Fa­lle­ce can­tan­te fran­ce­sa Ju­liet­te Gré­co a los 93 años

Ami­ga de poe­tas y mú­si­cos, en­car­nó co­mo po­cos ar­tis­tas el es­pí­ri­tu del ba­rrio ar­tís­ti­co pa­ri­sino de saint­ger­main-des-prés

La Nacion (Costa Rica) - - VIVA -

FRAN­CIA. AFP. La gran es­tre­lla de la can­ción fran­ce­sa Ju­liet­te Gré­co, cé­le­bre in­tér­pre­te de obras de Léo Fe­rré o Jac­ques Pré­vert, fa­lle­ció es­te miér­co­les a los 93 años, anun­ció su fa­mi­lia a la AFP.

“Ju­liet­te Gré­co mu­rió ro­dea­da de sus fa­mi­lia­res en su ama­da ca­sa de Ra­ma­tue­lle (su­r­es­te de Fran­cia). Su vi­da fue ex­tra­or­di­na­ria”, di­jo la fa­mi­lia en un tex­to trans­mi­ti­do a la AFP.

Ícono de Fran­cia, ami­ga de poe­tas y mú­si­cos, en­car­nó co­mo po­cos ar­tis­tas el es­pí­ri­tu del ba­rrio ar­tís­ti­co pa­ri­sino de Saint-ger­main­des-prés.

“Pa­sión, com­ba­te, amor y di­ver­sión in­ten­sa”, de­cía Ju­liet­te Gré­co cuan­do le co­rres­pon­día re­su­mir su vi­da.

“En­car­na­ba la ele­gan­cia y la li­ber­tad (...) Su ros­tro y su voz con­ti­nua­rán acom­pa­ñan­do nues­tras vi­das”, reac­cio­nó el pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron me­dian­te un tuit.

Con sus pó­mu­los al­tos, una mi­ra­da pe­ne­tran­te de ojos ne­gros ba­jo su ca­be­lle­ra os­cu­ra y fi­nas ma­nos blan­cas mo­vién­do­se so­bre un ves­ti­do, la can­tan­te fran­ce­sa im­po­nía en el es­ce­na­rio una ima­gen de dama ne­gra.

“Gré­co, ro­sa ne­gra de los pa­tios. De la es­cue­la de los ni­ños que no son bue­nos”, co­mo la pin­tó Ray­mond Que­neau. Por­que Gré­co era una mu­jer atre­vi­da.

“Soy un pa­ya­so en la vi­da y ade­más me gus­ta reír. El atri­bu­to más gran­de de la se­duc­ción es el humor, la in­te­li­gen­cia, la bro­ma”, afir­ma­ba ha­cía unos años.

His­to­ria.

Ju­liet­te Gré­co na­ció el 7 de fe­bre­ro de 1927 en Mont­pe­llier, en el sur de Fran­cia. Tras la se­pa­ra­ción de sus pa­dres, cre­ció con su her­ma­na Char­lot­te cer­ca de Bur­deos (su­does­te) en la ca­sa de sus abue­los.

Su in­fan­cia fue me­lan­có­li­ca y eli­gió so­bre to­do la dan­za. La gue­rra obli­gó a la fa­mi­lia a huir a una pro­pie­dad en el Pé­ri­gord (su­does­te), que sir­vió de lu­gar de pa­so para la re­sis­ten­cia al in­va­sor ale­mán. En 1943, su ma­dre y su her­ma­na fue­ron de­por­ta­das, y ella mis­ma en­car­ce­la­da en Fran­cia una de­ce­na de días.

Gré­co con­tó es­ta par­te de su vi­da en una au­to­bio­gra­fía pu­bli­ca­da en 1983, Ju­ju­be.

“Es­cri­bir Ju­ju­be fue muy cruel para mí, muy vio­len­to. Me gus­tó es­cri­bir pe­ro no me gus­tó re­mon­tar la pe­lí­cu­la ha­cia atrás. No que­ría que otro lo hi­cie­se, lo es­cri­bí yo, yo no soy cues­tio­na­ble”, ex­pli­có.

Al fi­nal de la gue­rra, con me­nos de 20 años, su ai­re re­bel­de, su par­ti­cu­lar be­lle­za y su pin­ta se­du­cía a in­te­lec­tua­les y ar­tis­tas de Saint-germain-des-prés en Pa­rís.

