Di­rec­tor de em­pre­sas de Juan C. Bo­la­ños ges­tio­nó va­ca­cio­nes de dipu­tado

AMo­ra­les adu­ce que des­co­no­cía víncu­lo de su in­ter­me­dia­rio con im­por­ta­dor

La Nacion (Costa Rica) - - EL PAÍS - Re­be­ca Ma­dri­gal Q. re­be­ca.ma­dri­gal@na­cion.com

Una per­so­na que fi­gu­ra co­mo di­rec­tor de al me­nos cua­tro so­cie­da­des de Juan Car­los Bo­la­ños, em­pre­sa­rio de ce­men­to chino, ges­tio­nó el al­qui­ler de una ca­sa en la pla­ya pa­ra las va­ca­cio­nes del dipu­tado del Par­ti­do Ac­ción Ciu­da­da­na (PAC) Víc­tor Mo­ra­les Za­pa­ta, en di­ciem­bre del 2015. El dipu­tado re­co­no­ció a La

Na­ción que Luis Diego Rodríguez Sán­chez, a quien iden­ti­fi­có co­mo un “co­no­ci­do de hace mu­chos años”, le ayu­dó a en­con­trar una vi­vien­da de al­qui­ler en Gua­na­cas­te pa­ra dis­fru­tar de las va­ca­cio­nes de fin de año con su fa­mi­lia.

Ar­gu­men­tó que él for­ma par­te de una “red de per­so­nas” con las que sue­le tra­tar pa­ra rea­li­zar ges­tio­nes.

El al­qui­ler os­ci­ló en­tre $3.000 y $4.000, con­fir­mó Mo­ra­les, quien no pre­ci­só la fe­cha en la que se reali­zó la re­ser­va­ción ni los días de dis­fru­te. Di­jo que dio el di­ne­ro en efec­ti­vo.

Se­gún Mo­ra­les, en aquel mo­men­to él des­co­no­cía los víncu­los de Rodríguez con Juan Car­los Bo­la­ños, con quien el le­gis­la­dor del PAC se en­con­tró, ocho me­ses an­tes de esas va­ca­cio­nes, enuna reunió­ne­nCa­sa Pre­si­den­cial du­ran­te la que se con­ver­só so­bre las li­mi­ta­cio­nes re­gla­men­ta­rias pa­ra im­por­tar ce­men­to en Cos­ta Ri­ca.

Con­sul­ta­do por La Na­ción, Bo­la­ños ne­gó ha­ber­le pa­ga­do a Mo­ra­les sus va­ca­cio­nes, al tiem­po que con­fir­mó­que Rodríguez es par­te de las jun­tas di­rec­ti­vas de al­gu­nas de sus em­pre­sas, pe­ro no de Si­no­cem, la im­por­ta­do­ra de ce­men­to.

Mo­ra­les ase­gu­ró que él pa­gó el al­qui­ler de la pro­pie­dad, aun­que el de­pó­si­to lo reali­zó una per­so­na que en­vió Rodríguez pa­ra efec­tuar el pa­go en ven­ta­ni­lla del Ban­co de Cos­ta Ri­ca.

Es­te mar­tes, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción crhoy.com y Dia­rio

Ex­tra pu­bli­ca­ron no­tas pe­rio­dís­ti­cas so­bre la des­es­ti­ma­ción de una cau­sa en con­tra de Mo­ra­les por es­ta transac­ción, en la que un de­nun­cian­te anó­ni­mo ase­gu­ra que el dipu­tado re­ci­bió de Juan Car­los Bo­la­ños el pa­go de sus va­ca­cio­nes, a cam­bio de fa­vo­re­cer los en­cuen­tros con fun­cio­na­rios.

Es­tas son las ex­pli­ca­cio­nes que Mo­ra­les dio a La Na­ción.

¿Có­mo se da la re­ser­va­ción de la vi­vien­da?

