Ma­du­ro con­tra la hu­ma­ni­dad

Una mi­sión in­ter­na­cio­nal

La Nacion (Costa Rica) - - PORTADA -

Una mi­nu­cio­sa in­ves­ti­ga­ción de ex­per­tos de la ONU do­cu­men­ta es­ca­lo­frian­tes crí­me­nes de Estado en Ve­ne­zue­la.

in­de­pen­dien­te, nom­bra­da por el Con­se­jo de De­re­chos Hu­ma­nos de las Na­cio­nes Uni­das, des­pe­jó to­da du­da que aún exis­tie­ra so­bre las fla­gran­tes, sis­te­má­ti­cas y per­ver­sas vio­la­cio­nes con­tra la dig­ni­dad e in­te­gri­dad in­di­vi­dua­les que se co­me­ten en Ve­ne­zue­la. En pa­la­bras de su pre­si­den­ta, la es­pe­cia­lis­ta por­tu­gue­sa Mar­ta Va­li­ñas, el gru­po en­con­tró “mo­ti­vos ra­zo­na­bles para creer que las au­to­ri­da­des y las fuer­zas de se­gu­ri­dad ve­ne­zo­la­nas han pla­ni­fi­ca­do y eje­cu­ta­do, des­de el 2014, gra­ves vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos, al­gu­nas de las cua­les, in­clui­das las eje­cu­cio­nes ar­bi­tra­rias y el uso sis­te­má­ti­co de la tor­tu­ra, cons­ti­tu­yen crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad”.

A par­tir de sus es­ca­lo­frian­tes ha­llaz­gos, pro­duc­to de una ex­haus­ti­va in­ves­ti­ga­ción di­vul­ga­da el 16 de es­te mes, la mi­sión so­li­ci­tó al ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro “rea­li­zar in­me­dia­ta­men­te in­ves­ti­ga­cio­nes rá­pi­das, efi­ca­ces, ex­haus­ti­vas, in­de­pen­dien­tes, im­par­cia­les y trans­pa­ren­tes de las vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos y los de­li­tos” des­cri­tos en su in­for­me. Ha exi­gi­do, ade­más, pro­por­cio­nar jus­ti­cia a las víctimas y hacer que sus au­to­res “rin­dan cuen­tas de con­for­mi­dad con las nor­mas in­ter­na­cio­na­les de de­re­chos hu­ma­nos”.

Pe­ro sus lla­ma­dos al ren­di­mien­to de cuen­tas y a evi­tar la im­pu­ni­dad no se que­dan allí. Tam­bién pi­dió a otros Es­ta­dos “con­si­de­rar la po­si­bi­li­dad de ini­ciar ac­cio­nes le­ga­les con­tra los in­di­vi­duos res­pon­sa­bles de las vio­la­cio­nes y los crí­me­nes iden­ti­fi­ca­dos” en el in­for­me, “de con­for­mi­dad con su le­gis­la­ción in­ter­na per­ti­nen­te”, y a la Fis­ca­lía de la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal te­ner en cuen­ta “la ne­ce­si­dad de que se ha­ga jus­ti­cia opor­tu­na­men­te a las víctimas de los crí­me­nes in­ves­ti­ga­dos por la mi­sión”. A la vez, so­li­ci­tó que, por me­dio del Con­se­jo de De­re­chos Hu­ma­nos y la Asam­blea Ge­ne­ral de la ONU se en­co­mien­den nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre la si­tua­ción ve­ne­zo­la­na.

Lo más re­ve­la­dor del do­cu­men­to no es tan­to el lis­ta­do de agre­sio­nes y crí­me­nes co­me­ti­dos por dis­tin­tas fuer­zas re­pre­si­vas y fun­cio­na­rios ve­ne­zo­la­nos. Es­to es al­go de so­bra co­no­ci­do. Su ma­yor apor­te es­tá en la mi­nu­cio­si­dad de las in­ves­ti­ga­cio­nes, el de­ta­lle con que ex­po­ne los me­ca­nis­mos uti­li­za­dos en la re­pre­sión, la iden­ti­fi­ca­ción de res­pon­sa­bles y la re­ve­la­ción de una “ca­de­na de man­do” de las tor­tu­ras, ve­ja­cio­nes y crí­me­nes, que re­mi­te has­ta las más al­tas ins­tan­cias del ré­gi­men, en par­ti­cu­lar, su pre­si­den­te es­pu­rio, Ni­co­lás Ma­du­ro, así co­mo el “hom­bre fuer­te” y pre­si­den­te de la ile­gí­ti­ma Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te, Dios­da­do Ca­be­llo, mi­nis­tros y otros al­tos fun­cio­na­rios.

La co­mi­sión ma­te­rial de las vio­la­cio­nes y los crí­me­nes, di­ce el in­for­me, ha estado prin­ci­pal­men­te a car­go de dos tur­bios cuer­pos re­pre­si­vos: la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Con­train­te­li­gen­cia Mi­li­tar (DGCIM) y el Ser­vi­cio Bo­li­va­riano de In­te­li­gen­cia Mi­li­tar (Se­bin), pe­ro tam­bién de otras ins­tan­cias ofi­cia­les, de los lla­ma­dos “co­lec­ti­vos” (ban­das afi­nes) y de gru­pos pa­ra­mi­li­ta­res que, a me­nu­do, ac­túan en­mas­ca­ra­dos. Pe­ro su ac­tua­ción no ha si­do alea­to­ria o es­pon­tá­nea. Al con­tra­rio: “La mi­sión tie­ne mo­ti­vos ra­zo­na­bles para creer que tan­to el pre­si­den­te co­mo los mi­nis­tros del In­te­rior y de De­fen­sa or­de­na­ron o con­tri­bu­ye­ron a la co­mi­sión de los crí­me­nes do­cu­men­ta­dos en el pre­sen­te in­for­me, y te­nien­do la au­to­ri­dad efec­ti­va para ha­cer­lo, no adop­ta­ron me­di­das de pre­ven­ción y re­pre­sión”, di­ce uno de los se­ña­la­mien­tos más cla­ros del do­cu­men­to de 441 pá­gi­nas.

Con­clui­da es­ta ex­haus­ti­va in­ves­ti­ga­ción y plan­tea­das sus re­co­men­da­cio­nes, lo que de­be se­guir es la ac­ción. Sin du­da de­be dar­se con­ti­nui­dad a las pes­qui­sas, pe­ro, más im­por­tan­te aún, es ac­tuar a par­tir de ellas en el mar­co de la jus­ti­cia in­ter­na­cio­nal y de las ju­ris­dic­cio­nes na­cio­na­les per­ti­nen­tes. La im­pu­ni­dad ha si­do, has­ta aho­ra, uno de los ras­gos más in­dig­nan­tes de la dic­ta­du­ra de Ma­du­ro. Es ho­ra de que se le pon­ga fin.

Una mi­nu­cio­sa in­ves­ti­ga­ción de ex­per­tos de la ONU do­cu­men­ta es­ca­lo­frian­tes crí­me­nes de Estado en Ve­ne­zue­la

El in­for­me re­ve­la una ca­de­na de man­do re­pre­si­va en­ca­be­za­da por el dic­ta­dor Ni­co­lás Ma­du­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.