Pe­rio­dis­mo con­tra co­rrien­te

La Nacion (Costa Rica) - - PORTADA -

Mu­chos fun­cio­na­rios ol­vi­dan que el buen per io­dis­mo se for­ta­le­ce cuan­do lo obli­gan a na­dar con­tra co­rrien­te.

Por una par­te, el mi­nis­tro de Edu­ca­ción Éd­gar Mo­ra jus­ti­fi­có el adoc­tri­na­mien­to ideo­ló­gi­co en Es­tu­dios So­cia­les por la ne­ce­si­dad de pro­mo­ver una am­plia dis­cu­sión so­bre la his­to­ria. Por otra, anun­ció su de­ci­sión de no re­fe­rir­se más al te­ma. Mien­tras tan­to, su des­pa­cho aca­tó las ins­truc­cio­nes del pre­si­den­te Car­los Al­va­ra­do pa­ra co­rre­gir los ma­te­ria­les ses­ga­dos ofre­ci­dos a los alum­nos de ba­chi­lle­ra­to.

Los tex­tos no so­lo fal­si­fi­can da­tos his­tó­ri­cos pa­ra im­plan­tar en los alum­nos la men­ti­ra de un país prós­pe­ro y fe­liz has­ta 1980, cuan­do su­pues­ta­men­te co­men­zó a des­li­zar­se por la pen­dien­te de la po­bre­za. Tam­bién fal­tan a la más ele­men­tal ló­gi­ca y ni si­quie­ra lo­gran fi­de­li­dad a nor­mas bá­si­cas de re­dac­ción.

So­bre esas ba­ses no pue­de ha­ber una dis­cu­sión am­plia y ni si­quie­ra un pro­ce­so digno de lla­mar­se edu­ca­ti­vo. Es adoc­tri­na­mien­to y, por su esen­cia, es con­tra­rio a la am­pli­tud o al desa­rro­llo del pen­sa­mien­to crí­ti­co. So­bre eso se ha es­cri­to bas­tan­te, pe­ro hay otras aris­tas del epi­so­dio dig­nas de co­men­ta­rio.

El mi­nis­tro, su­pues­to de­fen­sor de la dis­cu­sión más am­plia po­si­ble, aban­do­nó el de­ba­te 24 ho­ras des­pués de ini­cia­do, sin ad­mi­tir nin­gún error. Al­guno de­be ha­ber vis­to por­que los tex­tos des­apa­re­cie­ron de la pá­gi­na elec­tró­ni­ca del Mi­nis­te­rio y sus fun­cio­na­rios es­tán, afor­tu­na­da­men­te, de­di­ca­dos a re­vi­sar con es­me­ro los pró­xi­mos exá­me­nes de ba­chi­lle­ra­to.

Mo­ra anun­ció su de­ci­sión de no re­fe­rir­se más al te­ma y re­mi­tió las con­sul­tas a sus sub­al­ter­nos. A la fe­cha, ni si­quie­ra se ha re­fe­ri­do a las crí­ti­cas for­mu­la­das con­tra el ma­te­rial. No sa­be­mos si el mi­nis­tro cree que la po­bre­za ha au­men­ta­do des­de la su­pues­ta inau­gu­ra­ción, en 1980, del “mo­de­lo ex­por­ta­dor” y el fin del “Es­ta­do Ges­tor”. So­lo po­de­mos in­fe­rir, por las ac­cio­nes des­ple­ga­das en los úl­ti­mos días, que no sus­cri­be la te­sis, pe­ro ca­be la du­da, por­que los cam­bios se die­ron a par­tir de una ins­truc­ción del pre­si­den­te y na­die ha ex­pli­ca­do por qué el mi­nis­tro con­si­de­ró, en un pri­mer mo­men­to, que la evi­den­te fal­se­dad es un ex­tre­mo vá­li­do de la dis­cu­sión his­tó­ri­ca.

La am­pli­tud pa­ra­dó­ji­ca­men­te in­vo­ca­da pa­ra de­fen­der los tex­tos de adoc­tri­na­mien­to no se ma­ni­fes­tó en el de­ba­te pos­te­rior, pe­ro hay otras con­duc­tas del Mi­nis­te­rio igual­men­te re­ñi­das con la dis­cu­sión “más am­plia po­si­ble”. El vier­nes 27 de ju­lio, Sil­via Ar­ta­via, pe­rio­dis­ta de La Na­ción, so­li­ci­tó las prue­bas de ba­chi­lle­ra­to apli­ca­das des­de el 2006. Su pro­pó­si­to era con­tras­tar­las con de­cla­ra­cio­nes del ex­mi­nis­tro de Edu­ca­ción Leo­nar­do Gar­nier so­bre la exis­ten­cia, des­de ha­ce años, de ses­gos ideo­ló­gi­cos en los ma­te­ria­les edu­ca­ti­vos. La in­for­ma­ción so­li­ci­ta­da es pú­bli­ca y es­tá al al­can­ce de los fun­cio­na­rios a quie­nes se les pi­dió.

A nues­tra pe­rio­dis­ta se le in­for­mó de la im­po­si­bi­li­dad de com­pla­cer su so­li­ci­tud por ra­zo­nes re­ñi­das con to­da ló­gi­ca y con las pro­me­sas de trans­pa­ren­cia de la ad­mi­nis­tra­ción Al­va­ra­do. Cuan­do ri­pos­tó que el fun­cio­na­rio en cu­yo po­der es­ta­ban los do­cu­men­tos ha­bía ma­ni­fes­ta­do anuen­cia a dár­se­los si re­ci­bía au­to­ri­za­ción, los ma­te­ria­les le fue­ron en­tre­ga­dos.

Fra­ca­sa­da la pri­me­ra ma­nio­bra ha­bi­tual de nues­tra opa­ca ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, el Mi­nis­te­rio pu­so en prác­ti­ca otro re­cur­so fre­cuen­te: pu­bli­car an­tes. Los ma­te­ria­les que el vier­nes no po­dían ser en­tre­ga­dos a una pe­rio­dis­ta sin au­to­ri­za­cio­nes y otros obs­tácu­los bu­ro­crá­ti­cos, el sá­ba­do apa­re­cie­ron en el Fa­ce­book del Mi­nis­te­rio pa­ra que los con­tem­pla­ra quien lo tu­vie­ra a bien.

En la jer­ga, la ma­nio­bra se de­no­mi­na “que­mar” la noticia. Po­cas ve­ces sur­te efec­to, pe­ro los fun­cio­na­rios nun­ca apren­den. Se les ol­vi­da, tam­bién, que el buen pe­rio­dis­mo se for­ta­le­ce, co­mo los sal­mo­nes, cuan­do se ve obli­ga­do a na­dar con­tra co­rrien­te. Ne­gar­le una in­for­ma­ción de in­te­rés pú­bli­co es co­mo ro­gar­le re­do­blar es­fuer­zos pa­ra ob­te­ner­la, y “que­mar­le” la noticia es un bien­ve­ni­do es­tí­mu­lo pa­ra el en­fo­que no­ve­do­so y crea­ti­vo, so­lo cons­tre­ñi­do por el res­pe­to a la ver­dad.

Mu­chos fun­cio­na­rios ol­vi­dan que el buen pe­rio­dis­mo, co­mo los sal­mo­nes, se for­ta­le­ce cuan­do lo obli­gan a na­dar con­tra co­rrien­te

La “am­pli­tud”, pa­ra­dó­ji­ca­men­te in­vo­ca­da pa­ra de­fen­der los tex­tos de adoc­tri­na­mien­to del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, no se hi­zo no­tar en el de­ba­te pos­te­rior

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.