Mu­jer in­ha­bi­li­ta­da dos años pa­ra car­gos pú­bli­cos

Per­mi­tió sa­li­da de ni­ño con su ma­dre, sin que hu­bie­ra un per­mi­so del pa­pá

La Nacion (Costa Rica) - - SUCESOS - Gus­ta­vo Fa­llas M. gus­ta­vo.fa­llas@na­cion.com

Una exempleada de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Migración y Extranjería fue sen­ten­cia­da a dos años de in­ha­bi­li­ta­ción en car­gos pú­bli­cos, por ha­ber per­mi­ti­do la sa­li­da ile­gal de un ni­ño de 5 años jun­to a su ma­dre, sin el per­mi­so del pa­dre.

La con­de­na por el de­li­to de in­cum­pli­mien­to de de­be­res fue dic­ta­da, la tar­de de es­te mar­tes, con­tra Ilea­beth Eras Var­gas, en los Tri­bu­na­les de Goi­coe­chea.

El he­cho por el cual fue san­cio­na­da ocu­rrió el 23 de ju­nio del 2013, cuan­do la mamá, de na­cio­na­li­dad ve­ne­zo­la­na, sa­có al ni­ño del país por el pues­to fron­te­ri­zo de Pe­ñas Blan­cas, en Gua­na­cas­te.

Por tra­tar­se de un me­nor de edad, am­bos pa­dres de­ben au­to­ri­zar la sa­li­da; no obs­tan­te, en es­te ca­so, el pa­pá ha­bía re­vo­ca­do el per­mi­so des­de agos­to del 2012. Des­de esa fe­cha del egre­so, el pa­dre del pe­que­ño, Rodrigo Or­lich, des­co­no­ce el pa­ra­de­ro exac­to del me­nor; sin em­bar­go, cree que fue lle­va­do a Ve­ne­zue­la.

A la lec­tu­ra de la sen­ten­cia no se pre­sen­tó Eras, quien fue des­pe­di­da un año des­pués de esa sa­li­da irre­gu­lar.

La jue­za Ro­sau­ra Gar­cía Aguilar con­clu­yó que a Eras no so­lo le co­rres­pon­día vi­gi­lar si el me­nor te­nía­pa­sa­por­te, sino re­vi­sar si con­ta­ba con los per­mi­sos de sa­li­da.

“Se tra­ta de una fun­cio­na­ria pú­bli­ca que ha que­bran­ta­do la con­fian­za que se de­po­si­tó en ella pa­ra el ejer­ci­cio de su car­go y que es ne­ce­sa­rio que se ale­je de él por el pla­zo es­ta­ble­ci­do (...). De ma­yor re­le­van­cia, que el me­nor no pue­da com­par­tir con su fa­mi­lia, pues fue egoís­ta­men­te sa­ca­do del país por su ma­dre, sin to­mar en cuen­ta los de­re­chos que le co­rres­pon­den co­mo ni­ño”, ma­ni­fes­tó Gar­cía.

Ade­más de los dos años de in­ha­bi­li­ta­ción, la juz­ga­do­ra con­de­nó a la ex­tra­ba­ja­do­ra de Migración a pa­gar ¢500.000 al­pa­pá del ni­ño, por da­ño so­cial.

En la lec­tu­ra de la sen­ten­cia es­tu­vo pre­sen­te el pa­pá afec­ta­do, quien di­jo es­tar in­sa­tis­fe­cho con la re­so­lu­ción de la jue­za.

“Es­to me de­ja tris­te. Hay una sen­ten­cia a fa­vor, pe­ro me pa­re­ce que no tie­ne na­da de pro­por­cio­na­li­dad en ra­zón del da­ño que se me hi­zo amí y a mi hi­jo. Do­sa­ños de in­ha­bi­li­ta­ción­pa­ra una per­so­na que con­si­de­ro cóm­pli­ce de sus­trac­ción y que, sim­ple­men­te, se le cul­pe de in­cum­pli­mien­to de de­be­res, es pa­ra mí, ri­si­ble”, ex­pre­só Rodrigo Or­lich.

Por su par­te, Ar­ce­lio Hernández, abo­ga­do de Or­lich, ma­ni­fes­tó que le re­co­men­da­rá a su clien­te ape­lar la re­so­lu­ción, pues con­si­de­ra in­jus­to que el pa­go por da­ño so­cial sea de ¢500.000, pe­se a que la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca ha­bía so­li­ci­ta­do que fue­ra de ¢1 mi­llón.

“El da­ño que se cau­sa ja­más va a ser pro­por­cio­nal aun­mon­to de ¢500.000”, ase­ve­ró el ju­ris­ta. Agre­gó que tam­bién es­tán ana­li­zan­do rea­li­zar una de­man­da con­tra el Es­ta­do.

JOHN DU­RÁN

El abo­ga­do Ar­ce­lio Hernández y el pa­pá del ni­ño, Rodrigo Or­lich, es­te mar­tes en los Tri­bu­na­les de Goi­coe­chea. El ju­ris­ta re­co­men­da­rá a su clien­te ape­lar la re­so­lu­ción de la jue­za.

JOHN DU­RÁN

La jue­za Ro­sau­ra Gar­cía Aguilar cuan­do ex­po­nía el ra­zo­na­mien­to de su re­so­lu­ción, es­te mar­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.