Ni­ño ti­co aguar­da fa­llo de EUA so­bre su fu­tu­ro

→Si la so­li­ci­tud se aprue­ba, pro­ge­ni­to­ra de­be­rá le­ga­li­zar su si­tua­ción mi­gra­to­ria →Ma­má vi­si­ta al pe­que­ño al me­nos 2 ve­ces a la se­ma­na, sin res­tric­cio­nes

La Nacion (Costa Rica) - - EL PAÍS - So­fía Chin­chi­lla C. so­fia.chin­chi­lla@na­cion.com

El ni­ño cos­ta­rri­cen­se que fue ha­lla­do en el de­sier­to de Ari­zo­na, Es­ta­dos Uni­dos, lle­va tres se­ma­nas de dor­mir en un al­ber­gue, mien­tras las au­to­ri­da­des de ese país de­ci­den si pue­de que­dar­se a vi­vir ahí con su ma­má.

El es­ta­ble­ci­mien­to en el que per­ma­ne­ce se lla­ma Ca­yu­ga Cen­ter y es­tá ubi­ca­do en el dis­tri­to neo­yor­quino del Bronx, in­for­mó Rolando Ma­dri­gal, cón­sul de Cos­ta Ri­ca en Nue­va York. La ma­má del pe­que­ño, de seis años, lo vi­si­ta fre­cuen­te­men­te, sin res­tric­cio­nes.

“Ella tra­ba­ja y vi­ve bas­tan­te le­jos de la ciu­dad, por lo que no lo pue­de vi­si­tar con la fre­cuen­cia que qui­sie­ra, pe­ro lo vi­si­ta al me­nos dos ve­ces a la se­ma­na”, re­la­tó Ma­dri­gal.

Ha­llaz­go. El pe­que­ño fue ha­lla­do por ofi­cia­les de la Po­li­cía de Fron­te­ras es­ta­dou­ni­den­se el 21 de ju­nio, ba­jo una tem­pe­ra­tu­ra de 38 gra­dos Cel­sius (38 °C), jus­to al nor­te de la fron­te­ra con Mé­xi­co, en el pue­blo de Lu­ke­vi­lle, Ari­zo­na.

Se­gún les re­la­tó a los po­li­cías, iba de ca­mino a ver a su ma­má, cuan­do lo aban­do­nó “un tío”, quien le di­jo que de­bía se­guir el ca­mino so­lo mien­tras al­guien lo en­con­tra­ba. Por­ta­ba su cer­ti­fi­ca­do de na­ci­mien­to y, en una bol­sa, un pa­pel con nú­me­ros de te­lé­fono de fa­mi­lia­res.

No­ti­fi­ca­do del ha­llaz­go, el Go­bierno de Cos­ta Ri­ca de­sig­nó co­mo en­car­ga­da del ca­so a Ma­bel Se­gu­ra, cón­sul en Los Án­ge­les, y a Carmen Ber­mú­dez, cón­sul ho­no­ra­ria en Ari­zo­na, quie­nes ve­ri­fi­ca­ron que el ni­ño es­tu­vie­ra en bue­nas con­di­cio­nes y ges­tio­na­ron su tras­la­do a Nue­va York, pa­ra que es­tu­vie­ra más cer­ca de su ma­má.

Ma­dri­gal in­for­mó de que la ma­dre del me­nor ya en­tre­gó to­da la do­cu­men­ta­ción re­que­ri­da pa­ra que su so­li­ci­tud se eva­lúe.

“No se le ha­ce nin­gún ti­po de prue­ba de ADN; la fi­lia­ción se prue­ba de for­ma do­cu­men­tal; en es­te ca­so, con cer­ti­fi­ca­dos de na­ci­mien­to de Cos­ta Ri­ca y la cé­du­la de iden­ti­dad de la ma­dre. To­dos esos do­cu­men­tos ya fue­ron en­tre­ga­dos opor­tu­na­men­te a la tra­ba­ja­do­ra so­cial del cen­tro don­de se en­cuen­tra”, di­jo el fun­cio­na­rio.

Aho­ra que ya se pre­sen­ta­ron las prue­bas de las hue­llas dac­ti­la­res de la ma­dre, so­lo fal­ta que la Ofi­ci­na de Re­ubi­ca­ción de Re­fu­gia­dos re­suel­va qué se­rá del me­nor.

El cón­sul di­ce sen­tir­se con­fia­do en que to­do sal­drá bien y se le per­mi­ti­rá a la mu­jer que­dar­se con su hi­jo. No obs­tan­te, de­bi­do a que ella re­si­de en EE. UU. ile­gal­men­te, si lo­gra re­unir­se con su hi­jo de­be­rá afron­tar otro pro­ce­so ad­mi­nis­tra­ti­vo.

“Una vez que sea en­tre­ga­do, te­nien­do ese co­mo el es­ce­na­rio más op­ti­mis­ta, ella de­be­rá cum­plir con to­do un pro­ce­di­mien­to ad­mi­nis­tra­ti­vo tam­bién, de ti­po mi­gra­to­rio, por si lo que desea es que­dar­se aquí en Es­ta­dos Uni­dos con el me­nor, o que to­da su fa­mi­lia sea de­por­ta­da a Cos­ta Ri­ca”, ex­pli­có el di­plo­má­ti­co.

CUSTOMS AND BORDER PRO­TEC­TION

Es­ta fo­to fue to­ma­da por la Po­li­cía de Fron­te­ras de Es­ta­dos Uni­dos el 21 de ju­nio, cuan­do ha­lla­ron al ni­ño de seis años en el de­sier­to de Ari­zo­na, ba­jo una tem­pe­ra­tu­ra de 38 °C. El me­nor fue de­ja­do a su suer­te por un ‘tío’ y por­ta­ba su cer­ti­fi­ca­do de...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.