Jo­ven ba­lea­da y que­ma­da te­nía 19 años y era oriun­da de Do­ta

Apa­re­ció en Ha­ti­llo el 14 de ma­yo; OIJ no tie­ne sos­pe­cho­sos

La Nacion (Costa Rica) - - PORTADA - Eillyn Ji­mé­nez eillyn.jimenez@na­cion.com

Han pa­sa­do más de dos me­ses des­de que la fa­mi­lia de Ka­te­ri­ne Johan­na Gó­mez Vás­quez re­ci­bió aque­lla lla­ma­da pa­ra avi­sar del ha­llaz­go de un cuer­po en San Jo­sé.

Des­de en­ton­ces, la an­gus­tia no ce­sa.

“No­so­tros so­mos de un lu­gar muy tran­qui­lo, y a mí, por ejem­plo, me lle­van a un lu­gar pe­li­gro­so y me me­to por­que no co­noz­co. Cree­mos que al­go así le pa­só a mi so­bri­na; pen­sa­mos que a ella la en­ga­ña­ron por su inocen­cia”.

Con esas pa­la­bras re­su­me Li­gia Vás­quez To­rres lo que ella y su fa­mi­lia con­si­de­ran que le su­ce­dió a su so­bri­na Ka­te­ri­ne Johan­na. El cuer­po de la mu­cha­cha, de 19 años, apa­re­ció en una ace­ra de la ciu­da­de­la Vein­ti­cin­co de Ju­lio, en Ha­ti­llo, San Jo­sé, la ma­dru­ga­da del 14 de ma­yo.

Pre­sen­ta­ba dos im­pac­tos de ba­la en la es­pal­da y es­ta­ba cal­ci­na­do, ex­cep­to par­te de las ma­nos y plan­tas de los pies.

Gó­mez ha­bi­ta­ba con sus pa­dres en La Ci­ma de Co­pey de Do­ta, San Jo­sé, un pue­bli­to pe­que­ño, en don­de la ma­yor par­te de per­so­nas se de­di­can a la co­se­cha de fru­tas, tu­bércu­los, ver­du­ras y le­gum­bres, que re­gu­lar­men­te tras­la­dan y co­mer­cia­li­zan en San Jo­sé.

La tran­qui­li­dad im­pe­ra en ca­da rin­cón de la zo­na, don­de to­da­vía hay va­rios ca­mi­nos de las­tre y el ai­re fres­co ro­za las me­ji­llas de sus ha­bi­tan­tes y los ha­ce pen­sar que no exis­te ries­go de na­da pa­ra na­die, ni si­quie­ra

asal­tos y, mu­cho me­nos, ho­mi­ci­dios.

“Nos do­lió mu­cho y nos preo­cu­pó por­que nos mues­tra que uno no es­ca­pa de eso (la vio­len­cia), que no se pue­de con­fiar en na­da ni en na­die”, afir­mó Han­nia So­lano, una de las ve­ci­nas de La Ci­ma.

Víctor Cal­de­rón, otro de los lu­ga­re­ños, re­co­no­ció que la si­tua­ción ge­ne­ró asom­bro. “Uno no se ima­gi­na­ba que al­go así (un ho­mi­ci­dio) lle­gue a un pue­blo tan tran­qui­lo co­mo el nues­tro”.

Gua­da­lu­pe y Es­te­fa­nía Gó­mez, dos ami­gas de in­fan­cia de Ka­te­ri­ne Johan­na, ase­gu­ra­ron que la muer­te de la mu­cha­cha las asus­tó, ya que esas no­ti­cias

son las que acos­tum­bran a ver so­lo en te­le­vi­sión.

“Es feo. No­so­tras vi­vi­mos al fren­te de la ca­sa de ella du­ran­te la in­fan­cia; ju­gá­ba­mos jun­tas. Nos asus­tó mu­cho”, con­fe­só Es­te­fa­nía.

Sin ras­tro de los res­pon­sa­bles.

A la fe­cha no hay ras­tro de los sos­pe­cho­sos del ase­si­na­to de Ka­te­ri­ne Johan­na, y las au­to­ri­da­des ju­di­cia­les si­guen tra­ba­jan­do pa­ra es­ta­ble­cer las cau­sas del

cri­men.

