Géi­ner se­gu­ra vol­vió adon­de em­pe­zó su ca­rre­ra: a la Li­ga

››Juan Jo­sé Gá­mez se lo lle­vó de Gol­fi­to, su tie­rra na­tal, a Pé­rez Ze­le­dón

La Nacion (Costa Rica) - - PURO DEPORTE - Fanny Tay­ver M. fanny.tay­ver@na­cion.com

For­mar par­te de Ala­jue­len­se no es al­go nue­vo para Géi­ner Se­gu­ra.

Tiem­po atrás, se le pre­sen­tó la po­si­bi­li­dad de vol­ver. A pe­sar de las op­cio­nes que sur­gie­ron, no ocu­rrió en su eta­pa co­mo ju­ga­dor, pe­ro en su des­tino es­ta­ba mar­ca­do que el re­torno se die­ra co­mo asis­ten­te téc­ni­co.

Se­gu­ra cuen­ta al­go que po­cas per­so­nas sa­ben y, es que aun­que no ju­gó con el pri­mer equi­po, su ca­rre­ra fut­bo­lís­ti­ca na­ció en la Li­ga, tras se­guir los con­se­jos de su pa­pá, don Jo­sé Isi­dro.

“Yo soy de Río Cla­ro de Gol­fi­to. Mi pa­pá ju­gó fút­bol en Se­gun­da Di­vi­sión con Gol­fi­to y siem­pre qui­so que ju­ga­ra fút­bol, siem­pre me apo­ya­ron mis pa­dres. Un día ha­blan­do con él le di­je que yo que­ría ve­nir a San Jo­sé a hacer una prue­ba, por­que en aquel tiem­po no ha­bía mu­chos equi­pos y Gol­fi­to ya no es­ta­ba”, ma­ni­fes­tó Se­gu­ra en char­la con La Na­ción.

Don Jo­sé Isi­dro sa­bía que Gei­ner te­nía ra­zón y tra­tó de ase­so­rar­lo lo me­jor que pu­do.

“Me di­jo que vi­nie­ra a la Li­ga y así fue. Yo lle­gué, to­qué la puer­ta co­mo cual­quier muchacho jo­ven que tie­ne el sue­ño de ju­gar fút­bol. Me di­je­ron que las prue­bas se ha­cían en la Fi­res­to­ne. Ahí me re­ci­bió Jor­ge León, que era el coor­di­na­dor de li­ga me­nor de Ala­jue­len­se”, ex­pre­só.

Con­tem­po­rá­neos. En ese equi­po ha­bía bue­nos pros­pec­tos, co­mo Wil­son Mu­ñoz, Ro­dri­go Cor­de­ro y Ri­chard Maho­ney.

“Lle­gó la prue­ba, en­tre­né, me fue bien y don Jor­ge me de­jó en el equi­po. Es­tu­ve en ju­ve­nil y en re­ser­va, es­tu­ve en la pri­me­ra ge­ne­ra­ción que fue a Da­llas Cup, en Es­ta­dos Uni­dos y des­pués qui­ta­ron la re­ser­va.

”Al­gu­nos se que­da­ron, otros se fue­ron a prés­ta­mo y yo me fui de va­ca­cio­nes a mi pue­blo. Fue cuan­do sa­lió un fo­gueo de Pé­rez Ze­le­dón con­tra Gol­fi­to, yo me fui a ju­gar, a ayu­dar­les por­que an­da­ba pa­sean­do, (Juan Jo­sé) Gá­mez me vio y me pres­ta­ron a Pé­rez.

”Ahí em­pe­zó mi ca­rre­ra co­mo pro­fe­sio­nal. Hu­bo acer­ca­mien­tos para vol­ver a la Li­ga, por di­fe­ren­tes ra­zo­nes no se dio, pe­ro muy po­cas per­so­nas sa­ben que yo me ini­cié en ju­ve­nil y en re­ser­vas en Li­ga De­por­ti­va Ala­jue­len­se”, ex­pre­só.

Hoy cuen­ta que no se arre­pien­te de nin­gu­na de­ci­sión, pe­ro sí te­nía esa es­pi­ni­ta de que qui­zás con un po­co más de ase­so­ría, su re­torno a la Li­ga si se hu­bie­se con­cre­ta­do.

