EN­FO­QUE

La Nacion (Costa Rica) - - PÁGINA QUINCE - Jor­ge Var­gas Cu­llell POLITÓLOGO

L lue­ve só­li­do y, co­mo es inevi­ta­ble, se va la luz. Oi­go una si­re­na al fon­do: de­be ser una am­bu­lan­cia que se con­tor­sio­na en­tre la pre­sa pa­ra lle­gar al si­tio del enési­mo ac­ci­den­te de trán­si­to. Se­gu­ro que otro mo­to­ci­clis­ta ya­ce ti­ra­do en el pa­vi­men­to. La os­cu­ra­na me trae es­te re­cuer­do: días atrás, mien­tras es­pe­ra­ba la luz del se­má­fo­ro, ob­ser­vé un au­to cir­cu­lan­do en re­ver­sa por el ca­rril rá­pi­do de la au­to­pis­ta, allá por elae­ro­puer­to. Co­mo el se­ñor se sal­tó la sa­li­da que que­ría to­mar y le dio pe­re­za ir a dar la vuel­ta, en­men­dó su error por la vía fá­cil: se de­vol­vió a “tra­se­ro pe­lao”. Lue­go, una vez lo­gra­do su ob­je­ti­vo, la lio de nue­vo: se sal­tó el se­má­fo­ro en ro­jo y se per­dió a to­do me­ter por la ca­lle de La Can­de­la.

Es la me­ga­in­frac­ción de trán­si­to de to­dos los tiem­pos. O mien­to. Qui­zá­mu­chos ha­brán vis­to (o he­cho) co­sas peo­res. En el ca­rro iban, por cier­to, va­rios ni­ños. Sus hi­jos, su­pon­go. Por su­pues­to queu­no­qui­sie­ra ser un su­per­hé­roe, el Ven­ga­dor So­li­ta­rio, con ca­pa y to­do, quitarle la li­cen­cia de por vi­da, con­fis­car­le el ca­rro, re­ga­ñar­lo fren­te a sus hi­jos... y na­da de trom­pas. To­do en una y un “cos­co”, ade­más.

Sue­ños de opio. ¿Por quéun ti­po se pa­sa por el fo­rro to­das las nor­mas de trán­si­to y po­ne en pe­li­gro la vi­da de tan­tos? Un psi­có­lo­go di­ría que, sien­do es­te un mun­do in­cier­to, gen­te así bus­ca la gra­ti­fi­ca­ción in­me­dia­ta, no im­por­ta qué. Un so­ció­lo­go ri­pos­ta­rá que el pro­ble­ma es la ero­sión de las nor­mas so­cia­les, lo que cau­sa la emer­gen­cia de an­ti­va­lo­res. Un politólogo ar­gu­men­ta­rá que cuan­do la pro­ba­bi­li­dad de san­ción es­muy ba­ja, es de es­pe­rar que las per­so­nas ex­pan­dan el ám­bi­to de su po­der per­so­nal has­ta don­de pue­den.

To­do pue­de ser y otras dis­ci­pli­nas po­drían agre­gar su pers­pec­ti­va. Las neu­ro­cien­cias po­drían de­cir que el ca­blea­do de nues­tro ce­re­bro ha­ce que, en cier­tas si­tua­cio­nes, se su­pri­man los me­ca­nis­mos de va­lo­ra­ción del pe­li­gro.

La pre­gun­ta­de fon­do es, sin em­bar­go: ¿cuál es la res­pues­ta so­cial apro­pia­da? Si el su­per­hé­roe no exis­te (¿dón­de es­tás Su­per­man, ven­ce­dor del mal?) y no po­de­mos po­ner po­li­cías en ca­da es­qui­na; si la gen­te ya va a la es­cue­la, ¿qué ha­cer, di­go, apar­te de llo­rar por la le­che de­rra­ma­da?

Mien­tras da­mos en el cla­vo, sé que si pu­sié­ra­mos cá­ma­ras en los es­pa­cios pú­bli­cos y pu­die­ran im­po­ner­se cas­ti­gos por es­ta vía, mi­les cae­rían (cae­ría­mos) y, en­ton­ces, bien cas­ti­ga­dos, no nos ha­ría tan­ta gra­cia se­guir con el jol­go­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.