TAI­WÁN CON­QUIS­TÓ A EXPERIODIS­TA DE CA­NAL 7

Ma­ría Jo­sé Cu­be­ro cum­pli­rá tres años de vivir en esa is­la asiá­ti­ca; ella na­rra al­gu­nas anéc­do­tas de lo que im­pli­ca re­si­dir ahí

La Nacion (Costa Rica) - - SUCESOS & JUDICIALES - Jai­ro Vi­lle­gas S. jvi­lle­gas@na­cion.com

E

ste nue­vo si­glo ape­nas se ini­cia­ba cuan­do emer­gió en la te­le­vi­sión na­cio­nal una pe­rio­dis­ta de­por­ti­va de­di­ca­da al mun­do de los mo­to­res, lle­na de en­tu­sias­mo que cau­ti­vó al pú­bli­co.

Se tra­ta de Ma­ría Jo­sé Cu­be­ro Cas­tro, quien aho­ra tie­ne 39 años. Es­ta ve­ci­na de San­ta Bár­ba­ra de He­re­dia in­for­ma­ba so­bre ca­rre­ras de au­tos y mo­tos en Ca­nal 7, don­de tra­ba­jó en­tre el 2004 y 2010.

Ese no fue el úni­co es­pa­cio en que in­for­mó al pú­bli­co se­dien­to de la adre­na­li­na que pro­du­cen di­ver­sas dis­ci­pli­nas de­por­ti­vas pues tam­bién la­bo­ró en el des­apa­re­ci­do Ca­nal 9, Ra­dio Mo­nu­men­tal, Zoom Ra­dio, pe­rió­di­co Al Día, la em­pre­sa RPMTV y

Td­más.

Em­pe­zó co­mo re­por­te­ra de­por­ti­va es­cri­bien­do so­bre surf en la re­vis­ta Sur­fos.

No obs­tan­te, su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal en me­dios se de­tu­vo, aun­que aún se sor­pren­de de que mu­chas per­so­nas la re­co­noz­can.

“Me cues­ta creer por­que en mi tiem­po no ha­bía re­des so­cia­les, pe­ro creo que el tra­ba­jo que hi­ce en de­por­tes de mo­tor le gus­tó a la gen­te y por eso al­gu­nos se acuer­dan to­da­vía”, co­men­tó Ma­ría Jo­sé.

Qui­zás en­tre sus pla­nes no es­ta­ba mi­grar e ins­ta­lar­se en otro país, le­jos de Cos­ta Ri­ca, al pun­to que ha­ce 10 años fun­dó una em­pre­sa de co­mu­ni­ca­ción, que aún man­tie­ne con su gran ami­ga y aho­ra so­cia, Adria­na Hernández, pe­ro en el 2015 to­do cam­bió.

En ese año, su es­po­so An­dré Qui­rós en­con­tró una opor­tu­ni­dad la­bo­ral con la ae­ro­lí­nea tai­wa­ne­sa Evaair.

Du­ran­te un año, An­dré es­tu­vo so­lo en Tai­wán, pe­ro lue­go, la fa­mi­lia to­mó la de­ci­sión de es­tar uni­da, en Asia.

El pró­xi­mo di­ciem­bre, Ma­ría Jo­sé cum­ple tres años de vivir en ese si­tio.

“Mi es­po­so su­po que la vi­da en Tai­wán era ap­ta para no­so­tros. Tam­bién que­ría­mos dar­le a nues­tro úni­co hi­jo -en ese mo­men­to- la opor­tu­ni­dad de vivir en una cul­tu­ra di­fe­ren­te. Ni To­más (hi­jo) ni yo he­mos te­ni­do por aho­ra el mal de pa­tria, ni nos he­mos arre­pen­ti­do de ve­nir por acá. Eso sí, via­ja­mos re­gu­lar­men­te a Cos­ta Ri­ca”, in­di­có Ma­ría Jo­sé.

To­más ya tie­ne 10 años, y es­tan­do en la is­la, Ma­ría Jo­sé vol­vió a ser ma­má. Ha­ce po­co más de un año na­ció Fa­bián.

Una ex­pe­rien­cia.

“Des­cri­bir­te la vi­da acá me to­ma­ría mu­chas pá­gi­nas, pe­ro siem­pre es bueno em­pe­zar co­men­tan­do que to­do tie­ne su la­do bueno y su la­do no tan bueno. Lo­gra­mos adap­tar­nos muy bien a la vi­da acá, aun­que no ha­bla­mos man­da­rín. El tai­wa­nés es muy ama­ble con el ex­tran­je­ro y en mu­chos lu­ga­res ha­blan in­glés. La vi­da acá es tran­qui­la, es más eco­nó­mi­ca que Cos­ta Ri­ca”, re­la­tó Ma­ría Jo­sé.

