15 co­le­gia­les dro­ga­dos con medicamento psi­quiá­tri­co

→ Di­rec­tor del colegio pre­sen­tó la de­nun­cia an­te la Fis­ca­lía Penal Ju­ve­nil

La Nacion (Costa Rica) - - PORTADA - Pa­tri­cia Re­cio G. are­cio@na­cion.com VEA

Un to­tal de 15 es­tu­dian­tes del Liceo de Pa­raí­so de Car­ta­go se ha­brían dro­ga­do con pas­ti­llas de clonazepam , que se re­ce­tan pa­ra los tra­ta­mien­tos psi­quiá­tri­cos .

La de­nun­cia fue pre­sen­ta­da por el di­rec­tor del cen­tro edu­ca­ti­vo an­te la Fis­ca­lía Penal Ju­ve­nil, pa­ra que se in­ves­ti­gue có­mo tu­vie­ron ac­ce­so al fár­ma­co, que so­lo se pue­de con­se­guir con re­ce­ta ver­de (de psi­có­tro­pi­cos) y que es pres­cri­to por mé­di­cos es­pe­cia­lis­tas.

De acuer­do con el di­rec­tor re­gio­nal del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción de Car­ta­go, Víc­tor Oroz­co, ade­más de los 15 alum­nos que ha­brían con­su­mi­do el medicamento, se in­da­ga a nue­ve es­tu­dian­tes, que los ha­brían ven­di­do den­tro de la ins­ti­tu­ción.

To­dos los im­pli­ca­dos son es­tu­dian­tes de sé­ti­mo y oc­ta­vo años del cen­tro edu­ca­ti­vo.

Se­gún Oroz­co, fue­ron los pa­dres de al­gu­nos de los mu­cha­chos quie­nes de­tec­ta­ron la pre­sun­ta in­to­xi­ca­ción.

Es­to, por cuan­to los mu­cha­chos pre­sen­ta­ban sín­to­mas co­mo ma­reos, sue­ño, pér­di­da de la me­mo­ria e ines­ta­bi­li­dad, por lo cual fue­ron lle­va­dos a cen­tros de sa­lud, don­de se iden­ti­fi­có el con­su­mo de la sus­tan­cia.

Pos­te­rior­men­te, los en­car­ga­dos de los me­no­res acu­die­ron al cen­tro edu­ca­ti­vo pa­ra re­por­tar la si­tua­ción.

“No­so­tros de­fi­ni­mos el plan co­rres­pon­dien­te, que con­sis­tió en una pri­me­ra eta­pa, que es la prevención.

”In­cluía una vi­si­ta de una tra­ba­ja­do­ra so­cial al cen­tro edu­ca­ti­vo pa­ra de­fi­nir un plan de in­ter­ven­ción.

”Lue­go, pa­sa­mos a una prevención uni­ver­sal, que es de­fi­nir con psi­có­lo­gos, tra­ba­ja­do­ra so­cial y Orien­ta­ción del colegio, un plan que com­pren­de a la fa­mi­lia, los es­tu­dian­tes y los do­cen­tes”, ex­pli­có Oroz­co. Se­gún el fun­cio­na­rio, un pe­rro en­tre­na­do del Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca tam­bién fue lle­va­do al cen­tro edu­ca­ti­vo pa­ra que bus­ca­ra prue­bas.

Aho­ra, es­pe­rar. Oroz­co aña­dió que la in­ves­ti­ga­ción es­tá en ma­nos de las au­to­ri­da­des. Acla­ró que has­ta que no se es­cla­rez­ca quié­nes ven­dían el fár­ma­co, no se to­ma­rán me­di­das dis­ci­pli­na­rias.

El clonazepam es un fár­ma­co que ac­túa so­bre el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral, con pro­pie­da­des an­sio­lí­ti­cas, an­ti­con­vul­sio­nan­tes, mio­rre­la­jan­tes, se­dan­tes, hip­nó­ti­cas y es­ta­bi­li­za­do­ras del es­ta­do de áni­mo.R RE­CUA­DRO APAR­TE.

En­tre sus efec­tos se­cun­da­rios es­tán pro­ble­mas de res­pi­ra­ción, ma­reos, som­no­len­cia, di­fi­cul­tad pa­ra coor­di­nar o pen­sar, vi­sión bo­rro­sa, ga­nas fre­cuen­tes de ori­nar y do­lor en múscu­los y ar­ti­cu­la­cio­nes.

AR­CHI­VO LN

Tam­bién se in­da­ga quié­nes ven­die­ron las gra­geas a los es­tu­dian­tes. (Fo­to con fi­nes ilustrativos).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.