Es­tu­dian­te y ama de ca­sa fa­lle­cie­ron a cau­sa del sis­mo

La Nacion (Costa Rica) - - SUCESOS & JUDICIALES - Eillyn Ji­mé­nez B., Da­nie­la Cer­das E. y Kat­he­ri­ne Cha­ves R. eillyn.ji­me­nez@nacion.com

Jean Car­los Zú­ñi­ga, de 24 años y es­tu­dian­te de Me­di­ci­na, pu­so a sal­vo a dos de sus so­bri­nas es­te do­min­go, cuan­do ocu­rrió el tem­blor de 6,9 gra­dos que afec­tó el país. Lue­go se des­va­ne­ció en la puer­ta de su ca­sa, pro­duc­to del pri­mer pa­ro car­dio­rres­pi­ra­to­rio que su­frió esa no­che.

Mi­nu­tos des­pués, an­tes de in­gre­sar a la Clí­ni­ca de Co­ro­na­do, los pa­ra­mé­di­cos re­gis­tra­ron un se­gun­do pa­ro y, por más que in­ten­ta­ron re­ani­mar­lo a lo lar­go de 45 mi­nu­tos, el jo­ven mu­rió.

Su her­ma­na, Adriana Zú­ñi­ga, con­tó, es­te lu­nes por la tar­de, que des­de pe­que­ño, Jean Car­los mos­tró fo­bia a los tem­blo­res y, aun­que so­lía des­ma­yar­se cuan­do ocu­rría uno, nun­ca ha­bía pre­sen­ta­do sín­to­mas­tan gra­ves co­mo los del do­min­go.

“Cuan­do ocu­rrió el tem­blor (de 6,9 gra­dos), lo pri­me­ro que él hi­zo fue ir al cuar­to de mis hi­jas, aga­rrar­las y traer­las con él a un lu­gar se­gu­ro, ba­jo el mar­co de la puer­ta. Lue­go se des­ma­yó, le pa­sa­mos al­cohol por la na­riz, pe­ro se pu­so mo­ra­do y, por más que tra­ta­mos de que vol­vie­ra, no se pu­do”, con­tó Zú­ñi­ga.

In­far­to mor­tal. La otra víc­ti­ma del tem­blor fue una mu­jer de 55 años, ama de ca­sa, lla­ma­da Te- resa Via­les. Ella vi­vía en Barrran­ca, Pun­ta­re­nas, y mu­rió de un in­far­to al mo­men­to del sis­mo.

Se­gún Jor­li­ne Que­sa­da, alle­ga­da a la víc­ti­ma, Via­les es­ta­ba de pa­seo don­de su hi­ja, en ba­rrio Los Cho­los, en Ja­có. La se­ño­ra pa­de­cía del co­ra­zón.

“Ella vino ayer (do­min­go) co­mo a las 6 p. m. y la hi­ja no es­ta­ba. La ca­sa es­ta­ba so­la, pe­ro ella lo­gró en­trar y los es­pe­ró aden­tro. No sé por cuán­to tiem­po se iba a que­dar, pe­ro sí de fi­jo iba a pa­sar la no­che aquí; traía una ma­le­ti­ta gran­de.

”Era muy tran­qui­la y no se asus­ta­ba fá­cil­men­te; por eso no en­ten­de­mos bien qué pa­só”, di­jo Que­sa­da.

Por la tar­de de es­te lu­nes, la hi­ja de un hom­bre fa­lle­ci­do el do­min­go, cu­ya­muer­te, en prin­ci­pio, se atri­bu­yó al sis­mo, des­car­tó que su pa­pá mu­rie­ra a cau­sa del tem­blor, pues, se­gún con­tó, él su­frió un in­far­to an­tes de que se pro­du­je­ra el mo­vi­mien­to te­lú­ri­co.

Se tra­ta de Al­ber­to Se­gu­ra Gu­tié­rrez, de 55 años, quien es­ta­ba en Ja­có ce­le­bran­do su cum­plea­ños y pa­de­ció un in­far­to cer­ca de las 8p. m. Una­vez en un cen­tro mé­di­co, ocu­rrió el tem­blor y, po­co des­pués, de acuer­do con los mé­di­cos, Se­gu­ra pe­re­ció. Él era el di­rec­tor de la Es­cue­la de In­for­má­ti­ca de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal.

ME­LIS­SA FER­NÁN­DEZ

ALON­SO TE­NO­RIO

El otro de­ce­so atri­bui­do al even­to tec­tó­ni­co su­ce­dió en ba­rrio Los Cho­los, en Ja­có. La víc­ti­ma fue Te­re­sa Via­les, de 55 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.