Fre­cuen­ta­ba a Mar­gue­ri­te Du­ras, Jean-paul Sar­tre, Si­mo­ne

de Beau­voir y ani­ma­ba las ve­la­das del mí­ti­co ca­ba­ret Le Ta­bou. La ju­ven­tud ex­plo­ta­ba en una Pa­rís li­be­ra­da en la que el exis­ten­cia­lis­mo na­ce en­tre los mu­ros de clu­bes y ca­fés. Ju­liet­te Gré­co co­no­ció a Mi­les Da­vis, con quien ten­drá una aven­tu­ra.

Mu­jer moderna.

Ray­mond Que­neau y Sar­tre fir­man sus pri­me­ros éxi­tos co­mo can­tan­te, Si tu t’ima­gi­nes... (Si te ima­gi­nas...) y La Rue des

Blancs-man­teaux. Con el tiem­po am­plía su re­per­to­rio con Jac­ques Pré­vert, Bo­ris Vian y Char­les Az­na­vour. La “chi­ca lin­da” se pre­sen­ta en el Olym­pia, tem­plo de la can­ción fran­ce­sa, por pri­me­ra vez en 1954, y se con­sa­gra.

Tras una bo­da re­lám­pa­go

con Phi­lip­pe Le­mai­re, con quien tie­ne una hi­ja Lau­ren­ce-ma­rie (fa­lle­ci­da de cáncer en 2016, mis­mo año que en Ju­liet­te Gre­co fue víc­ti­ma de una ac­ci­den­te car­dio­vas­cu­lar), in­ter­pre­ta en los años 60 a los más gran­des au­to­res de la épo­ca: Ser­ge Gains­bourg, Léo Fe­rré, Jac­ques Brel o Geor­ges Bras­sens.

“He co­no­ci­do a las per­so­nas más ‘ma­ra­vi­llo­sas po­si­bles”, re­co­no­ce.

Gré­co es el ar­que­ti­po de la mu­jer moderna: “Era muy ade­lan­ta­da para mi épo­ca, fui ob­je­to de es­cán­da­lo total, ja­más bus­co ese ti­po de co­sas, soy así, no pue­do hacer na­da al res­pec­to”, con­fe­só.

Ac­triz por vo­ca­ción, ac­tuó en Bon­jour tris­tes­se (Bue­nos

días, tris­te­za) en 1958, adap­ta­ción de la no­ve­la de Fran­co­ise Sa­gan di­ri­gi­da por Ot­to Pre­min­ger, du­ran­te su re­la­ción con el pro­duc­tor es­ta­dou­ni­den­se Darryl Za­nuck. Pe­ro fue su pa­pel en la te­le­no­ve­la Belp­hé­gor fue el que la hi­zo triun­far en la pan­ta­lla chi­ca en 1965.

Tras una se­gun­da bo­da con el ac­tor Mi­chel Pic­co­li, se ca­só en 1988 con Gé­rard Jouan­nest, el ex­pia­nis­ta y ami­go de Jac­ques Brel, que la acom­pa­ñó tam­bién en el es­ce­na­rio.

Ju­liet­te Gré­co so­bre­vi­vió al tiem­po y a las mo­das. Jó­ve­nes can­tan­tes le es­cri­bie­ron can­cio­nes en sus úl­ti­mos ál­bu­mes.

En el 2015 dio una gran gi­ra de des­pe­di­da, du­ran­te la cual fes­te­jó sus 89 años so­bre el es­ce­na­rio del Théâ­tre de la Vi­lle, el mis­mo en el que ha­bía te­ni­do en 1968 su éxi­to más gran­de, el pí­ca­ro

En­car­na­ba la ele­gan­cia y la li­ber­tad (...) Su ros­tro y su voz con­ti­nua­rán acom­pa­ñan­do nues­tras vi­das”.

Em­ma­nuel Ma­cron

Pre­si­den­te de Fran­cia

AFP

La le­gen­da­ria can­tan­te fran­ce­sa Ju­liet­te Gre­co so­bre­vi­vió al tiem­po y a las mo­das. Jó­ve­nes can­tan­tes le es­cri­bie­ron can­cio­nes en sus úl­ti­mos ál­bu­mes.

AFP

En abril de 2012, Ju­liet­te Gre­co po­sa tras re­ci­bir la Me­da­lla Ver­meil de la Ciu­dad de Pa­rís, de ma­nos del al­cal­de Ber­trand De­la­noe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.