Ex­sub­ge­ren­te del BCR so­bre­seí­do por trá­fi­co de in­fluen­cias y pe­cu­la­do

››ban­co lo ha­bía de­nun­cia­do en 2016 por con­si­de­rar que per­ju­di­có con ac­tos a la ins­ti­tu­ción

La Nacion (Costa Rica) - - SUCESOS & JUDICIALES - Eillyn Jiménez B. eillyn.ji­me­nez@na­cion.com CO­LA­BO­RÓ Car­los Ar­gue­das C.

El Juz­ga­do Pe­nal de Ha­cien­da y de la Fun­ción Pú­bli­ca dic­tó un so­bre­sei­mien­to de­fi­ni­ti­vo a fa­vor del ex­sub­ge­ren­te del Ban­co de Cos­ta Ri­ca (BCR), Gui­ller­mo Que­sa­da Ovie­do, quien fue in­ves­ti­ga­do por los de­li­tos de trá­fi­co de in­fluen­cias, pe­cu­la­do y ac­tos ile­ga­les.

Así cons­ta en la sen­ten­cia del 4 de agos­to, la cual fue no­ti­fi­ca­da a la Fis­ca­lía Ad­jun­ta de De­li­tos Eco­nó­mi­cos, Tri­bu­ta­rios, Adua­ne­ros y de Pro­pie­dad In­te­lec­tual el vier­nes an­te­rior.

De acuer­do con los ar­gu­men­tos ex­pli­ca­dos por la jue­za Car­la Bo­ni­lla Ballestero, no se pu­do com­pro­bar que Que­sa­da in­cu­rrie­ra en al­gún ac­to ilí­ci­to por el otor­ga­mien­to de un prés­ta­mo a su her­mano, así co­mo de una tar­je­ta cor­po­ra­ti­va a una em­pre­sa, ni tam­po­co por el al­qui­ler de un ho­tel y el tras­la­do de una su­cur­sal ban­ca­ria a un cen­tro comercial ala­jue­len­se.

En el 2016, el BCR de­nun­ció pe­nal­men­te al fun­cio­na­rio por con­si­de­rar que el hom­bre in­cu­rrió en una se­rie de ac­cio­nes que per­ju­di­ca­ron la ins­ti­tu­ción; sin em­bar­go, las prue­bas apor­ta­das no per­mi­tie­ron acre­di­tar nin­gún ac­to irre­gu­lar.

“Con­clui­do el aná­li­sis de ca­da uno de los he­chos de­nun­cia­dos y que­re­lla­dos, se tie­ne que al no lo­grar con­tar­se con in­di­cios que res­pal­den la te­sis de la par­te que­re­llan­te, exis­ten­te in­su­fi­cien­cia pro­ba­to­ria para con ello, así co­mo no lo­grar la con­fi­gu­ra­ción de los ti­pos pe­na­les que­re­lla­dos e in­ves­ti­ga­dos, lo que co­rres­pon­de con­for­me a de­re­cho es or­de­nar el so­bre­sei­mien­to a fa­vor del en­car­ta­do”, pre­ci­sa la sen­ten­cia, de la cual La Na­ción tie­ne co­pia.

Por su par­te, el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de­ta­lló que “se in­ves­ti­ga­ron los pre­sun­tos de­li­tos de trá­fi­co de in­fluen­cias y au­to­ri­za­ción de ac­tos in­de­bi­dos; no obs­tan­te, en es­ta eta­pa, no se con­tó con ele­men­tos pro­ba­to­rios su­fi­cien­tes y ob­je­ti­vos para de­mos­trar que Que­sa­da es res­pon­sa­ble de los he­chos que fue­ron de­nun­cia­dos en su con­tra. En ra­zón de ello, es­te des­pa­cho so­li­ci­tó que se or­de­na­ra el so­bre­sei­mien­to de­fi­ni­ti­vo de la causa”.

Por es­ta si­tua­ción, el BCR fue con­de­na­do al pa­go de cos­tas por ¢6 mi­llo­nes, sub­ra­ya el do­cu­men­to don­de se ex­pli­ca la de­ci­sión del Juz­ga­do.

Sa­tis­fac­ción.

En tan­to, Jo­sé Pa­blo Ba­di­lla Vi­lla­nue­va, abo­ga­do de Que­sa­da, ase­gu­ró que es­tán más que sa­tis­fe­chos con la sen­ten­cia, ya que se de­mos­tró que su re­pre­sen­ta­do no in­cu­rrió en nin­gún per­jui­cio para con la en­ti­dad.