“Co­mo ju­ga­dor, pu­de vol­ver a la Li­ga en dos o tres oca­sio­nes, me sen­té a ha­blar con ellos y to­do. No se dio, aho­ra se me pre­sen­tó lle­gar co­mo asis­ten­te y soy afor­tu­na­do, por­que es­toy en un equi­po al que to­do ju­ga­dor qui­sie­ra lle­gar, a una ins­ti­tu­ción tan gran­de, que a mí se me pos­ter­gó aun­que pu­do ser y aho­ra es­toy aquí”, des­ta­có.

Por eso es que cuan­do le pro­pu­sie­ron in­te­grar­se al cuer­po téc­ni­co de An­drés Ca­re­vic co­mo asis­ten­te, Se­gu­ra no te­nía na­da que pen­sar.

“To­ma­mos la de­ci­sión de ve­nir acá, con el con­sen­ti­mien­to del pro­fe­sor An­drés y to­da la par­te de­por­ti­va y acá es­toy, tra­tan­do de apor­tar mi gra­ni­to de are­na y si­go for­mán­do­me a tra­vés de to­das es­tas ex­pe­rien­cias que uno va ad­qui­rien­do día a día, es­tan­do en una ins­ti­tu­ción tan gran­de co­mo la Li­ga y yo tra­to de to­mar de­ci­sio­nes para cre­cer, por­que es­to es de apren­di­za­je siem­pre”, re­la­tó. Cons­tru­yen­do ta­reas. Se­gu­ra cuen­ta que apar­te del aná­li­sis que se ha­ce del fút­bol, del con­tex­to del tor­neo, de los ri­va­les y otros as­pec­tos, Ca­re­vic ha ido cons­tru­yen­do ta­reas.

“Nos to­ma en cuen­ta a to­do el equi­po de tra­ba­jo, nos da al­gu­nos ma­ti­ces y que no­so­tros po­da­mos in­ter­ve­nir en al­gún mo­men­to, sa­bien­do cuál es el ob­je­ti­vo prin­ci­pal de esa ta­rea, de lo que él quie­re para el jue­go”, ad­vir­tió.

In­di­có que se sien­te có­mo­do ba­jo esa lí­nea y que en el cuer­po téc­ni­co es­tán con­ten­tos por­que “el equi­po vie­ne ha­cien­do las co­sas bien”.

“Y so­bre to­do en lo per­so­nal si­go cre­cien­do. yo sé lo que le pue­do apor­tar al pro­fe­sor, la li­ber­tad que él me da para acer­cár­me­le, ha­blar­le, dar­le al­gún de­ta­lle que yo pue­da ver, él to­ma las de­ci­sio­nes y no­so­tros tam­bién res­pal­da­mos.

”Es­toy muy agra­de­ci­do con el li­guis­mo y tra­ta­re­mos de dar lo me­jor de ca­da uno de no­so­tros para que la Li­ga pue­da se­guir bus­can­do ese an­sia­do tí­tu­lo”, aña­dió.

A pe­sar de que el fút­bol hoy es a puer­ta ce­rra­da, eso no ha si­do im­pe­di­men­to para que Se­gu­ra se sien­ta acuer­pa­do por el pue­blo ro­ji­ne­gro.

“He te­ni­do un apo­yo im­por­tan­te y yo con­si­de­ro que eso lo com­pro­me­te a uno a tra­tar de dar lo me­jor, tra­tar de que no se que­de nin­gún ti­po de de­ta­lles para lo­grar los ob­je­ti­vos co­mu­nes que te­ne­mos to­dos, por­que la Li­ga es el equi­po de su gen­te, de­trás de la Li­ga es­tá esa gran afi­ción que ha­ce gran­de es­ta ins­ti­tu­ción y nos de­be­mos a ellos”.

Co­mo fut­bo­lis­ta, Se­gu­ra era un le­gí­ti­mo gue­rre­ro, con un ca­rác­ter muy fuer­te, que no da­ba por per­di­da nin­gu­na pe­lo­ta y lu­cha­ba has­ta el fi­nal.

RA­FAEL PA­CHE­CO

Ma­rio Acos­ta (izq.) y Géi­ner Se­gu­ra son los asis­ten­tes téc­ni­cos de An­drés Ca­re­vic.

RA­FAEL PA­CHE­CO

Géi­ner Se­gu­ra y Br­yan Ruiz du­ran­te una prác­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.