Ara­be­lla y Emi­lia

El dis­fru­te de las no­ve­las ‘Ras­tro de sal’ y ‘Más allá del río’ es­tá ga­ran­ti­za­do

La Nacion (Costa Rica) - - PÁGINA QUINCE - Ama­lia Cha­ve­rri ama­lia.cha­ve­rri@gmail.com

El con­fi­na­mien­to me ha si­do más lle­va­de­ro gra­cias al tiem­po que he po­di­do de­di­car al go­ce de la bue­na li­te­ra­tu­ra.

Me re­fie­ro, en es­te mo­men­to, a las no­ve­las de dos des­ta­ca­das es­cri­to­ras: de Ara­be­lla Sa­la­verry, Ras­tro de sal

(2020), y de Emi­lia Ma­ca­ya,

Más allá del río (2020). Di­sí­mi­les y dis­tan­tes en el tiem­po, el tra­ta­mien­to de sus con­te­ni­dos po­si­bi­li­ta que se lean ba­jo el con­cep­to de his­to­ria que pro­po­ne Lu­cien Feb­vre, pio­ne­ro de la nue­va his­to­ria.

Di­ce el es­tu­dio­so: “No se ha­ce his­to­ria úni­ca­men­te con do­cu­men­tos es­cri­tos sino que tam­bién con las for­mas del cam­po y de las hier­bas, con los eclip­ses de luna y las arre­me­ti­das de los ca­ba­llos… Con to­do eso que, per­te­ne­cien­do al hom­bre de­pen­de del hom­bre, sir­ve al hom­bre, ex­pre­sa al hom­bre, de­mues­tra la pre­sen­cia, la ac­ti­vi­dad, los gus­tos y los mo­dos de ser del hom­bre”.

Y aña­de al res­pec­to que se ha­ce his­to­ria a par­tir de lo si­guien­te: “Don­de ha pa­sa­do el hom­bre, don­de ha de­ja­do al­gu­na im­pron­ta de su vi­da y de su in­te­li­gen­cia, allí es­tá la his­to­ria”.

Am­bas no­ve­las son un ejem­plo de lo an­te­rior. So­bre la ba­se de he­chos his­tó­ri­cos: es­cla­re­ci­mien­to de un cri­men en una y mo­men­tos de la vi­da de Li­món en la otra, se des­plie­ga, en am­plio mu­ral, la am­bien­ta­ción de las so­cie­da­des del mo­men­to: sus his­to­rias, sus glo­rias y sus in­cer­ti­dum­bres, sus do­lo­res, cos­tum­bres, va­lo­res, ale­grías, pa­sio­nes; así co­mo tam­bién sus ama­ne­ce­res y ano­che­ce­res, el sol y la luna, sus olo­res y sa­bo­res, sus enaguas y cri­no­li­nas, sus jue­gos…

Cua­tro ge­ne­ra­cio­nes de

mu­je­res. Ras­tro de sal es­tá si­tua­da esen­cial­men­te en Li­món y en otro mo­men­to en Car­ta­ge­na de In­dias. Re­cor­de­mos que el te­ma de Li­món y de la ne­gri­tud, sus mo­men­tos de glo­ria, sus ava­ta­res, sus tra­ge­dias y de­más, ha si­do tra­ta­do por otras no­ve­lis­tas: La flo­ta ne­gra, de Yaz­mín Ross; La lo­ca de Gan­do­ca y Li­món blues de Ana Cris­ti­na Ros­si; y Caly­pso de Ta­tia­na Lo­bo.

Ras­tro de sal es un es­la­bón más de esa ca­de­na. Cu­bre el fi­nal del si­glo XIX y los ini­cios del XX. Se tra­ta de la za­ga de cua­tro ge­ne­ra­cio­nes de mu­je­res, em­pa­ren­ta­das en­tre sí, que vi­vie­ron bá­si­ca­men­te en Li­món, don­de fue­ron tes­ti­go del desa­rro­llo de la ciu­dad, de la lle­ga­da del fe­rro­ca­rril y to­das sus se­cue­las, de la pre­sen­cia de To­más Guar­dia, de la Uni­ted Fruit Com­pany, de Mi­nor Keith, de Mar­cus Gar­vey y de quie­nes par­ti­ci­pa­ron en ese pe­río­do im­por­tan­te y tam­bién des­ga­rra­dor de nues­tra his­to­ria.

Los per­so­na­jes fe­me­ni­nos, Can­de­la­ria, Cán­di­da, Cle­men­cia y de nue­vo Can­de­la­ria, son per­so­na­li­da­des trans­gre­so­ras, va­lien­tes, lu­cha­do­ras y re­so­lu­tas, cua­li­da­des pro­pias de quie­nes lu­chan por re­cu­pe­rar es­pa­cios.

Una cons­tan­te del tex­to es el re­cur­so del mo­nó­lo­go in­te­rior gra­cias al cual se per­fi­la la psi­co­lo­gía y tam­bién las ex­pe­rien­cias y an­gus­tias de los cua­tro per­so­na­jes fe­me­ni­nos prin­ci­pa­les.

Do­ña Ma­ri­qui­ta. Mas allá del

río que se desa­rro­lla en la mi­tad del si­glo XIX, am­bien­ta­da bá­si­ca­men­te en San Jo­sé, es la his­to­ria de una ele­gan­te dama, viu­da de un im­por­tan­te ca­ba­lle­ro, li­ga­da a fi­gu­ras de po­der de la épo­ca, y quien di­ri­ge su ca­sa, sus ne­go­cios y la in­ves­ti­ga­ción so­bre la muer­te del ge­ne­ral Jo­sé Ma­ría Ca­ñas.