“EL DI­NE­RO (DEL AL­QUI­LER) LO PON­GO YO, NO HAY PA­GO DE UN TER­CE­RO. YO NO SA­BÍA QUE DIEGO TRA­BA­JA­BA PA­RA EL IM­POR­TA­DOR.

Un her­mano mío vie­ne de Bos­ton y eso pro­vo­ca que que­ra­mos ir a pa­sear. Mi so­bri­na lo- ca­li­za una ca­si­ta en Có­bano, pe­ro es­ta no tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra to­dos; sin em­bar­go, cuan­do yo me per­ca­to, ¡diay, ya es tar­de!

”En­ton­ces lla­mo a Diego, a quien co­no­cí hace mu­cho en Pre­si­den­cia (de la Re­pú­bli­ca), pues tra­ba­jó en Pro­to­co­lo, y le ex­pon­go el te­ma: ‘Mi­rá, ocu­po a ver si me ayu­dás a lo­ca­li­zar una ca­sa’. Me di­jo que si lo­ca­li­za­ba al­go, me avi­sa­ba.

”Él me man­da las mues­tras y hay op­cio­nes que yo no pue­do asu­mir eco­nó­mi­ca­men­te. He di­cho cla­ra­men­te que es­ta ca­si­ta no tie­ne pis­ci­na y es la que yo es­co­jo, pues te­nía un pre­cio que va­lía la pe­na. Le di­go que sí y él es el que me hace el trá­mi­te con el men­sa­je­ro que me en­vía. En­tien­do que hu­bo un cam­bio de men­sa­je­ro, y pun­to.

”El di­ne­ro lo pon­go yo, no hay pa­go de un ter­ce­ro. Lue­go yo me en­te­ro, yo no sa­bía que Diego tra­ba­ja­ba pa­ra las em­pre­sas del im­por­ta­dor. Me po­nen una de­nun­cia anó­ni­ma; por con­si­guien­te, se in­ves­ti­ga y se me no­ti­fi­ca que se des­es­ti­mó la cau­sa”.

¿Diego es su ami­go?

Lo co­no­cí en Ca­sa Pre­si­den­cial, en ges­tio­nes coope­ra­ti­vas hace mu­chos años. Lue­go no su­pe qué su­ce­dió con él, ni pa­ra dón­de iba a tra­ba­jar. Es una per­so­na con re­des en ma­te­ria de ho­te­les por­que tra­ba­ja­ba en Pro­to­co­lo.

¿A nom­bre de quién es­tá el re­ci­bo de la ca­sa?

A nom­bre de Víc­tor Hu­go Mo­ra­les.

¿Us­ted tie­ne for­ma de de­mos­trar que re­ti­ró esa can­ti­dad de di­ne­ro de sus cuen­tas y que tie­ne un re­ci­bo?

Des­de que to­do es­to em­pe­zó, le di la au­to­ri­za­ción al je­fe de frac­ción pa­ra abrir mis cuen­tas, le­van­tar el se­cre­to ban­ca­rio y so­me­ter­me a una in­ves­ti­ga­ción pa­tri­mo­nial.

Pa­ra es­te ca­so, ¿el di­ne­ro sa­lió de us­ted?

Sí. Yo lo que te pue­do de­cir es que los di­ne­ros a ve­ces no los sa­co de un so­lo ti­ro, sino que los voy sa­can­do. No es que ten­ga­mos dis­po­ni­bi­li­dad ban­ca­ria pa­ra sa­car $4.000 de un ban­co.

¿Quién hace el de­pó­si­to en el ban­co?

El que hace el de­pó­si­to es el men­sa­je­ro.

Víc­tor Mo­ra­les Za­pa­ta Dipu­tado Ac­ción Ciu­da­da­na

JO­SÉ COR­DE­RO

El con­gre­sis­ta afir­ma que co­no­ció al di­rec­tor de las em­pre­sas de Bo­la­ños en Pre­si­den­cia, “hace años”, pues tra­ba­jó en Pro­to­co­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.