Ado­ra la se­gu­ri­dad en esa na­ción, así co­mo la hon­ra­dez

de los tai­wa­ne­ses. Otra ca­rac­te­rís­ti­ca que des­ta­ca de los ha­bi­tan­tes de ese lu­gar es el res­pe­to.

“Po­dés ves­tir­te co­mo quie­ras y na­die te di­ce na­da ni te vuel­ven a ver mal. Ade­más, si ol­vi­das al­go, es se­gu­ro que lo ten­drás de vuel­ta muy pron­to, es­ta­rá en el pues­to de se­gu­ri­dad o po­li­cía más cer­cano. Si es la bi­lle­te­ra o car­te­ra, ven­drá con el dinero in­tac­to”, re­sal­tó. Es­tar tan le­jos de Cos­ta Ri­ca pro­vo­ca mo­men­tos de dul­ces re­cuer­dos, que se con­vier­ten en pa­sa­jes que se ex­tra­ñan en de­ma­sía. La fa­mi­lia, los ami­gos, el tra­ba­jo y las playas ti­cas son par­te de esos ele­men­tos que ex­tra­ña Ma­ría Jo­sé. Con la co­mi­da no han te­ni­do pro­ble­mas. ¿Por qué? Ase­gu­ra que es de­li­cio­sa y va­ria­da, al pun­to que siem­pre hay al­go nue­vo que pro­bar. “Afor­tu­na­da­men­te, acá ten­go la po­si­bi­li­dad de co­mer exac­ta­men­te lo que co­mía­mos en Cos­ta Ri­ca. La va­rie­dad de fru­tas, ver­du­ras y ve­ge­ta­les es enor­me. Pue­do hacer una olla de car­ne, chi­fri­jo, cho­rrea­das, tor­ti­llas con que­so, pi­ca­di­llos”. “Una cu­rio­si­dad es, por ejem­plo, el ta­ro, es­ta ver­du­ra que para no­so­tros es el ti­quiz­que, creo; acá la usan para pos­tres y yo la co­cino en mi olla de car­ne. Tam­bién hay muy buen ca­fé, en ca­da es­qui­na hay bue­nas ca­fe­te­rías e in­clu­so pue­do com­prar ca­fé de Cos­ta Ri­ca en al­gu­nos su­per­mer­ca­dos”, afir­mó Ma­ría Jo­sé. Una lin­da ca­rac­te­rís­ti­ca de Tai­wán es la can­ti­dad de res­tau­ran­tes, que van des­de las co­mi­das rá­pi­das a in­ter­na­cio­na­les de un sin­fín de lu­ga­res. “Nos en­can­ta la tai­lan­de­sa, viet­na­mi­ta y ja­po­ne­sa”, co­men­tó es­ta cos­ta­rri­cen­se.

Adap­tar­se.

An­tes de la pan­de­mia por la co­vid-19, Ma­ría Jo­sé so­lía ve­nir a Cos­ta Ri­ca una vez al año con sus hi­jos, y dos ve­ces so­la.

Vivir le­jos de Cos­ta Ri­ca no es sen­ci­llo. So­bre to­do en los pri­me­ros me­ses, ella lle­ga­ba a un res­tau­ran­te, el me­nú es­ta­ba en man­da­rían y na­die ha­bla­ba in­glés.

“Me he per­di­do ma­ne­jan­do a lu­ga­res nuevos y bueno, has­ta ma­ne­jar es di­fe­ren­te y uno tie­ne que acos­tum­brar­se. Se con­du­ce a al­ta ve­lo­ci­dad en la pis­ta y no se ha­ce a la de­fen­si­va, sino que las per­so­nas son ama­bles, pe­ro al prin­ci­pio uno sien­te que son atre­vi­dos, pe­ro lue­go apren­de esas re­glas”, di­jo.

Ma­ría Jo­sé fue a cla­ses de tai­wa­nés du­ran­te seis me­ses, por lo que pue­de de­cir al­gu­nas pa­la­bras. Su hi­jo ma­yor apren­de ese idio­ma en la es­cue­la, co­mo se­gun­da len­gua, pues las cla­ses las re­ci­be en in­glés.

Por aho­ra, es­ta fa­mi­lia no tie­ne una fe­cha de­fi­ni­da para re­gre­sar a Cos­ta Ri­ca.

*Es­ta es la se­xa­gé­si­ma no­ve­na his­to­ria so­bre ti­cos que de­ja­ron su país por di­fe­ren­tes cir­cuns­tan­cias, se adap­ta­ron a otra tie­rra, pe­ro guar­dan el ca­ri­ño por sus raí­ces.

COR­TE­SÍA

Ma­ría Jo­sé Cu­be­ro en Tao­yuan City, en Tai­wán.

COR­TE­SÍA

Ma­ría Jo­sé, su es­po­so An­dré Qui­rós y sus hi­jos Fa­bián (en bra­zos) y To­más, en Tai­wán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.