Pá­ja­ros cua­tro ojos can­tan en ‘dia­lec­to’ se­gún el ‘ba­rrio’ don­de ha­bi­ten

La Nacion (Costa Rica) - - ALDEA GLOBAL - Mi­che­lle So­to M. mso­to@na­cion.com

“EN COS­TA RI­CA, UN PAÍS CON TAN­TA BIO­DI­VER­SI­DAD, EL ES­TU­DIO DE MI­CRO­OR­GA­NIS­MOS PUE­DE SER DE IN­TE­RÉS POR­QUE UNO SE PUE­DE TO­PAR CON AL­GUNO QUE PUE­DA TE­NER UNA APLI­CA­CIÓN CO­MO FÁR­MA­CO O EN­ZI­MA IN­DUS­TRIAL. Max Cha­va­rría Quí­mi­co y bió­lo­go mo­le­cu­lar

“AL VI­VIR EN PAR­CHES DE VE­GE­TA­CIÓN, CO­MO CAFETALES Y CHARRALES, QUE ES­TÁN SE­PA­RA­DOS EN­TRE SÍ, LOS GRU­POS DE AVES DESA­RRO­LLAN UN DIA­LEC­TO. EN OTRAS PA­LA­BRAS, LOS CAN­TOS SE PA­RE­CEN MÁS EN­TRE IN­DI­VI­DUOS DEL MIS­MO GRU­PO QUE LOS DE OTRO, A PE­SAR DE SER LA MIS­MA ES­PE­CIE. Luis San­do­val Or­ni­tó­lo­go

Las aves co­no­ci­das co­mo cua­tro ojos que vi­ven en la Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria Ro­dri­go Fa­cio, de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca (UCR), en San Pe­dro de Mon­tes de Oca, can­tan de ma­ne­ra dis­tin­ta a los pá­ja­ros de la mis­ma es­pe­cie que ha­bi­tan en las Ins­ta­la­cio­nes De­por­ti­vas de di­cha ca­sa de en­se­ñan­za.

“En tan so­lo 500 me­tros, ya te­ne­mos va­ria­cio­nes. Es­tas aves lle­gan al pun­to de desa­rro­llar ba­rrios y ca­da uno tie­ne su pro­pio dia­lec­to”, co­men­tó Luis San­do­val, or­ni­tó­lo­go de la UCR.

El in­ves­ti­ga­dor no­tó el mis­mo com­por­ta­mien­to en los otros dos si­tios de mo­ni­to­reo: el Jar­dín Bo­tá­ni­co Lan­kes­ter y el sec­tor de Heredia.

San­do­val tra­ba­ja con el cua­tro ojos des­de el 2004. Es­ta es una es­pe­cie del Va­lle Cen­tral, que se en­cuen­tra en­tre los 600 y 2.000 me­tros so­bre el ni­vel del mar. Sue­le vi­vir en cafetales y charrales, los cua­les es­tán des­apa­re­cien­do de­bi­do a la ex­pan­sión ur­ba­nís­ti­ca y, con ello, el ave es­tá per­dien­do su há­bi­tat.

La es­pe­cie ofre­ce una se­rie de ven­ta­jas de in­ves­ti­ga­ción: es fá­cil de cap­tu­rar, vi­ve en el mis­mo te­rri­to­rio por mu­chos años y eso per­mi­te rea­li­zar mo­ni­to­reo en el lar­go pla­zo; ade­más, cuan­do las hem­bras y los ma­chos can­tan due­tos, lo ha­cen con una vo­ca­li­za­ción es­pe­cí­fi­ca.

“Eso me per­mi­te ver si los due­tos su­fren las mis­mas pre­sio­nes que los can­tos, los cua­les so­lo rea­li­zan los ma­chos, con el fin de atraer hem­bras. En otras es­pe­cies, es muy di­fí­cil dis­tin­guir en­tre due­tos y can­tos, pe­ro los cua­tro ojos uti­li­zan vo­ca­li­za­cio­nes di­fe­ren­tes en ca­da ca­so”, ex­pli­có San­do­val.

El or­ni­tó­lo­go fue ga­lar­do­na­do con el Pre­mio TWAS-Co­ni­cit 2017 por es­te es­tu­dio.

Can­to se­gún el área. San­do­val ini­ció su in­ves­ti­ga­ción ave­ri­guan­do si el há­bi­tat in­flu­ye en las vo­ca­li­za­cio­nes del cua­tro ojos; es­pe­cí­fi­ca­men­te, que­ría sa­ber si es­te va­ría su can­to cuan­do pa­sa de una zo­na abier­ta (po­tre­ro) a una don­de la ve­ge­ta­ción es abun­dan­te (bos­que).

“Que­ría sa­ber si el cho­que del so­ni­do con­tra la ve­ge­ta­ción lo de­gra­da­ba y, por tan­to, las vo­ca­li­za­cio­nes ten­dían a cam­biar y por eso las aves de bos­que can­ta- ban de una for­may las de po­tre­ro, de otra”, na­rró el bió­lo­go.

Em­pe­ro, el re­sul­ta­do no fue el es­pe­ra­do: el es­tu­dio con­clu­yó que el há­bi­tat no afec­ta la es­truc­tu­ra de las vo­ca­li­za­cio­nes.

En­ton­ces, San­do­val se pre­gun­tó si se­ría una cues­tión de apren­di­za­je. “Y pa­re­ce que sí. Al vi­vir en par­ches de ve­ge­ta­ción, co­mo cafetales y charrales, que es­tán se­pa­ra­dos en­tre sí, los gru­pos de aves desa­rro­llan un dia­lec­to. En otras pa­la­bras, los can­tos se pa­re­cen más en­tre in­di­vi­duos del mis­mo gru­po que los de otro , a pe­sar de ser la mis­ma es­pe­cie”, ex­pli­có.

El apren­di­za­je si­gue sien­do la ex­pli­ca­ción más fuer­te, aun­que aún se ig­no­ra en qué mo­men­to ocu­rre.

“No sa­be­mos si los hi­jos apren­den de los pa­pás o si, al lle­gar a un ba­rrio nue­vo, lle­van­do con­si­go ‘pa­la­bras’ nue­vas, se em­pie­zan a usar esas ‘pa­la­bras’. Tam­bién pue­de ser que el in­di­vi­duo lle­gue al ba­rrio ig­no­ran­do el dia­lec­to y lue­go lo apren­de. Eso es lo que es­ta­mos ana­li­zan­do en es­te mo­men­to”, de­ta­lló el ex­per­to. ■

MAYELA LÓ­PEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.