Mon­tes sub­ma­ri­nos cau­sa­ron el sis­mo de 6,9

Pa­ro car­día­co ma­tó a un ama de ca­sa y a un alumno de Me­di­ci­na

La Nacion (Costa Rica) - - PORTADA - Juan Fer­nan­do La­ra S. jla­ra@nacion.com

El sis­mo ocu­rri­do la no­che del do­min­go se de­bió a la fric­ción que ejer­cen los mon­tes ma­ri­nos de la pla­ca de Co­cos cuan­do se su­mer­gen de­ba­jo de la pla­ca Ca­ri­be, so­bre la cual es­tá Cos­ta Ri­ca.

Al acu­mu­lar­se su­fi­cien­te ener­gía por el em­pu­je de am­bas pla­cas, una con­tra otra, la ener­gía li­be­ra­da se tra­du­ce en tem­blo­res. Así lo ex­pli­có la sis­mó­lo­ga Ivon­ne Arro­yo, de la Red Sis­mo­ló­gi­ca Na­cio­nal (RSN), de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca.

El mo­vi­mien­to prin­ci­pal del do­min­go a las 8:28 p. m., de 6,9 gra­dos –se­gún el Ob­ser­va­to­rio Vul­ca­no­ló­gi­co y Sis­mo­ló­gi­co de Cos­ta Ri­ca (Ovsicori)–, acu­mu­la ca­si 100 ré­pli­cas, de acuer­do con la RSN.

Zo­na muy ac­ti­va. Esa en­ti­dad si­tuó el epi­cen­tro en aguas del Pa­cí­fi­co cen­tral, es­pe­cí­fi­ca­men­te fren­te a Ja­có, en Ga­ra­bi­to, Pun­ta­re­nas.

Arro­yo de­ta­lló que la re­gión del Pa­cí­fi­co cen­tral es una de las zo­nas más ac­ti­vas del país. Allí, el re­lie­ve de la pla­ca del Co­co se ca­rac­te­ri­za por nu­me­ro­sos mon­tes sub­ma­ri­nos.

Se cree que, al hun­dir­se las mon­ta­ñas ba­jo la pla­ca Ca­ri­be, es­tas zo­nas se com­por­tan co­mo as­pe­re­zas, don­de se acu­mu­la ener­gía y se fre­na tem­po­ral­men­te el co­rri­mien­to de am­bas pla­cas con­ti­nen­ta­les. Es­ta es la ra­zón, ex­pli­có Arro­yo, por la cual se ge­ne­ran sis­mos de mag­ni­tud in­ter­me­dia, co­mo el que se sin­tió en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal e in­clu­so en paí­ses ve­ci­nos. Exis­ten re­gis­tros his­tó­ri­cos de sis­mos de mag­ni­tu­des má­xi­mas de 7,0 gra­dos, co­mo el te­rre­mo­to de Có­bano, el 25 de mar­zo de 1990; el te­rre­mo­to de Que­pos, en agos­to de 1999, con 6,9 gra­dos, y el de Osa (ju­nio del 2002), de 6,4 gra­dos.

Con­di­cio­nes in­va­ria

bles. Tal com­por­ta­mien­to sís­mi­co, ase­gu­ran ex­per­tos, es el que siem­pre ha ca­rac­te­ri­za­do el país y se pre­vé que se­gui­rá in­va­ria­ble.

“El com­por­ta­mien­to de es­tas pla­cas con­ti­nua­rá igual. En la par­te cen­tral del país, hay una se­rie de mon­tes sub­ma­ri­nos que, cuan­do se sub­du­ce Co­co por de­ba­jo de Ca­ri­be, esas as­pe­re­zas blo­quean es­tos gran­des blo­ques tec­tó­ni­cos en esas zo­nas de mon­tes.

”Eso, has­ta que el mo­vi­mien­to de las pla­cas las li­be­ra con fuer­za y te­ne­mos sis­mos”, con­fir­mó Mau­ri­cio Mo­ra, sis­mó­lo­go de la RSN.

Por su par­te, Ja­vie­rPa­che­co, sis­mó­lo­go del Ovsicori, ase­gu­ra que la in­ter­ac­ción de pla­cas en la re­gión no ha va­ria­do en va­rios mi­llo­nes de años.