“Con es­to, se acre­di­ta que se tra­tó de una es­tra­te­gia para qui­tar a Gui­ller­mo (Que­sa­da) de su pues­to”, re­cla­mó.

La Fis­ca­lía acla­ró que es­tos he­chos por los que Que­sa­da fue so­bre­seí­do no tie­nen re­la­ción con la causa del ca­so del ce­men­to chino.

La Na­ción in­ten­tó ob­te­ner una reac­ción de los vo­ce­ros del en­te fi­nan­cie­ro, pe­ro al cie­rre de es­ta edi­ción no se ob­tu­vo res­pues­ta.

Otro pro­ce­so.

De ma­ne­ra pa­ra­le­la, en mar­zo del 2018, Que­sa­da

pre­sen­tó an­te el Tri­bu­nal Con­ten­cio­so Ad­mi­nis­tra­ti­vo y Ci­vil de Ha­cien­da, con se­de en Goi­coe­chea, una de­man­da por ¢100 mi­llo­nes con­tra el BCR por el da­ño mo­ral cau­sa­do con su des­pi­do en enero del 2016.

Ese mis­mo año, pe­ro en el mes de se­tiem­bre, él fue re­ins­ta­la­do en su car­go y, ac­tual­men­te, ocu­pa un pues­to ge­ren­cial en la ins­ti­tu­ción.

Para Ba­di­lla, el so­bre­sei­mien­to de­fi­ni­ti­vo es im­por­tan­te para la re­so­lu­ción que po­dría te­ner es­ta ac­ción le­gal; sin em­bar­go, de­bi­do a la pan­de­mia,

“se in­ves­ti­ga­ron los Pre­sun­tos de­li­tos de TRÁ­FI­CO de in­fluen­cias Y AU­TO­RI­ZA­CIÓN de AC­TOS in­de­bi­dos; NO Obs­tan­te, du­ran­te es­ta ETA­PA, NO se CON­TÓ CON ele­men­tos Pro­ba­to­rios su­fi­cien­tes Y Ob­je­ti­vos PARA de­mos­trar Que Que­sa­da es res­pon­sa­ble de los HE­CHOS Que Fue­ron de­nun­cia­dos en su CON­TRA”. Re­so­lu­ción mi­nis­te­rio Pú­bli­co

el pro­ce­so en es­ta ins­tan­cia no tie­ne fe­cha.

Que­sa­da fue ce­sa­do del car­go de sub­ge­ren­te ge­ne­ral del BCR el 8 de enero del 2016, sin res­pon­sa­bi­li­dad pa­tro­nal, cuan­do la Jun­ta Di­rec­ti­va de la en­ti­dad lo en­con­tró res­pon­sa­ble de cua­tro he­chos que fue­ron con­si­de­ra­dos con­tra­rios al Có­di­go de Éti­ca Cor­po­ra­ti­vo del Ban­co.

El fun­cio­na­rio im­pug­nó esa me­di­da, por lo que en se­tiem­bre del 2016, co­mo me­di­da cau­te­lar, el Tri­bu­nal Con­ten­cio­so or­de­nó al BCR res­ti­tuir­lo en su pla­ni­lla, mien­tras se re­suel­ve el asun­to.

Al prin­ci­pio, la de­man­da de Que­sa­da era con­tra el BCR y, so­li­da­ria­men­te, con­tra los en­ton­ces di­rec­to­res.

Ellos eran Mó­ni­ca Seg­ni­ni, Evi­ta Ar­gue­das, Fran­cis­co Mo­li­na, Alberto Ra­ven, Ma­rio Ba­rre­ne­chea, Paola Mo­ra, Gus­ta­vo Arias y Ro­nald So­lís: así co­mo los ase­so­res Fa­bián Vo­lio y Mau­ro Mu­ri­llo.

Sin em­bar­go, en la au­dien­cia del 2018, Ba­di­lla anun­ció que iban a desis­tir de de­man­dar a Seg­ni­ni, Ar­gue­das, Mo­li­na y Ra­ven.

Jo­se Cor­de­ro

Jo­sé Pa­blo Ba­di­lla, abo­ga­do de Gui­ller­mo Que­sa­da (iz­quier­da), ase­gu­ró que es­tán sa­tis­fe­chos con la sen­ten­cia, ya que se de­mos­tró que su re­pre­sen­ta­do no per­ju­di­có a la ins­ti­tu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.