“No exis­ten per­so­nas de­te­ni­das. Sin em­bar­go, se in­ves­ti­ga si exis­te re­la­ción con gru­pos cri­mi­na­les en la zo­na de Ti­rra­ses (Cu­rri­da­bat)”, in­for­mó el Or­ga­nis­mo de In­ves­ti­ga­ción Ju­di­cial (OIJ).

Tras­cen­dió que la mu­cha­cha, quien es­tu­dia­ba In­glés en el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Apren­di­za­je (INA) des­de ha­ce al­gu­nos me­ses, en­ta­bló amis­tad con una ex­tran­je­ra,

De la fo­rá­nea, em­pe­ro, no se vol­vió a sa­ber na­da des­pués del ho­mi­ci­dio.

Apa­ren­te­men­te, la fa­lle­ci­da vi­si­ta­ría la vi­vien­da de esa ami­ga y des­pués re­gre­sa­ría a su ca­sa, se­gún ver­sión en po­der de las au­to­ri­da­des.

No obs­tan­te, lue­go de tres días de des­ve­lo, en su ho­gar se re­ci­bió una lla­ma­da que aler­tó so­bre el ha­llaz­go de un cuer­po en Ha­ti­llo con ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res a las que la fa­mi­lia brin­dó al po­ner la de­nun­cia por des­apa­ri­ción.

“Mi her­ma­na (la ma­dre de Ka­te­ri­ne) bus­ca res­pues­tas y no en­tien­de. A mí no me pa­sa que en un lap­so tan cor­ti­to ha­ya ocu­rri­do al­go así”, ma­ni­fes­tó la tía de la jo­ven, Li­gia Vás­quez.

Co­mo fa­mi­lia, agre­gó, no tie­nen in­for­ma­ción de los he­chos, pues lo que las au­to­ri­da­des les han da­do son da­tos real­men­te muy es­cue­tos.

“El OIJ lo que di­ce es que es­tá in­ves­ti­gan­do y que en su mo­men­to nos da­rán más in­for­ma­ción, que, por aho­ra, no se pue­den dar más de­ta­lles pa­ra no en­tor­pe­cer la in­ves­ti­ga­ción”, de­cla­ró Vás­quez.

En tan­to, en la Fis­ca­lía de Ha­ti­llo a la fe­cha no hay nin­gu­na cau­sa abier­ta por el cri­men de es­ta ado­les­cen­te.

So­cia­ble y ca­ri­ño­sa. Sus pa­rien­tes re­cuer­dan a la jo­ven co­mo una per­so­na so­cia­ble, ale­gre, ca­ri­ño­sa, res­pe­tuo­sa, co­que­ta y bue­na per­so­na.

“Ka­te­ri­ne era sim­pá­ti­ca, ami­ga­ble; se lle­va­ba bien con to­dos no­so­tros (...). Na­die es­pe­ra­ba lo que pa­só; fue un gol­pe pa­ra la zo­na”, di­jo Mar­lon So­lano, es­po­so de una pri­ma her­ma­na de la jo­ven.

Su tía res­pal­da lo di­cho por So­lano y aña­de que los ni­ños de la fa­mi­lia la ado­ra­ban por chi­nea­do­ra.

Se­gún re­cuer­dan, le gus­ta­ba ha­cer de­por­te, y a dia­rio la veían sa­lir a co­rre. So­lía re­co­rrer en­tre La Ci­ma y Ma­cho Gaff, es­ta úl­ti­ma co­mu­ni­dad de Ca­ñón de San Isi­dro, Car­ta­go.

“Era una mu­cha­cha muy ac­ti­va; le gus­ta­ba mu­cho el de­por­te; es­ta­ba en un equi­po de la zo­na y ge­ne­ral­men­te co­rría en la pla­za ubi­ca­da al fren­te de la Es­cue­la Ma­riano Qui­rós Se­gu­ra, don­de ella cur­só su pri­ma­ria”, con­tó Vás­quez.

Ka­te­ri­ne Johan­na sa­có el no­veno año en el Li­ceo de Ca­ñón y, pos­te­rior­men­te, de­ci­dió pro­bar con el in­glés.

Fue esa mo­ti­va­ción la que la hi­zo ale­jar­se un po­co de su pue­blo en Do­ta.

MELISSA FER­NÁN­DEZ

La Ci­ma de Co­pey de Do­ta es un pue­blo pe­que­ño y agri­cul­tor, don­de la vio­len­cia no sue­le ser una preo­cu­pa­ción en­tre los lu­ga­re­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.