Bió­lo­gos usan cien­cia pa­ra en­ten­der el gol­fo de Ni­co­ya

Nue­ve la­bo­ra­to­rios ana­li­zan ca­li­dad del agua y ex­plo­ran más mé­to­dos de cul­ti­vo de pe­ces, en­tre otras ac­cio­nes que ayu­dan a pes­ca­do­res lo­ca­les

La Nacion (Costa Rica) - - ALDEA GLOBAL - Mi­che­lle So­to M. mso­to@na­cion.com

El gol­fo de Ni­co­ya es el es­tua­rio tro­pi­cal más pro­duc­ti­vo del país. De él de­pen­den 2.500 pes­ca­do­res ar­te­sa­na­les y 800 mo­lus­que­ros, pe­ro es­tá en ries­go por la so­bre­ex­plo­ta­ción de sus re­cur­sos ma­ri­nos y la con­ta­mi­na­ción, lo cual ter­mi­na por afec­tar eco­nó­mi­ca­men­te las co­mu­ni­da­des cos­te­ras.

Pa­ra ayu­dar al Gol­fo, pri­me­ro hay que en­ten­der­lo y eso es lo que han he­cho por más de 20 años in­ves­ti­ga­do­res de la Es­ta­ción de Bio­lo­gía Ma­ri­na de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal (UNA). La es­ta­ción, ubi­ca­da en Pun­ta­re­nas, cuen­ta con dos au­las, un la­bo­ra­to­rio de do­cen­cia y nue­ve la­bo­ra­to­rios don­de se rea­li­zan cul­ti­vos de fi­to­planc­ton, os­tras, pe­ces y ca­ma­ro­nes, así co­mo aná­li­sis mi­cro­bio­ló­gi­cos, con­trol de ca­li­dad de los pro­duc­tos pes­que­ros, es­tu­dio de aflo­ra­cio­nes de al­gas no­ci­vas y eva­lua­ción pes­que­ra.

Aun­que ca­da uno tie­ne sus pro­yec­tos y ges­tio­na sus fon­dos, los la­bo­ra­to­rios co­la­bo­ran en­tre sí pa­ra dar un en­fo­que in­te­gral a los es­tu­dios y, con ello, idear al­ter­na­ti­vas que be­ne­fi­cien tan­to al Gol­fo co­mo las co­mu­ni­da­des.

“No nos gus­ta tra­ba­jar de for­ma in­de­pen­dien­te; más bien nos aso­cia­mos al­re­de­dor de te­mas”, di­jo la bió­lo­ga ma­ri­na Han­nia Vega, en­car­ga­da de es­tu­dios de ca­li­dad de agua.

Des­de den­tro. Con el es­te­reos­co­pio, Re­be­ca Que­sa­da ana­li­za una­mues­tra de agua ma­ri­na pa­ra iden­ti­fi­car ti­pos de zoo­planc­ton, for­ma­do por or­ga­nis­mos mi­cros­có­pi­cos de ori­gen ani­mal, prin­ci­pal­men­te lar­vas, que son ali­men­to de es­pe­cies gran­des, co­mo pe­ces.

Sues­tu­dio per­mi­te co­no­cer las di­ná­mi­cas de ali­men­ta­ción en el gol­fo de Ni­co­ya.

Al­gu­nos de sus ti­pos, ade­más, son sen­si­bles a cier­tos con­ta­mi­nan­tes y otros, más bien, los to­le­ran. Por eso, su di­ver­si­dad y abun­dan­cia dan in­for­ma­ción so­bre la sa­lud del si­tio don­de fue to­ma­da esa mues­tra.

“El zoo­planc­ton es un buen in­di­ca­dor de la ca­li­dad del agua en el Gol­fo”, re­cal­có Vega, quien coor­di­na el La­bo­ra­to­rio de Ca­li­dad de Aguas de la es­ta­ción.

“A lar­go pla­zo, el mo­ni­to­reo nos pue­de de­cir cuál es la res­pues­ta del zoo­planc­ton al cam­bio cli­má­ti­co, por­que son or­ga­nis­mos con ci­clo de vi­da cor­to y res­pon­den muy rá­pi­do a las con­di­cio­nes del am­bien­te”, agre­gó.

Que­sa­da y Vega tam­bién re­cu­rren a los po­li­que­tos, un ti­po de gu­sano que ya­ce en los se­di­men­tos del sue­lo.

En el mun­do, cerca del 70% de la con­ta­mi­na­ción ma­ri­na es re­sul­ta­do de ac­ti­vi­da­des hu­ma­nas rea­li­za­das en tie­rra. De he­cho, a ni­vel glo­bal, el 90% de los con­ta­mi­nan­tes son trans­por­ta­dos por los ríos has­ta el mar.

