, los mis­mos di­ri­gen­tes de­cla­ran la in­ten­ción de man­te­ner los jue­gos pro­gra­ma­dos, con plan de se­gu­ri­dad o sin él.

Ju­lián So­lano, pre­si­den­te de la Una­fut, se­ña­ló la inexis­ten­cia de una nor­ma apli­ca­ble a la sus­pen­sión del juego. Qui­zá en eso re­si­da el pro­ble­ma. Un es­pec­tácu­lo ma­si­vo ca­ren­te de las me­di­das de se­gu­ri­dad ne­ce­sa­rias, en cri­te­rio de las au­to­ri­da­des na­cio­na­les, no de­be efec­tuar­se, so­bre to­do cuan­do so­bran elementos pa­ra pre­ver dis­tur­bios, par­ti­cu­lar­men­te la ca­de­na de in­ci­den­tes de los úl­ti­mos años.

Los clu­bes de fútbol, por otra par­te, no pue­den ne­gar su res­pon­sa­bi­li­dad en el desa­rro­llo de las ba­rras, aun­que el fe­nó­meno sea en la ac­tua­li­dad fuen­te de con­se­cuen­cias ini­cial­men­te no que­ri­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.