Du­ro re­to del ca­len­ta­mien­to glo­bal

La Nacion (Costa Rica) - - PORTADA -

Nin­guno de los gran­des paí­ses in­dus­tria­li­za­dos pu­do va­na­glo­riar­se de es­tar en ru­ta a cum­plir obli­ga­cio­nes ad­qui­ri­das en Pa­rís.

Nin­guno de los gran­des paí­ses in­dus­tria­li­za­dos pu­do va­na­glo­riar­se de es­tar en ru­ta al cum­pli­mien­to de las obli­ga­cio­nes ad­qui­ri­das en Pa­rís so­bre emi­sión de ga­ses En nin­gún mo­men­to en­ca­ró la hu­ma­ni­dad una ame­na­za co­mún tan for­mi­da­ble y en nin­gu­na otra épo­ca se hi­zo tan ne­ce­sa­ria la uni­dad de to­dos los paí­ses

A ini­cios de mes,

13 agen­cias gu­ber­na­men­ta­les de los Es­ta­dos Uni­dos pu­bli­ca­ron un in­for­me con­jun­to que atri­bu­ye bue­na par­te del ca­len­ta­mien­to glo­bal a las ac­cio­nes hu­ma­nas. La di­fu­sión del do­cu­men­to fue apro­ba­da por la Ca­sa Blan­ca mien­tras los ope­ra­do­res po­lí­ti­cos de la ad­mi­nis­tra­ción Trump in­sis­ten en de­fen­der la te­sis con­tra­ria o, cuan­do me­nos, en po­ner­la en du­da pa­ra jus­ti­fi­car el des­man­te­la­mien­to de las po­lí­ti­cas con­tra las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro.

Los go­ber­nan­tes es­ta­dou­ni­den­ses ha­cen oí­dos sor­dos a sus pro­pios cien­tí­fi­cos, en­tre los cua­les fi­gu­ran mu­chos de pro­mi­nen­cia mun­dial, pe­ro no en­tor­pe­cie­ron la cir­cu­la­ción del in­for­me. El he­cho lla­ma la aten­ción, no so­lo por la con­tra­dic­ción en­tre cien­cia y po­lí­ti­ca, si­no­por­que el­cam­bio de­di­rec­ción co­men­zó, pre­ci­sa­men­te, por la su­pre­sión de in­for­ma­ción re­la­cio­na­da con el ca­len­ta­mien­to glo­bal en los si­tios ofi­cia­les del go­bierno es­ta­dou­ni­den­se. El do­cu­men­to, lla­ma­do Va­lo­ra­ción na­cio­nal del cli­ma ( Na­tio­nal

Cli­ma­te As­sess­ment) se con­fec­cio­na ca­da cua­tro años por en­car­go de­lPo­der Le­gis­la­ti­vo yno so­lo re­co­ge las te­sis de cien­tos de ex­per­tos gu­ber­na­men­ta­les, sino tam­bién de aca­dé­mi­cos. Fi­nal­men­te, se le so­me­te a re­vi­sión de la Aca­de­mia Na­cio­nal de las Cien­cias. Fren­te a eso, pa­li­de­cen las des­acre­di­ta­das te­sis de un pu­ña­do de con­fe­ren­cis­tas ci­ta­dos, una y otra vez, por los es­cép­ti­cos del cam­bio cli­má­ti­co.

Se­gún el in­for­me, en poco más de un si­glo la tem­pe­ra­tu­ra pro­me­dio subió 1,8 gra­dos Fah­ren­heit. En con­se­cuen­cia, he­mos si­do tes­ti­gos de con­di­cio­nes ex­tre­mas y fe­nó­me­nos cli­má­ti­cos nun­ca an­tes vis­tos. Los ex­per­tos ha­blan ca­da vez con­ma­yor cla­ri­dad. El in­for­me de las agen­cias gu­ber­na­men­ta­les es­ta­dou­ni­den­ses ca­li­fi­ca de “inequí­vo­ca” la ten­den­cia al ca­len­ta­mien­to y des­car­ta la exis­ten­cia de ex­pli­ca­cio­nes dis­tin­tas de la ac­ti­vi­dad hu­ma­na.

La ac­tual tem­po­ra­da de hu­ra­ca­nes y sus ex­tra­or­di­na­rias ma­ni­fes­ta­cio­nes ilus­tran el pun­to. Tam­bién ali­men­tan el de­ba­te po­lí­ti­co, des­pier­tan in­te­rés por la cien­cia y des­acre­di­tan a quie­nes la nie­gan. Pe­ro fal­ta mu­cho por ha­cer. En la con­fe­ren­cia anual so­bre cam­bio cli­má­ti­co ce­le­bra­da en Bonn, nin­guno de los gran­des paí­ses in­dus­tria­li­za­dos pu­do va­na­glo­riar­se de es­tar en ru­ta al cum­pli­mien­to de las obli­ga­cio­nes ad­qui­ri­das dos años an­tes, en Pa­rís, don­de la cos­ta­rri­cen­se Ch­ris­tia­na Fi­gue­res desem­pe­ñó un pa­pel de gran im­por­tan­cia.

Se­gún los cien­tí­fi­cos, la hu­ma­ni­dad no pue­de dar­se el lu­jo de per­mi­tir un al­za de dos gra­dos Cel­sius por en­ci­ma de los pro­me­dios de la era prein­dus­trial. En ese pun­to, los cam­bios cli­má­ti­cos se­rán drás­ti­cos, con gra­ves consecuencias en to­do el pla­ne­ta. Los acuer­dos de Pa­rís in­clu­yen me­tas de re­duc­ción de emi­sio­nes acep­ta­das por unos 200 paí­ses, pe­ro nin­guno de los prin­ci­pa­les mar­cha al rit­mo ne­ce­sa­rio pa­ra lo­grar­las y ese se­ría ape­nas un pri­mer pa­so, por­que las me­tas es­ta­ble­ci­das siem­pre fue­ron con­si­de­ra­das in­su­fi­cien­tes.

Siae­se pa­no­ra­ma­sea­ña­deel des­dén del prin­ci­pal­con­ta­mi­nan­te per cá­pi­ta del pla­ne­ta, que ame­na­za con aban­do­nar los acuer­dos de Pa­rís, so­bran mo­ti­vos de preo­cu­pa­ción. En nin­gún mo­men­to en­ca­ró la hu­ma­ni­dad una ame­na­za co­mún tan for­mi­da­ble y en nin­gu­na otra épo­ca se hi­zo tan ne­ce­sa­ria la uni­dad de to­dos. Por eso es im­por­tan­te la in­sis­ten­cia de cien­tí­fi­cos, or­ga­ni­za­cio­nes y go­bier­nos, in­clu­so de na­cio­nes pe­que­ñas, co­mo la nues­tra. La con­tri­bu­ción cos­ta­rri­cen­se a las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro es, com­pa­ra­ti­va­men­te, muy pe­que­ña, pe­ro es­ta­mos lla­ma­dos a dar el ejem­plo, en­tre otras ra­zo­nes por­que nues­tra par­ti­ci­pa­ción en el su­fri­mien­to cau­sa­do por los efec­tos ne­ga­ti­vos es, esa sí, muy­gran­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.