Li­be­rar fon­dos del sec­tor pri­va­do pa­ra el desa­rro­llo sos­te­ni­ble

La Nacion (Costa Rica) - - PÁGINA QUINCE - Mah­moud Mohiel­din y Svetla­na Kli­men­ko

WAS­HING­TON DC – Ca­da mes de ju­lio, en los pa­sa­dos tres años, do­ce­nas de paí­ses se reunie­ron con el ob­je­ti­vo de pre­sen­tar sus pla­nes na­cio­na­les pa­ra al­can­zar los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble (ODS). En el úl­ti­mo de es­tos Fo­ros Po­lí­ti­cos de Al­to Ni­vel de las Na­cio­nes Uni­das, los go­bier­nos pre­sen­ta­ron im­pre­sio­nan­tes pla­nes, pe­ro ca­si nin­guno de los pla­nes in­cluía pre­su­pues­tos o fuen­tes de in­gre­sos rea­lis­tas.

Las es­ti­ma­cio­nes de la bre­cha de la in­ver­sión en desa­rro­llo tí­pi­ca­men­te se ubi­can en los mi­llo­nes de mi­llo­nes de dó­la­res, mien­tras que la asis­ten­cia oficial pa­ra el desa­rro­llo ron­da los $140.000 mi­llo­nes por año. Una for­ma efi­caz de ayu­dar a ce­rrar es­ta bre­cha de fi­nan­cia­mien­to es ca­ta­li­zar una in­ver­sión sus­tan­cial que pro­ven­ga del sec­tor pri­va­do.

El sec­tor pri­va­do ha desem­pe­ña­do du­ran­te mu­cho tiem­po un rol in­te­gral en el desa­rro­llo eco­nó­mi­co y la re­duc­ción de la po­bre­za – rol que va mu­cho más allá de las fi­nan­zas–. Las em­pre­sas pri­va­das en el mun­do en desa­rro­llo crean el 90 % de los pues­tos de tra­ba­jo (que es la for­ma más efec­ti­va de sa­car a las per­so­nas de la po­bre­za) y fa­ci­li­tan la me­jo­ra de la efi­cien­cia, la adop­ción tec­no­ló­gi­ca y la in­no­va­ción, así co­mo la dis­tri­bu­ción de bie­nes y ser­vi­cios.

El fi­nan­cia­mien­to de los ODS por par­te del sec­tor pri­va­do se pro­du­ci­ría a tra­vés de in­ver­so­res ins­ti­tu­cio­na­les es­ta­ble­ci­dos, in­clui­dos los fon­dos de pen­sio­nes, los fon­dos so­be­ra­nos y las ase­gu­ra­do­ras, que en su con­jun­to re­pre­sen­tan mi­llo­nes de mi­llo­nes de dó­la­res de “ca­pi­tal pa­cien­te”. Sin em­bar­go, tal co­mo es­tán las co­sas, los in­ver­so­res ins­ti­tu­cio­na­les asig­nan so­lo un por­cen­ta­je pe­que­ño de ac­ti­vos a las lla­ma­das in­ver­sio­nes de im­pac­to, mien­tras que se ca­na­li­zan gran­des su­mas ha­cia un nú­me­ro re­la­ti­va­men­te pe­que­ño de em­pre­sas pú­bli­cas.

La cla­ve pa­ra al­can­zar los ODS es, por lo tan­to, im­pul­sar a las em­pre­sas pú­bli­cas –es­pe­cial­men­te a las gran­des em­pre­sas que re­ci­ben la ma­yo­ría de las in­ver­sio­nes ins­ti­tu­cio­na­les– pa­ra que ten­gan en cuen­ta los cri­te­rios am­bien­ta­les, so­cia­les y de go­ber­nan­za (ASG, por sus si­glas en in­glés) re­le­van­tes a los ODS en su to­ma de de­ci­sio­nes. Es­te en­fo­que re­co­no­ce la ne­ce­si­dad de adop­tar una pers­pec­ti­va a lar­go pla­zo cuan­do se im­ple­men­tan los ODS, in­clu­so mien­tras res­pon­de­mos an­te su urgencia.

La bue­na noticia es que la in­ver­sión ci­men­ta­da en los cri­te­rios ASG ya es­tá en au­men­to, y la ma­yo­ría de los prin­ci­pa­les in­ver­so­res ins­ti­tu­cio­na­les in­te­gran los fac­to­res ASG en sus es­tra­te­gias de in­ver­sión, al me­nos has­ta cier­to pun­to. El do­cu­men­to Glo­bal Sus­tai­na­ble In­vest­ment Re­view del 2016 in­for­mó que $22,89 mi­llo­nes de mi­llo­nes de ac­ti­vos fue­ron “ges­tio­na­dos pro­fe­sio­nal­men­te ba­jo es­tra­te­gias de in­ver­sión res­pon­sa­ble” en to­do el mun­do, un in­cre­men­to del 25 % en com­pa­ra­ción con el año 2014. Eu­ro­pa dio cuen­ta de $12 mi­llo­nes de mi­llo­nes, y el to­tal de Es­ta­dos Uni­dos fue de $8,7 mi­llo­nes de mi­llo­nes, sin em­bar­go, las ta­sas de cre­ci­mien­to más al­tas ocu­rrie­ron en Ja­pón y Ocea­nía.

Al ver la con­cien­ti­za­ción so­bre los cri­te­rios ASG co­mo una for­ma de mi­ti­gar el ries­go e in­clu­so co­mo una fuen­te de me­jo­res opor­tu­ni­da­des que las pre­vis­tas, los in­ver­so­res ins­ti­tu­cio­na­les bus­can in­cor­po­rar es­te en­fo­que en sus ac­ti­vi­da­des prin­ci­pa­les. Es­to es un buen au­gu­rio pa­ra los ODS, pe­ro to­da­vía hay desafíos im­por­tan­tes que su­pe­rar, co­men­zan­do con una com­pren­sión inade­cua­da del víncu­lo en­tre las nor­mas de los cri­te­rios ASG y los ODS.