En el ca­so del gol­fo de Ni­co­ya, allí desem­bo­can los ríos Gran­de de Tár­co­les (Pun­ta­re­nas) y Tem­pis­que (Gua­na­cas­te), cu- yas cuen­cas es­tán den­sa­men­te po­bla­das por se­res hu­ma­nos.

“El gol­fo de Ni­co­ya tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de que, si bien cae gran can­ti­dad de con­ta­mi­nan­tes, las mareas in­gre­san y ayu­dan a di­luir­los”, di­jo Vega.

Sin em­bar­go, por más “bue­na ge­né­ti­ca” que ten­ga el Gol­fo, no es su­fi­cien­te pa­ra man­te­ner una bue­na sa­lud.

“El con­ti­nen­te li­be­ra­mu­cha ma­te­ria or­gá­ni­ca que se acu­mu­la, y su ex­ce­so pue­de re­du­cir el oxí­geno en el se­di­men­to y, por tan­to, pue­de de­te­rio­rar los eco­sis­te­mas”, ex­pli­có Vega.

Otros ser­vi­cios eco­sis­té­mi­cos tam­bién se afec­tan. La desem­bo­ca­du­ra del río Bon­go mar­ca el lí­mi­te en­tre Pun­ta­re­nas y Gua­na­cas­te, en la pe­nín­su­la de Ni­co­ya. Es si­tio ideal pa­ra la pes­ca de­por­ti­va de ró­ba­lo, pe­ro se es­tá de­gra­dan­do.

“Lo que pa­sa en el con­ti­nen­te afec­ta al mar”, se­ña­ló Vega, y por esa co­ne­xión es que es­te la­bo­ra­to­rio co­la­bo­ra con el La­bo­ra­to­rio de Cul­ti­vo y Re­pro­duc­ción de Mo­lus­cos, que tie­ne a su car­go seis gran­jas os­trí­co­las.

Se ana­li­za el apor­te de nu­trien­tes, así co­mo pa­rá­me­tros

fí­si­co-quí­mi­cos pa­ra re­co­men­dar el si­tio idó­neo en el cual po­ner las os­tras. Por ejem­plo, con los agua­ce­ros y la des­car­ga de los ríos Tem­pis­que y Mo­ro­te, en la es­ta­ción llu­vio­sa, hay más agua dul­ce en el Gol­fo y los niveles de sa­li­ni­dad dis­mi­nu­yen. “Cuan­do eso pa­sa, las os­tras de cin­co cen­tí­me­tros en ade­lan­te em­pie­zan a per­der nu­trien­tes y se les da­ña la con­cha”, ex­pli­có Eu­ge­nia Fer­nán­dez, una de las en­car­ga­das de la gran­ja os­trí­co­la en is­la Chi­ra. Pes­que­rías. En­tre los ma­yo­res usua­rios de los da­tos de ca­li­dad de agua, es­tá Jor­ge Bo­za, del La­bo­ra­to­rio de Cul­ti­vo y Re­pro­duc­ción de Pe­ces Ma­ri­nos.

A Bo­za le preo­cu­pa la so­bre­ex­plo­ta­ción del Gol­fo y, por eso, es­te la­bo­ra­to­rio re­pro­du­ce es­pe­cies de va­lor co­mer­cial pa­ra, even­tual­men­te, pro­veer de ale­vi­nes que se pue­dan desa­rro­llar en gran­jas. “La idea es dis­mi­nuir la ex­trac­ción y así qui­tar pre­sión so­bre el Gol­fo, pe­ro dán­do­les una al­ter­na­ti­va a las co­mu­ni­da­des”, ex­pli­có Bo­za. Los in­ves­ti­ga­do­res no des­car­tan li­be­rar par­te de esa pro­duc­ción de ale­vi­nes pa­ra así ayu­dar a las po­bla­cio­nes sal­va­jes.

Es­tu­dios en re­pro­duc­ción de pe­ces em­pe­za­ron en 1997 con par­go man­cha­do; a par­tir del 2008, los es­tu­dios se en­fo­ca­ron en las cor­vi­nas. El gol­fo de Ni­co­ya res­guar­da cua­tro es­pe­cies: agua­da, rei­na, co­lia­ma­ri­lla y pi­cu­da. Se es­tu­dian las dos pri­me­ras. Tras va­rios ex­pe­ri­men­tos, las agua­das sí lo­gra­ron re­pro­du­cir­se en cau­ti­ve­rio.

