Vo­tan­tes de en­tre 30 y 59 años son de­ci­si­vos en pró­xi­mos co­mi­cios

APer­so­nas en ese ran­go re­pre­sen­tan el 54% del pa­drón del 4 de fe­bre­ro

La Nacion (Costa Rica) - - EL PAÍS - Ge­rar­do Ruiz R. ge­rar­do.ruiz@na­cion.com

“AL DE­BI­LI­TAR­SE LAS IDEN­TI­DA­DES PARTIDARIAS, LOS VO­TAN­TES DE MA­YOR EDAD ACU­DEN ME­NOS A LAS UR­NAS QUE EN EL PA­SA­DO. A SU VEZ, LOS JÓ­VE­NES, AL IN­TE­GRAR­SE AL ELEC­TO­RA­DO, EN­CUEN­TRAN UN AMBIENTE DE ES­CA­SA PAR­TI­CI­PA­CIÓN. ‘In­for­me Es­ta­do de la Na­ción’

A di­fe­ren­cia de lo que ocu­rría en las elec­cio­nes de los años ochen­ta y no­ven­ta, ya no son los jó­ve­nes con cé­du­la re­cién emi­ti­da, y ni si­quie­ra los me­no­res de 30 años quie­nes lle­van el pe­so de los co­mi­cios en el país.

Aho­ra son los adul­tos de en­tre 30 y 59 años los más de­ter­mi­nan­tes. Ellos po­drán in­cli­nar la ba­lan­za pa­ra es­co­ger al pró­xi­mo pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca y alos 57 dipu­tados de­lCon­gre­so, el 4 de fe­bre­ro del 2018.

Mien­tras que, en 1986, el vo­tan­te pro­me­dio te­nía 37 años, hoy tie­ne 42.

Así lo evi­den­cia el In­for­me

del Es­ta­do de la Na­ción, que es­te mar­tes pre­sen­tó su es­tu­dio co­rres­pon­dien­te al 2017.

Se­gún la in­ves­ti­ga­ción, aus­pi­cia­da por el Con­se­jo Na­cio­nal de Rec­to­res (Co­na­re), el vi­ra­je en la dis­tri­bu­ción eta­ria de los vo­tan­tes se de­be al pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to de la so­cie­dad cos­ta­rri­cen­se.

En 1986, el pa­drón elec­to­ral es­ta­ba do­mi­na­do por el gru­po que te­nía en­tre 18 y 34 años, mien­tras que en las úl­ti­mas elec­cio­nes na­cio­na­les, en el 2014, el gru­po de en­tre 44 y 54 años les dis­pu­tó la he­ge­mo­nía a los jó­ve­nes, no so­lo en can­ti­dad, sino, ade­más, en par­ti­ci­pa­ción en los pro­ce­sos elec­to­ra­les.

Se­gún el pa­drón elec­to­ral que se uti­li­za­rá en el 2018, las per­so­nas de 30 a 59 años re­pre­sen­ta­rán el 54% del to­tal de vo­tan­tes, mien­tras que los que tie­nen en­tre 18 y 29, el 28%. En nú- me­ros ab­so­lu­tos, se tra­ta de ca­si 1,8 mi­llo­nes de per­so­nas fren­te a 930.000.

Van más a ur­nas. Ade­más, al cru­zar la can­ti­dad de per­so­nas con el ni­vel de par­ti­ci­pa­ción en las elec­cio­nes del 2014, el pe­so que lle­va­rían las per­so­nas de en­tre 30 y 59 años es aún ma­yor por­que ellos son me­nos abs­ten­cio­nis­tas que los jó­ve­nes.

En­tre los me­no­res de 29 años, el abs­ten­cio­nis­mo fue de ca­si un 35%, mien­tras que en­tre las per­so­nas de 60 a 69 años, se abs­tu­vo de vo­tar un 28%.

Al cru­zar pa­drón con ni­vel de par­ti­ci­pa­ción, es­te me­dio en­con­tró que los adul­tos en edad me­dia­na (de 30 a 59 años) pa­san a re­pre­sen­tar un 54% a 55% del po­si­ble cau­dal elec­to­ral, y los jó­ve­nes ba­jan de un 28% a un 26,9%. No obs­tan­te, se ha­ce la sal­ve­dad de que el por­cen­ta­je de par­ti­ci­pa­ción no es pre­vi­si­ble.

En 1986, los vo­tan­tes de en­tre 18 y 29 años re­pre­sen­ta­ban el 41% del pa­drón elec­to­ral; en el 2014 la ci­fra ba­jó a un 30%, y en el 2018, a un 28%.

Las va­ria­cio­nes en la con­for­ma­ción del re­gis­tro elec­to­ral es- tán le­jos de de­te­ner­se, se­gún el

Es­ta­do de la Na­ción, que va­ti­ci­nó que, gra­dual­men­te, los vo­tan­tes de ma­yor edad des­pla­za­rán a los gru­pos po­bla­cio­na­les más jó­ve­nes. Es­to trae­rá co­mo con­se­cuen­cia un cam­bio en la par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral y en el de­ba­te po­lí­ti­co.

A su vez, con­clu­ye la in­ves­ti­ga­ción, los cam­bios en la com­po­si­ción del pa­drón pro­vo­ca­rán mu­ta­cio­nes en la iden­ti­dad par­ti­da­ria de la ciu­da­da­nía y en su par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral.

Mien­tras los vo­tan­tes que hoy tie­nen 50 años o más fue­ron so­cia­li­za­dos por per­so­nas que vi­vie­ron los con­flic­tos so­cio­po­lí­ti­cos de los años cua­ren­ta y he­re­da­ron una iden­ti­dad par­ti­da­ria y un al­to ac­ti­vis­mo po­lí­ti­co, los me­no­res de 50 años tie­nen co­mo ca­rac­te­rís­ti­ca el des­arrai­go res­pec­to a los par­ti­dos po­lí­ti­cos y víncu­los ca­si inexis­ten­tes con es­tas or­ga­ni­za­cio­nes de re­pre­sen­ta­ción ciu­da­da­na.

Pe­ro el in­for­me tam­bién plan­tea una pa­ra­do­ja. Si bien los cos­ta­rri­cen­ses son muy crí­ti­cos con los par­ti­dos, no caen to­da­vía en el ex­tre­mo de afir­mar que la si­tua­ción del país es­ta­ría me­jor si las di­vi­sas po­lí­ti­cas des­apa­re­cie­ran.

“Por el con­tra­rio, los da­tos dis­po­ni­bles mues­tran que el 89% de la po­bla­ción es­tá en desacuer­do con esa idea. Ade­más, el 86% opi­na que si los par­ti­dos des­apa­re­cie­ran, no ha­bría de­mo­cra­cia, o es­ta fun­cio­na­ría peor”, de­ta­lla el tex­to.

Y más con­tra­rio aún a la ló­gi­ca de con­de­na a los par­ti­dos, un 33% de los ti­cos di­jo que acep­ta­ría un pues­to en una pa­pe­le­ta si se lo ofre­cen, se­gún el Es­ta­do de

la Na­ción, ba­sa­do en da­tos del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción y Es­tu­dios Po­lí­ti­cos (CIEP), de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca. ■

AN­DRÉS AR­CE

Las per­so­nas con eda­des de 30 a 59 años su­man 1,8 mi­llo­nes. Es­te gru­po de la po­bla­ción po­dría in­cli­nar la ba­lan­za en las elec­cio­nes de fe­bre­ro del 2018. (Fo­to­gra­fía con fi­nes ilus­tra­ti­vos).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.