Ins­ta­gram da pis­tas so­bre de­pre­sión en usua­rios

Per­so­nas con ese pa­de­ci­mien­to op­tan por co­lo­res me­nos cá­li­dos

La Nacion (Costa Rica) - - ALDEA GLOBAL - Mon­se­rrath Var­gas L. mo­var­gas@na­cion.com

La fa­mo­sa red so­cial de fo­to­gra­fías Ins­ta­gram pue­de dar pis­tas de cuán­do una per­so­na es­tá su­frien­do de­pre­sión.

Así lo re­ve­ló un es­tu­dio ela­bo­ra­do con apren­di­za­je de má­qui­nas ( ma­chi­ne lear­ning) por la Uni­ver­si­dad de Ver­mont, Es­ta­dos Uni­dos.

Se­gún la in­ves­ti­ga­ción, las fo­to­gra­fías con to­na­li­da­des gri­ses y que mues­tran me­nos ros­tros son se­ña­les que las per­so­nas de­pri­mi­das de­jan en sus fo­tos de ma­ne­ra in­cons­cien­te.

“Es­to apun­ta ha­cia un nue­vo mé­to­do pa­ra la de­tec­ción pre­coz de la de­pre­sión y otras en­fer­me­da­des men­ta­les”, ex­pli­có Ch­ris Dan­forth, pro­fe­sor de esa uni­ver­si­dad.

El es­tu­dio. La in­ves­ti­ga­ción se pu­bli­có en la re­vis­ta EPJ Da­ta

Scien­ce y el al­go­rit­mo crea­do tie­ne un gra­do de con­fia­bi­li­dad de 70%, fren­te al 42% del diag­nós­ti­co de de­pre­sión que ha­cen los mé­di­cos ge­ne­ra­les.

El es­tu­dio se hi­zo con 166 per­so­nas, a las cua­les se les so­li­ci­tó com­par­tir su per­fil de Ins­ta­gram, del que se ob­tu­vie­ron 43.950 fo­tos. Ade­más, se les pi­dió in­for­mar so­bre su his­to­rial de sa­lud men­tal.

De los in­di­vi­duos in­vo­lu­cra­dos en el es­tu­dio, la mi­tad re­por­ta­ron ha­ber es­ta­do clí­ni­ca­men­te de­pri­mi­dos en los úl­ti­mos tres años.

Los in­ves­ti­ga­do­res con­si­de­ra­ron as­pec­tos co­mo el bri­llo y los fil­tros ele­gi­dos en las fo­tos.

Los participantes que go­za­ban de bue­na sa­lud men­tal ten­dían a es­co­ger fil­tros co­mo Va­len­cia, el cual se des­ta­ca por las to­na­li­da­des cá­li­das y bri­llan­tes. En tan­to, las per­so­nas de­pri­mi­das op­ta­ban por al­ter­na­ti­vas­de fil­tro co­mo Ink­well, ba­sa­das en to­nos de blan­co y ne­gro.

El mo­de­lo compu­tacio­nal pu­do de­tec­tar sig­nos de de­pre­sión an­tes de la fe­cha en que la per­so­na re­ci­bió el diag­nós­ti­co.

Ade­más, los cien­tí­fi­cos de­ter­mi­na­ron que “me­nos ros­tros pre­sen­tes en las fo­to­gra­fías pue­den ser un in­di­ca­dor de que los usua­rios de­pri­mi­dos in­ter­ac­túan en en­tor­nos más pe­que­ños”; es de­cir, que tie­nen me­nos con­tac­to con per­so­nas, se­ña­ló el coau­tor de la in­ves­ti­ga­ción An­drew Ree­ce, de la Uni­ver­si­dad de Har­vard.

Ayu­da. En fe­bre­ro pa­sa­do, otro es­tu­dio, de la Uni­ver­si­dad de Dre­xel, Es­ta­dos Uni­dos, en­con­tró que Ins­ta­gram­se ha­con­ver­ti­do en un re­fu­gio pa­ra per­so­nas que desean com­par­tir in­for­ma­ción sen­si­ble so­bre sí mis­mas y en­con­trar ayu­da.

Los in­ves­ti­ga­do­res ana­li­za­ron 95.000 fo­tos que te­nían la eti­que­ta o hash­tag #de­pres­sion (de­pre­sión, en es­pa­ñol). Es­tas fue­ron pu­bli­ca­das por un to­tal de 25.000 usua­rios.

Los in­ves­ti­ga­do­res apun­ta­ron que las preo­cu­pa­cio­nes por la ima­gen cor­po­ral y la sa­lud fí­si­ca o men­tal son es­tig­ma­ti­za­das y con fre­cuen­cia pro­vo­can res­pues­tas ne­ga­ti­vas cuan­do se com­par­ten con otros. Em­pe­ro, cuan­do se pu­bli­can en Ins­ta­gram ha­llan so­li­da­ri­dad. ■

CH­RIS DAN­FORTH PA­RA LN.

El es­tu­dio re­ve­la que per­so­nas con sín­to­mas de de­pre­sión es­co­gen fo­tos y fil­tros me­nos bri­llan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.