NA­SA apa­ga 60 ve­las y an­he­la sus días de glo­ria

→ Agen­cia lu­cha por rein­ven­tar­se en un sec­tor de mu­chas com­pa­ñías pri­va­das

La Nacion (Costa Rica) - - ALDEA GLOBAL -

TAMPA, EE. UU. AFP. - Ha­ce 60 años, es­ti­mu­la­do por la com­pe­ten­cia con la Unión So­vié­ti­ca, Es­ta­dos Uni­dos creó la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal de la Aeronáutica y del Es­pa­cio (NA­SA), la cual li­de­ró la aven­tu­ra es­pa­cial que los lle­va­ría a la Lu­na.

Hoy, la agen­cia es­tá lu­chan­do por rein­ven­tar­se en un sec­tor en el que ca­da vez se in­vo­lu­cran más com­pa­ñías pri­va­das es­pa­cia­les y los in­tere­ses co­mer­cia­les de­ri­va­dos.

Des­de su pri­mer día, la NA­SA ha desafia­do los lí­mi­tes de la ex­plo­ra­ción es­pa­cial; tam­bién ha su­fri­do es­tre­pi­to­sos fra­ca­sos, co­mo la ex­plo­sión de dos trans­bor­da­do­res en 1986 y el 2003, con sal­do de 14 muer­tos. Su an­he­lo de vol­ver al es­pa­cio pro­fun­do de­be­rá afron­tar un pro­ble­ma de fi­nan­cia­ción que le im­pe­di­ría vol­ver a la Lu­na en la pró­xi­ma dé­ca­da.

La NA­SA se ha vuel­to de­pen­dien­te del sec­tor pri­va­do y tie­ne con­tra­tos con Spa­ceX y Boeing pa­ra en­viar as­tro­nau­tas a par­tir del 2019, tan pron­to co­mo ha­ya na­ves tri­pu­la­das lis­tas. La agen­cia no pue­de en­viar as­tro­nau­tas por su cuen­ta al es­pa­cio des­de el 2011, cuan­do ce­rró su pro­gra­ma de trans­bor­da­do­res es­pa­cia­les.

Aho­ra de­be pa­gar­le a Ru­sia $80 mi­llo­nes por asien­to pa­ra en­viar es­ta­dou­ni­den­ses a la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal (EEI), en una cáp­su­la So­yuz.

Re­cuen­to. En 1957, la Unión So­vié­ti­ca en­vió su pri­mer sa­té­li­te al es­pa­cio: Sput­nik 1. Al mis­mo tiem­po, los es­ta­dou­ni­den­ses fra­ca­sa­ron es­tre­pi­to­sa­men­te.

El pre­si­den­te en esa épo­ca, Dwight D. Ei­sen­ho­wer, pi­dió en­ton­ces al Con­gre­so que crea­ra una agen­cia es­pa­cial ci­vil se­pa­ra­da. El 29 de ju­lio de 1958 fir­mó la ley que crea la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal de la Aeronáutica y del Es­pa­cio.

Los so­vié­ti­cos ga­na­ron otra ron­da en abril de 1961, cuan­do Yu­ri Ga­ga­rin se con­vir­tió en el pri­mer hom­bre en el es­pa­cio. Un mes des­pués, el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, John F. Ken­nedy, anun­ció pla­nes pa­ra en­viar a un hom­bre a la Lu­na a fi­nes de la dé­ca­da de 1960. Así na­ció el pro­gra­ma Apo­lo.

En 1962, el astronauta John Glenn se con­vir­tió en el pri­mer es­ta­dou­ni­den­se en co­lo­car­se en la ór­bi­ta de la Tie­rra. Y en 1969 Neil Arms­trong en­tra en la his­to­ria co­mo el pri­mer hom­bre en ca­mi­nar so­bre la Lu­na.

“Apo­lo fue una de­mos­tra­ción uni­la­te­ral del po­der de una na­ción”, re­sal­tó John Logs­don, pro­fe­sor emé­ri­to del Spa­ce Po­licy

Ins­ti­tu­te de la Uni­ver­si­dad Geor­ge Was­hing­ton.

“Que Ken­nedy de­ci­die­ra uti­li­zar el pro­gra­ma es­pa­cial co­mo un ins­tru­men­to de­cla­ra­do de com­pe­ten­cia geo­po­lí­ti­ca fue lo que con­vir­tió la NA­SA en un ins­tru­men­to de po­lí­ti­ca na­cio­nal, con una asig­na­ción pre­su­pues­ta­ria muy im­por­tan­te”, agre­gó en en­tre­vis­ta con AFP.

Du­ran­te la era Apo­lo, no me­nos del 5% del pre­su­pues­to na­cio­nal fue pa­ra la NA­SA. Hoy ha pa­sa­do a me­nos del 0,5% (unos $18.000 mi­llo­nes al año), y la NA­SA ya no tie­ne el mis­mo pe­so en la po­lí­ti­ca na­cio­nal, de acuer­do con Logs­don.

AFP Y AP

Arri­ba: En 1969, Neil Arms­trong y Ed­win E. Al­drin Jr. ca­mi­na­ron en la Lu­na. Aba­jo: La EEI es un pro­yec­to que reúne a 16 na­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.