El mis­te­rio de las ac­tas

Al pa­re­cer, hay dos ver­sio­nes del ac­ta de jun­ta di­rec­ti­va del BCR del 30 de ju­nio del 2017. La di­fe­ren­cia es sus­tan­cial.

La Nacion (Costa Rica) - - PORTADA -

Una no­ta del se­cre­ta­rio de ac­tas

del Ban­co de Cos­ta Ri­ca, Pablo Vi­lle­gas Fon­se­ca, de­cla­ra, sin am­bi­güe­da­des, la exis­ten­cia de dos ver­sio­nes del ac­ta de jun­ta di­rec­ti­va del 30 de ju­nio del 2017. La di­fe­ren­cia en­tre la “pri­me­ra ver­sión” y la “ver­sión fi­nal” no es una co­ma o un ver­bo. La di­fe­ren­cia es sus­tan­cial al pun­to que las dos “ver­sio­nes” son in­com­pa­ti­bles y ex­clu­yen­tes en­tre sí.

Se­gún la “pri­me­ra ver­sión”, Al­ber­to Ra­ven, ex­pre­si­den­te de la Jun­ta Di­rec­ti­va y aho­ra di­rec­tor del Ban­co, ha­bló con cla­ri­dad y con­vic­ción so­bre el cré­di­to otor­ga­do a la em­pre­saim­por­ta­do­ra de ce­men­to chino Si­no­cem. Se­gún la “ver­sión fi­nal”, el di­rec­ti­vo se in­hi­bió de par­ti­ci­par “del aná­li­sis y dis­cu­sión de es­te te­ma” por­que, “tal co­mo lo ha co­men­ta­do en opor­tu­ni­da­des an­te­rio­res”, su in­ter­ven­ción se­ría inapro­pia­da en vir­tud de su víncu­lo re­cien­te con Hol­cim, unaem­pre­sa com­pe­ti­do­ra deSi­no­ce­men el­mer­ca­do de ce­men­to, don­de Ra­ven fun­gió co­mo fis­cal.

De la “ver­sión fi­nal” se ex­trae la con­clu­sión de que el di­rec­ti­vo es per­fec­ta­men­te cons­cien­te de su de­ber de in­hi­bir­se de la dis­cu­sión del ca­so Si­no­cem. Tam­bién se co­li­ge que el re­pa­ro no fue del mo­men­to, por­que lo ha­bía ex­pre­sa­do en “opor­tu­ni­da­des an­te­rio­res” y lo re­pi­tió, ba­jo ju­ra­men­to, an­te la co­mi­sión le­gis­la­ti­va in­ves­ti­ga­do­ra de los cré­di­tos de Si­no­cem y Coo­pe­les­ca. Ra­ven, quien es abo­ga­do, di­jo creer “que te­nía un con­flic­to de in­tere­ses”.

Pa­ra pro­bar su in­hi­bi­ción, ofre­ció las ac­tas, es de­cir, la lla­ma­da “ver­sión fi­nal”, por­que la “pri­me­ra”, se­gún el se­cre­ta­rio de ac­tas, di­ce exac­ta­men­te lo con­tra­rio. Esa ver­sión no com­pa­ti­bi­li­za con la de­cla­ra­ción ba­jo ju­ra­men­to y, por tan­to, no pue­de es­tar en­tre los do­cu­men­tos ofre­ci­dos pa­ra pro­bar la re­nun­cia a par­ti­ci­par de las dis­cu­sio­nes so­bre el com­pe­ti­dor.

Tam­bién ba­jo ju­ra­men­to, la ac­tual pre­si­den­ta del Ban­co, Mó­ni­ca Seg­ni­ni, dio fe de que Ra­ven siem­pre se in­hi­bió de par­ti­ci­par en las dis­cu­sio­nes del cré­di­to de Si­no­cem. Ella es­tu­vo pre­sen­te en la se­sión de don­de sa­lie­ron las dos ver­sio­nes y la más ele­men­tal ló- gi­ca­man­da aen­ten­der­que so­lou­na­de ellas se co­rres­pon­de con lo ver­da­de­ra­men­te ocu­rri­do. Las dos “ver­sio­nes” co­mien­zan con la fra­se “El di­rec­tor Al­ber­to Ra­ven Odio di­ce…”, pe­ro es im­po­si­ble que al mis­mo tiem­po ha­ya ex­pre­sa­do opi­nio­nes so­bre el cré­di­to de Si­no­cem y se ha­ya ne­ga­do a opi­nar al res­pec­to. U opi­nó o no lo hi­zo. So­lo una de las dos ver­sio­nes pue­de ser com­pa­ti­ble con la reali­dad, es de­cir, con la ver­dad.

Igual­men­te ba­jo ju­ra­men­to, la ex­pre­si­den­ta del Ban­co Pao­la Mo­ra di­jo que Ra­ven no se in­hi­bió de par­ti­ci­par en las dis­cu­sio­nes so­bre el ca­so Si­no­cem. Se­gún Mo­ra, Ra­ven­se que­da­baen­la sa­la a es­cu­char el de­ta­lle de los negocios del com­pe­ti­dor de Hol­cim y “has­ta opi­na­ba ne­ga­ti­va­men­te”.

Al­guien fal­ta a la ver­dad y no es di­fí­cil ave­ri­guar­lo. Si la “pri­me­ra ver­sión” no es un me­ro in­ven­to y los he­chos des­cri­tos en ella real­men­te ocu­rrie­ron, Ra­ven y Seg­ni­ni se ha­brían apar­ta­do de la ver­dad. En ese ca­so, la “ver­sión fi­nal” agra­va­ría el in­cum­pli­mien­to de Ra­ven por­que pro­ba­ría su ac­tua­ción con ple­na con­cien­cia del con­flic­to de in­te­rés, lo cual tam­bién que­da­ría acre­di­ta­do por la de­cla­ra­ción an­te los dipu­tados. Si la “pri­me­ra ver­sión” fue­ra un in­ven­to, es pre­ci­so en­con­trar al cul­pa­ble de la fal­si­fi­ca­ción y es­cla­re­cer su ex­tra­ño pro­ce­der. En­ton­ces, Mo­ra ten­dría mu­cho que ex­pli­car.

En cual­quier ca­so, el es­cla­re­ci­mien­to del fe­nó­meno es fun­da­men­tal, no so­lo pa­ra la in­ves­ti­ga­ción es­pe­cí­fi­ca de los dos cré­di­tos, sino tam­bién pa­ra rec­ti­fi­car el rum­bo de los ban­cos del Es­ta­do, don­de el ma­no­seo de las ac­tas y otros re­gis­tros es inacep­ta­ble. La in­ves­ti­ga­ción no pue­de ce­rrar sin ver­ter luz so­bre es­te pun­to y si, en efec­to hu­bo dos ver­sio­nes, es pre­ci­so sa­ber quién dio la or­den, por­que ese da­to tam­bién se­ría de in­te­rés de la Fis­ca­lía. Pa­ra des­pe­jar las du­das, los dipu­tados po­drían exi­gir las gra­ba­cio­nes de la se­sión, re­cien­te­men­te de­cla­ra­das se­cre­tas por la Jun­ta Di­rec­ti­va, aun­que la Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal opi­na lo con­tra­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.