La dama en cues­tión, do­ña Ma­ri­qui­ta, con­tra­ta a un per­so­na­je, un tan­to mis­te­rio­so, co­no­ci­do co­mo Ju­lio Es­pa­da, cu­yas raí­ces no son lo su­fi­cien­te co­no­ci­das.

La ta­rea de Es­pa­da es ayu­dar a es­cla­re­cer la muer­te del des­ta­ca­do ge­ne­ral, ac­ti­vo en to­das las li­des re­la­cio­na­das con la Gue­rra de 1856.

Es­pa­da y la men­cio­na­da gran se­ño­ra, co­no­ci­da co­mo do­ña Ma­ri­qui­ta, son ejes es­truc­tu­ran­tes que atra­vie­san la na­rra­ción.

Los con­te­ni­dos his­tó­ri­cos na­rra­dos tie­nen co­mo te­lón de fon­do un mu­ral que re­crea, con lu­jo de de­ta­lles, las cos­tum­bres, va­lo­res, pa­sio­nes, así co­mo los ava­ta­res re­la­cio­na­dos con los acon­te­ci­mien­tos que ro­dea­ron la épo­ca de la gue­rra del 56, el có­le­ra, Wi­lliam Wal­ker y, es­pe­cial­men­te, las fi­gu­ras de don Jua­ni­to Mo­ra y don Jo­sé Ma­ría Ca­ñas.

Las dos his­to­rias tie­nen tex­tos in­tro­duc­to­rios: en Ras­tro de sal son epí­gra­fes de dos es­cri­to­res des­ta­ca­dos, Gar­cía Márquez y Bor­ges; ade­más, una de­di­ca­to­ria a sus an­te­pa­sa­dos.

En Más allá del río son epí­gra­fes de la au­to­ra y ade­más un tex­to in­tro­duc­to­rio a ca­da ca­pí­tu­lo que ade­lan­ta, con dis­cre­ción, el con­te­ni­do del ca­pí­tu­lo co­rres­pon­dien­te.

No­ve­las de gé­ne­ro. Am­bas no­ve­las son, co­mo se co­no­ce en la ac­tua­li­dad, no­ve­las de gé­ne­ro, da­da la in­ne­ga­ble fuer­za y ca­rác­ter reivin­di­ca­to­rio de los per­so­na­jes fe­me­ni­nos.

Cua­tro mu­je­res, en­la­za­das por pa­ren­tes­co y que dan vi­da a Ras­tro de sal, son va­lien­tes y de­ci­di­das, re­so­lu­tas, lu­cha­do­ras por sus de­re­chos y de­más.

En Mas allá del río ca­be se­ña­lar, co­mo ejem­plo, la mues­tra de so­ro­ri­dad que aflo­ra en­tre dos per­so­na­jes fe­me­ni­nos muy im­por­tan­tes: do­ña Ma­ri­qui­ta, la ele­gan­te se­ño­ra, y Azu­ce­na, la em­plea­da so­li­da­ria; to­do ello na­rra­do con ex­qui­si­tez y gran comprensió­n de la psi­co­lo­gía fe­me­ni­na co­mo reivin­di­ca­ción y triun­fo de su po­si­ción den­tro del es­que­ma so­cial.

Ca­da uno de los tex­tos go­za de un len­gua­je li­te­ra­rio que las hon­ra; y no de­ben es­ca­ti­mar­se elo­gios para pon­de­rar el es­ti­lo de­pu­ra­do y cui­da­do­so de am­bas no­ve­las prue­ba feha­cien­te del com­pro­mi­so de las es­cri­to­ras con la es­cri­tu­ra.

Hay que re­cor­dar el es­pi­no­so te­ma de la re­la­ción ver­dad his­tó­ri­ca-ver­dad fic­cio­nal, ya que ese bi­no­mio tra­ta del lu­gar in­elu­di­ble que tie­ne la ima­gi­na­ción (en­ten­di­da co­mo una for­ma de des­co­no­ci­mien­to) en la am­bien­ta­ción y cons­truc­ción del dis­cur­so his­tó­ri­co.

Así, por un la­do, la ela­bo­ra­ción de los per­so­na­jes his­tó­ri­cos más re­le­van­tes tie­ne, ne­ce­sa­ria­men­te, una do­sis de ima­gi­na­ción; por otro, los fic­ti­cios, pro­duc­to de la ima­gi­na­ción, no se que­dan atrás en su ca­rác­ter con­vin­cen­te. Un tex­to li­te­ra­rio que no es­té cons­trui­do con una do­sis de ima­gi­na­ción, con­di­ción si­ne que non del buen dis­cu­rrir de la li­te­ra­tu­ra, no apor­ta­rá gran go­ce a los lec­to­res.

En am­bos tex­tos, ver­dad y fic­ción se en­tre­la­zan ar­mo­nio­sa­men­te y de ma­ne­ra creí­ble para go­zo de quie­nes dis­fru­tan de la bue­na li­te­ra­tu­ra y para quie­nes sien­tan y dis­fru­ten de las sen­sa­cio­nes, emo­cio­nes y pa­sio­nes pro­pues­tas en Ras­tro

de sal y en Mas allá del río.

Ba­jo es­tos pa­rá­me­tros re­co­mien­do am­bas no­ve­las. Su dis­fru­te es­ta­rá ga­ran­ti­za­do.

Emi­lia MA­CA­YA (FO­TO to­ma­da de su FA­CE­BOOK) Y Ara­be­lla sa­la­verry (FO­TO mayela LÓ­PEZ)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.