Ser­vir a dos amos

La Nacion (Costa Rica) - - PORTADA -

El Co­na­vi con­tra­ta ser­vi­cios de ins­pec­ción a em­pre­sas que tam­bién su­plen ser­vi­cios de man­te­ni­mien­to de obras via­les.

No se pue­de ser­vir a dos amos por­que ha­cer­lo ex­po­ne a con­flic­tos de in­tere­ses. Esas con­tra­dic­cio­nes, po­ten­cia­les o reales, son, con so­bra­dos mo­ti­vos, ca­da vez más ana­li­za­das por los es­tu­dio­sos de la ad­mi­nis­tra­ción. To­da per­so­na tie­ne una agen­da pro­pia que de­be re­con­ci­liar, en al­gún as­pec­to, con la de su em­plea­dor o con­tra­tan­te. Una de las crí­ti­cas más fre­cuen­tes a la la­bor del Es­ta­do es que, por fal­ta de con­tro­les efi­ca­ces, bue­na par­te de su agen­da tien­de a sa­tis­fa­cer el in­te­rés de la bu­ro­cra­cia, no el de los re­pre­sen­ta­dos.

Pa­ra mi­ni­mi­zar los da­ños po­ten­cia­les de los con­flic­tos de in­tere­ses exis­te un con­jun­to de “me­jo­res prác­ti­cas” ge­ne­ral­men­te apli­ca­das. Por ejem­plo, una fir­ma no de­be dar ser­vi­cios de auditoría y con­sul­to­ría a un mis­mo clien­te, pues di­fí­cil­men­te se desem­pe­ña­rá a ca­ba­li­dad en la pri­me­ra de esas fun­cio­nes. A nin­gún al­to eje­cu­ti­vo de una em­pre­sa ins­cri­ta en bol­sa se le per­mi­te com­prar o ven­der ac­cio­nes sin dar un avi­so pre­vio al mer­ca­do, pa­ra que es­te in­ves­ti­gue los mó­vi­les de esa de­ci­sión y no le to­me des­pre­ve­ni­do. En un ban­co, quien aprue­ba un prés­ta­mo no lo for­ma­li­za, pues los ho­no­ra­rios de­ven­ga­dos por ha­cer­lo po­drían lle­var­lo a ser me­nos ri­gu­ro­so en el es­tu­dio de las ope­ra­cio­nes. El pro­vee­dor que or­de­na una com­pra no au­to­ri­za su pa­go y el pro­ce­so ase­gu­ra el in­gre­so de lo com­pra­do al in­ven­ta­rio de la em­pre­sa. Nin­gún au­di­tor ejer­ce pues­tos de di­rec­ción en una mis­ma com­pa­ñía. La lis­ta es lar­ga y exis­te por los per­jui­cios de­ri­va­dos de los con­flic­tos de in­tere­ses, bien pro­ba­dos me­dian­te la ex­pe­rien­cia.

En es­ta se­ma­na in­for­ma­mos de los se­ña­la­mien­tos de la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca so­bre la exis­ten­cia de po­ten­cia­les con­flic­tos de in­tere­ses en­tre em­pre­sas pri­va­das que dan ser­vi­cios de ins­pec­ción al Con­se­jo Na­cio­nal de Via­li­dad (Co­na­vi) y, a la vez, su­plen ser­vi­cios de man­te­ni­mien­to de obras via­les. Co­mo po­drían es­tar sir­vien­do a dos amos y por­que las su­mas in­vo­lu­cra­das so­bre­pa­san los ¢5.000 mi­llo­nes anua­les, el ne­go­cio de­be ser ob­je­to de cui­da­do­so es­tu­dio de las au­to­ri­da­des (“Con­tra­lo­ría ad­vier­te de po­si­ble con­flic­to de in­tere­ses en obras via­les”, La Na­ción, 7/11/2018).

Una so­lu­ción al po­ten­cial pro­ble­ma es que el Co­na­vi se abs­ten­ga de con­tra­tar ser­vi­cios de ins­pec­ción a em­pre­sas que ven­den ser­vi­cios a las com­pa­ñías cons­truc­to­ras. Eso obli­ga­ría a las com­pa­ñías ins­pec­to­ras a es­pe­cia­li­zar­se en esa la­bor, con el pro­ba­ble be­ne­fi­cio de lo­grar un desem­pe­ño más efi­caz. Sin em­bar­go, co­mo ma­ni­fes­tó Ma­rio Rodríguez, di­rec­tor del Co­na­vi, la restricción po­dría re­sul­tar muy fuer­te y has­ta aten­tar con­tra la sa­na com­pe­ten­cia da­do el re­du­ci­do nú­me­ro de com­pa­ñías del ra­mo en el país.

Una res­pues­ta más prác­ti­ca con­sis­ti­ría en que el Co­na­vi se abs­ten­ga de con­tra­tar la ins­pec­ción de obras a fir­mas que, du­ran­te los dos úl­ti­mos años, ha­yan su­pli­do ser­vi­cios de con­sul­to­ría a la em­pre­sa cons­truc­to­ra cu­ya eje­cu­to­ria se desea eva­luar. Un pe­río­do de “en­fria­mien­to” co­mo el se­ña­la­do se cons­ti­tu­ye en una pro­tec­ción ra­zo­na­ble pa­ra los re­cur­sos pú­bli­cos. En to­do ca­so, el Co­na­vi de­be eli­mi­nar de su lis­ta de po­ten­cia­les fir­mas ins­pec­to­ras a las que su­plan ser­vi­cios de­fi­cien­tes, sea por fa­vo­ri­tis­mo con em­pre­sas cons­truc­to­ras o por de­bi­li­da­des de na­tu­ra­le­za ad­mi­nis­tra­ti­va o téc­ni­ca. El re­ti­ro del in­ven­ta­rio de pro­vee­do­res de­be ser ex­pe­di­to, con las pre­vi­sio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra evi­tar la bur­la me­dian­te el cam­bio de ra­zón so­cial y otros sub­ter­fu­gios.

La Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca me­re­ce apo­yo en su ce­lo por evi­tar que los re­cur­sos pú­bli­cos se uti­li­cen in­de­bi­da­men­te y por mi­ni­mi­zar los con­flic­tos de in­tere­ses, po­ten­cia­les y reales, mu­chas ve­ces pre­sen­tes en las con­tra­ta­cio­nes que, por mon­tos ele­va­dos, efec­túa el sec­tor pú­bli­co. Ca­sos co­mo el del Co­na­vi, ya bien diag­nos­ti­ca­dos, de­ben ser re­suel­tos sin di­la­ción.

Las su­mas in­vo­lu­cra­das so­bre­pa­san los ¢5.000 mi­llo­nes anua­les. Por eso, el ne­go­cio de­be ser ob­je­to de cui­da­do­so es­tu­dio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.