“El com­por­ta­mien­to sís­mi­co de ha­ce va­rios si­glos y de va­rios si­glos ha­cia ade­lan­te, se­rá si­mi­lar. No se es­pe­ra, ni se ve, un cam­bio de nin­gún sen­ti­do. La ve­lo­ci­dad de con­ver­gen­cia en­tre am­bas pla­cas es la mis­ma: en­tre sie­te y nue­ve cen­tí­me­tros al año”, de­ta­lló.

Enel fu­tu­ro, se­ña­lóPa­che­co, los ha­bi­tan­tes del país po­drán es­pe­rar sis­mos por sub­duc­ción si­mi­la­res en fuer­za al ex­pe­ri­men­ta­do es­te do­min­go por la no­che.

El al­cal­de del cantón de Ga­ra­bi­to, To­bías Mu­ri­llo, ase­gu­ró es­te lu­nes que el fuer­te sis­mo ori­gi­na­do en esa zo­na la no­che del­do­min­go, no cau­só­da­ño­sa nin­gún edi­fi­cio en Ja­có, don­de hay in­mue­bles de gran al­tu­ra.

“El tem­blor es pa­ra gran­des con­se­cuen­cias, pe­ro de­mos­tró que la par­te cons­truc­ti­va so­por­ta. Hay edi­fi­cios de 19 y 17 pi­sos y no les pa­só na­da”, ma­ni­fes­tó el je­rar­ca mu­ni­ci­pal.

De acuer­do con in­for­ma­ción del Ob­ser­va­to­rio Vul­ca­no­ló­gi­co y Sis­mo­ló­gi­co de Cos­ta Ri­ca (Ovsicori), se tra­tó de un sis­mo de 6,9 gra­dos, el cual se re­gis­tró a las 8:28 p. m. El epi­cen­tro se lo­ca­li­zó 15 ki­ló­me­tros al su­roes­te de Es­te­ri­llos, en el ve­cino cantón de Pa­rri­ta.

Al mo­vi­mien­to prin­ci­pal le si­guie­ron ré­pli­cas, in­clu­so por en­ci­ma de los cua­tro gra­dos.

Eva­cua­ción pre­ven­ti­va. Car­los Hi­dal­go, vo­ce­ro de la Fuer­za Pú­bli­ca, con­fir­mó que ofi­cia­les par­ti­ci­pa­ron en la eva­cua­ción de los con­do­mi­nios Ja­có Bay. No obs­tan­te, el al­cal­de acla­ró que se tra­tó de una­me­di­da pre­ven­ti­va, pues a al­gu­nas pa­re­des se les ca­yó el re­ves­ti­mien­to.

Su­pues­ta­men­te, los in­qui­li­nos po­dían vol­ver a sus ho­ga­res es­te lu­nes.

Mu­ri­llo ade­lan­tó que pe­di­rá ayu­da a la Co­mi­sión Na­cio­nal de Emer­gen­cias (CNE) pa­ra ins­pec­cio­nar el puen­te so­bre el río Gran­de de Tár­co­les, al tra­tar­se de una estructura gran­de y vie­ja.

El sis­mo pro­vo­có pá­ni­co en­tre los ha­bi­tan­tes del Pa­cí­fi­co cen­tral, pues, en mu­chos ca­sos, se que­da­ron sin luz y pre­sen­cia­ron caí­da de ob­je­tos.

En al me­nos una ca­sa, com­pro­bóLa Na­ción, ce­dió una ta­pia y par­te de un te­cho, mien­tras que en al­gu­nos su­per­mer­ca­dos se ca­yó gran can­ti­dad de mer­ca­de­ría, sin que se pre­ci­sa­ran pér­di­das.

La emer­gen­cia, ade­más, se­ría la cau­sa de que dos per­so­nas mu­rie­ran de un in­far­to. Uno de los ca­sos ocu­rrió en Ja­có y otro en Váz­quez de Co­ro­na­do, San Jo­sé.

ALON­SO TE­NO­RIO

El tem­blor de Ja­có bo­tó la ta­pia de una ca­sa en ba­rrio Guá­ci­mo, en esa lo­ca­li­dad. El sis­mo y sus ré­pli­cas co­bra­ron la vi­da de dos per­so­nas.

ALON­SO TE­NO­RIO

In­mue­bles de al­tu­ra con­si­de­ra­ble so­por­ta­ron la sa­cu­di­da del tem­blor en Ja­có.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.