“Las cor­vi­nas, al igual que el par­go, se pue­den man­te­ner en la­bo­ra­to­rio por dos años pa­ra que se acos­tum­bren al es­pa­cio, a la co­mi­da y a la ma­ni­pu­la­ción. En ese tiem­po, ma­du­ran se­xual­men­te y pue­den li­be­rar los pro­duc­tos se­xua­les al agua, pro­du­cien­do es­pon­tá­nea­men­te hue­vos y ale­vi­nes”, des­cri­bió Bo­za.

Ac­tual­men­te, se tie­nen 40 re­pro­duc­to­res de es­ta es­pe­cie.

Las prue­bas en par­go man­cha­do de­mo­ra­ron 10 años. Con las cor­vi­nas agua­das, ya van nue­ve años y po­dría pa­sar más tiem­po pa­ra que pue­dan ser en­tre­ga­das a los pes­ca­do­res.

Es­te año seem­pe­zó con el ró­ba­lo ne­gro, un ti­po co­ti­za­do por la pes­ca co­mer­cial y de­por­ti­va.

Otros par­ti­ci­pan­tes. En es­te afán por ayu­dar a los pes­ca­do­res y dar­les re­co­men­da­cio­nes, los cien­tí­fi­cos del La­bo­ra­to­rio de Ca­li­dad y Tec­no­lo­gía de los Pro­duc­tos Pes­que­ros es­tu­dian, con tec­no­lo­gía avan­za­da, có­mo se de­te­rio­ran las es­pe­cies y cuá­les va­ria­bles in­ci­den en la ca­li­dad de la car­ne.

Los pro­duc­tos pes­que­ros no se de­te­rio­ran de la mis­ma for­ma y, en ese pro­ce­so, in­ter­vie­nen di­ver­sas va­ria­bles. “Por ejem­plo, los que tie­nen más gra­sa y pro­teí­na se de­te­rio­ran más rá­pi­do”, agre­gó Cristian Fonseca, bió­lo­go ma­rino y coor­di­na­dor del La­bo­ra­to­rio.

El de­te­rio­ro, ade­más, di­fie­re en­tre es­pe­cies: un par­go se­pue­de con­ser­var en hie­lo por sie­te días sin per­der ca­li­dad, pe­ro una ma­ca­re­la so­lo du­ra cua­tro.

Es­te la­bo­ra­to­rio no so­lo eva­lúa fres­cu­ra, sino tam­bién el va­lor nu­tri­cio­nal y ya lle­van los da­tos de 13 es­pe­cies del Gol­fo.

No to­dos los la­bo­ra­to­rios tra­ba­jan en pro­yec­tos pro­duc­ti­vos. Des­de que el Par­queMa­rino del Pa­cí­fi­co asu­mió la pro­duc­ción de lar­vas de ca­ma­rón con fi­nes de ma­ri­cul­tu­ra, los bió­lo­gos del La­bo­ra­to­rio de Cul­ti­vo y Fi­sio­lo­gía Re­pro­duc­ti­va de Crus­tá­ceos se de­di­can ex­clu­si­va­men­te a in­ves­ti­ga­ción y do­cen­cia.

“Con­tra­rio a los mo­lus­cos, don­de no ha­bía vo­ca­ción de cul­ti­vo en el país y los com­pa­ñe­ros co­men­za­ron de ce­ro, el cul­ti­vo de ca­ma­ro­nes es una ac­ti­vi­dad ren­ta­ble y una tec­no­lo­gía ya desa­rro­lla­da”, ex­pli­có Jor­ge Al­fa­ro, en­car­ga­do del La­bo­ra­to­rio.

Ellos tra­tan de en­ten­der la bio­lo­gía re­pro­duc­ti­va de las es­pe­cies pa­ra me­jo­rar mo­de­los­de re­pro­duc­ción co­mer­cial. Por ejem­plo, se des­cu­brió que los es­per­mas ma­du­ran en el cuer­po de las hem­bras.

Hoy se ana­li­za có­mo cam­biar el se­xo a par­tir de la in­hi­bi­ción de un gen que so­lo se ma­ni­fies­ta en ma­chos.

“Las hem­bras tien­den a cre­cer más que los ma­chos, por lo que el ren­di­mien­to en car­ne es ma­yor. En­ton­ces, la idea es so­lo cul­ti­var hem­bras”, di­jo el cien­tí­fi­co.

La téc­ni­ca sur­gió en la Uni­ver­si­dad de Ben Gu­rion, Is­rael, en lan­gos­ti­nos de agua dul­ce.

FOTOS: MAYELA LÓPEZ

El La­bo­ra­to­rio de Ca­li­dad de Aguas hace es­tu­dios en agua dul­ce y sa­la­da. En es­ta fo­to, un tu­bo con una mues­tra de po­li­que­tos. Aba­jo, Re­be­ca Que­sa­da ob­ser­va una mues­tra de zoo­planc­ton a tra­vés del es­te­reos­co­pio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.