So­lo unas po­cas em­pre­sas y unos po­cos in­ver­so­res es­tán uti­li­zan­do los ODS co­mo ba­se pa­ra es­tra­te­gias cen­tra­das en la sos­te­ni­bi­li­dad. Pe­ro la úni­ca for­ma de au­men­tar el va­lor pa­ra los ac­cio­nis­tas y con­tri­buir al lo­gro de los ODS es que las com­pa­ñías y los in­ver­sio­nis­tas se ase­gu­ren, de an­te­mano, que sus ac­ti­vi­da­des se cen­tren en los es­tán­da­res ASG que sean ma­te­ria­les, pa­ra am­bos, es de­cir re­vis­tan im­por­tan­cia pa­ra su in­dus­tria o ne­go­cio y sean úti­les pa­ra avan­zar ha­cia el lo­gro de los ODS.

En un ar­tícu­lo re­cien­te, Gian­ni Bet­ti, Cos­tan­za Con­so­lan­di y Ro­bert G. Ec­cles tra­zan un ma­pa de los te­mas re­le­van­tes a los cri­te­rios ASG que fue­ron iden­ti­fi­ca­dos por el Sus­tai­na­bi­lity Ac­coun­ting Stan­dards Board (SASB) en 79 in­dus­trias den­tro de diez sec­to­res, agru­pa­dos por ODS. Las em­pre­sas que uti­li­zan es­te ti­po de ma­peo com­pren­de­rán a qué ODS con­tri­bui­rían –has­ta el ni­vel de los pro­pó­si­tos– cuan­do ellas lo­gran un buen desem­pe­ño con res­pec­to a los cri­te­rios ASG que eli­gie­ron.

Al re­vi­sar los da­tos so­bre el desem­pe­ño de las com­pa­ñías en re­la­ción a los cri­te­rios ASG, los in­ver­so­res pue­den ver la for­ma có­mo sus fon­dos es­tán con­tri­bu­yen­do a la con­se­cu­ción de los ODS. So­bre la ba­se de es­ta in­for­ma­ción, ellos pue­den de­ci­dir reasig­nar sus re­cur­sos ha­cia, o in­vo­lu­crar­se en, ac­ti­vi­da­des em­pre­sa­ria­les con las em­pre­sas que tie­nen un me­jor desem­pe­ño.

En el año 2016, Mo­zaf­far Khan, Geor­ge Se­ra­feim y Aa­ron Yoon crea­ron car­te­ras de com­pa­ñías que se es­ta­ban desem­pe­ñan­do bien y de­fi­cien­te­men­te con re­la­ción a asun­tos ma­te­ria­les de su in­dus­tria. Las em­pre­sas con el ma­yor re­torno ac­ti­vo anua­li­za­do (al­fa), que se ubi­có en un ni­vel del 4,8 % tu­vie­ron un buen desem­pe­ño en los asun­tos ma­te­ria­les y uno de­fi­cien­te en los asun­tos in­ma­te­ria­les. Aque­llos con el al­fa más ba­jo, -2,2 %, tu­vie­ron un ba­jo desem­pe­ño en am­bos. Lo que es gra­ve, sin em­bar­go, es que las di­ver­gen­cias no co­men­za­ron a apa­re­cer has­ta des­pués de 7 a 8 años.

Es­to de­mues­tra que los eje­cu­ti­vos de­ben equi­li­brar la aten­ción al desem­pe­ño a cor­to pla­zo con una pers­pec­ti­va a lar­go pla­zo. Eso in­clu­ye una com­pren­sión de qué te­mas re­la­ti­vos a ASG se­rán ma­te­ria­les pa­ra su in­dus­tria en el fu­tu­ro, y qué es­fuer­zos de ASG en esas áreas pue­den ser­vir pa­ra avan­zar.

Los in­ver­so­res po­drían con­si­de­rar to­mar una vi­sión a lar­go pla­zo con res­pec­to al ren­di­mien­to fi­nan­cie­ro de sus car­te­ras ba­sa­das en cri­te­rios ASG. Es­tos in­ver­so­res pue­den es­pe­rar re­ci­bir in­for­mes pe­rió­di­cos so­bre el desem­pe­ño de los cri­te­rios ASG y so­bre su con­tri­bu­ción a los ODS re­le­van­tes –al igual que re­ci­ben in­for­mes pe­rió­di­cos so­bre el desem­pe­ño fi­nan­cie­ro– con la fi­na­li­dad de mo­ni­to­rear el pro­gre­so y ha­cer ajus­tes, si son ne­ce­sa­rios.

En mu­chos sen­ti­dos, las em­pre­sas pri­va­das ya es­tán con­tri­bu­yen­do a los ODS, pe­ro lo es­tán ha­cien­do de una ma­ne­ra ad hoc que no es­tá ade­cua­da­men­te eti­que­ta­da o di­ri­gi­da. Al crear es­tra­te­gias in­te­li­gen­tes, in­te­gra­les y cla­ra­men­te de­fi­ni­das, las em­pre­sas pri­va­das no so­lo pue­den ob­te­ner re­co­no­ci­mien­to por sus es­fuer­zos; tam­bién pue­den ayu­dar a los go­bier­nos a es­ta­ble­cer pre­su­pues­tos rea­lis­tas y pla­nes de fi­nan­cia­ción cla­ros pa­ra los ODS.

Las em­pre­sas pri­va­das no so­lo pue­den ob­te­ner re­co­no­ci­mien­to por sus es­fuer­zos

SHUTTERSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.