Cien­tí­fi­cos lan­zan juego pa­ra de­tec­tar el alz­héi­mer

La Nacion (Costa Rica) - - ALDEA GLOBAL -

pa­re­ce un vi­deo­jue­go en el que los par­ti­ci­pan­tes sor­tean la­be­rin­tos, evi­tan dis­pa­ros y hu­yen de los mons­truos ma­ri­nos, pe­ro, en reali­dad, es una he­rra­mien­ta que los cien­tí­fi­cos uti­li­zan pa­ra es­tu­diar el alz­héi­mer y la de­men­cia.

El juego, cu­ya ver­sión de reali­dad vir­tual se pue­de des­car­gar a par­tir de ayer, bus­ca es­ti­mu­lar el ce­re­bro de los par­ti­ci­pan­tes por me­dio de una se­rie de ta­reas que re­quie­ren la ca­pa­ci­dad de me­mo­ri­za­ción y de orien­ta­ción. El ob­je­ti­vo es re­ca­bar da­tos so­bre los pri­me­ros in­di­cios de la en­fer­me­dad.

Uno de los sín­to­mas más tem­pra­nos del alz­héi­mer es la pér­di­da de la orien­ta­ción, pe­ro exis­ten po­cos da­tos que com­pa­ren las ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas a di­fe­ren­tes eda­des, y es­ta es una ca­ren­cia que el juego pre­ten­de sub­sa­nar.

Ca­ta­lo­ga­do co­mo “el más am­plio es­tu­dio so­bre la de­men­cia de to­da la his­to­ria”,

Sea Quest He­ro fue desa­rro­lla­do por Deuts­che Te­le­kom, así co­mo la or­ga­ni­za­ción bri­tá­ni­ca de be­ne­fi­cen­cia Alz­hei­mer’s Re­search UK y ex­per­tos del Uni­ver­sity Co­lle­ge Lon­don y de la Uni­ver­si­dad de East An­glia, en Inglaterra.

La ver­sión pa­ra mó­vi­les, lan­za­da en el 2016, ya ha si­do des­car­ga­da tres mi­llo­nes de ve­ces en 193 paí­ses.

In­for­ma­ción. Cuan­do una per­so­na jue­ga du­ran­te dos mi­nu­tos, los cien­tí­fi­cos pue­den re­unir la mis­ma can­ti­dad de da­tos que, en un la­bo­ra­to­rio, les to­ma­ría cerca de cin­co ho­ras.

Pa­ra ju­gar, los par­ti­ci­pan­tes tie­nen que usar “di­fe­ren­tes par­tes de su ce­re­bro, y es­tas se uti­li­zan de ma­ne­ra dis­tin­ta, se­gún los ca­sos de de­men­cia”, ex­pli­có Da­vid Rey­nolds, je­fe de In­ves­ti­ga­cio­nes en el Alz­hei­mer’s Re­search UK.

Con la ver­sión de reali­dad vir­tual, los cien­tí­fi­cos po­drán ob­te­ner in­for­ma­ción to­da­vía más ri­ca.

“La tec­no­lo­gía del cas­co nos es­tá ayu­dan­do a de­tec­tar ha­cia dón­de mi­ra una per­so­na. En­ton­ces, sa­be­mos si es­tá per­di­da y có­mo se com­por­ta en es­tas si­tua­cio­nes”, pre­ci­só Lau­ren Pres­ser, uno de los desa­rro­lla­do­res del juego.

CAPTURA DE PAN­TA­LLA

El juego es­ti­mu­la la ubi­ca­ción es­pa­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.