Eco­no­mía ve­ne­zo­la­na se des­mo­ro­na DE­SA­fiAN­DO Ló­GI­CA Y SAN­CIO­NES

La Republica - - CLASIFICADOS -

Bloom­berg- El ré­gi­men so­cia­lis­ta de Ve­ne­zue­la ha con­so­li­da­do un con­trol po­lí­ti­co ca­si to­tal des­pués de ins­ta­lar una asam­blea cons­ti­tu­yen­te to­do­po­de­ro­sa. Re­sol­ver la cri­sis eco­nó­mi­ca y con­se­guir $3.500 mi­llo­nes pa­ra los pa­gos de bo­nos has­ta no­viem­bre re­sul­ta­rá más di­fí­cil.

El pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro lo­gró su­pe­rar las vio­len­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes ca­lle­je­ras, el dis­cur­so es­ta­dou­ni­den­se so­bre la fuer­za mi­li­tar y va­rias ron­das de san­cio­nes. Su nue­va asam­blea cons­ti­tu­yen­te es­tá elu­dien­do al con­gre­so y se es­pe­ra que co­mien­ce a re­dac­tar una nue­va Cons­ti­tu­ción es­ta se­ma­na.

Pe­ro el re­sul­ta­do fi­nal pue­de ser que Ma­du­ro ten­ga la res­pon­sa­bi­li­dad ex­clu­si­va del co­lap­so fi­nan­cie­ro ter­mi­nal de un país que fue ri­co.

Ma­du­ro ha es­ta­do bus­can­do nue­vos sal­va­vi­das fi­nan­cie­ros en Ru­sia en tan­to ha re­du­ci­do las im­por­ta­cio­nes, can­ce­la­do deu­das y ven­di­do o hi­po­te­ca­do ac­ti­vos con un fuer­te des­cuen­to. Al 31 de ju­lio, el go­bierno ha­bía acu­mu­la­do $2.800 mi­llo­nes pa­ra sus pa­gos de no­viem­bre, se­gún la fir­ma con­sul­to­ra con se­de en Caracas Ecoa­na­lí­ti­ca.

No pa­gar las deu­das po­dría pro­fun­di­zar las res­tric­cio­nes eco­nó­mi­cas del país y los acree­do­res po­drían com­prar ac­ti­vos de Ve­ne­zue­la en el ex­te­rior —de to­do, des­de re­fi­ne­rías has­ta bu­ques pe­tro­le­ros y es­ta­cio­nes de ser­vi­cio— de­bi­li­tan­do aún más su ca­pa­ci­dad ex­por­ta­do­ra.

No obs­tan­te, su di­rec­tor As­drú­bal Oli­ve­ros, se mos­tró es­cép­ti­co res­pec­to de que, más allá de es­te año, el go­bierno pue­da cum­plir si con­ti­núa alie­nan­do a los in­ver­so­res y a los lí­de­res re­gio­na­les. “El go­bierno si­gue atra­pa­do en la mis­ma di­ná­mi­ca, es­tá sos­te­nien­do un sis­te­ma in­sos­te­ni­ble”, di­jo.

El nu­do se si­gue ajus­tan­do. La se­ma­na pa­sa­da, el go­bierno de Trump prohi­bió la ne­go­cia­ción de deu­da nue­va emi­ti­da por el go­bierno ve­ne­zo­lano y la com­pa­ñía PDVSA, y blo­queó las ope­ra­cio­nes en al­gu­nos bo­nos exis­ten­tes que son pro­pie­dad del sec­tor pú­bli­co del país. La prohi­bi­ción es­tá des­ti­na­da a evi­tar que las en­ti­da­des pú­bli­cas ve­ne­zo­la­nas pue­dan ven­der bo­nos en el mer­ca­do se­cun­da­rio.

Da­do que Ve­ne­zue­la se en­cuen­tra eco­nó­mi­ca­men­te ais­la­da, la in­fla­ción se ha dis­pa­ra­do y el país se ha vis­to arrui­na­do por la es­ca­sez de to­do, des­de re­pues­tos pa­ra au­tos has­ta me­di­ca­men­tos bá­si­cos. La mortalidad in­fan­til y en­fer­me­da­des co­mo la ma­la­ria han au­men­ta­do, en tan­to ser­vi­cios de­fi­cien­tes y pla­nes ali­men­ta­rios po­co con­fia­bles han im­pul­sa­do una agi­ta­ción vio­len­ta en­tre quie­nes fue­ron en su mo­men­to lea­les a Ma­du­ro y a su men­tor, Hu­go Chá­vez.

Ve­ne­zo­la­nos co­mo Adria­na Ran­gel, una secretaria de 39 años, acu­den en ma­sa to­dos los días a los ca­je­ros au­to­má­ti­cos ya que los re­ti­ros es­tán li­mi­ta­dos a unos po­cos dó­la­res. Es­pe­ran­do en la fi­la de un ban­co en el dis­tri­to de ne­go­cios en el es­te de Caracas, Ran­gel se que­jó de las ho­ras que pier­de ca­da se­ma­na con es­ta ru­ti­na.

Ma­du­ro no ha di­cho có­mo me­jo­ra­rá los pro­ble­mas de Ve­ne­zue­la, des­de que asu­mió el man­do des­pués de la muer­te de Chá­vez en 2013, Ma­du­ro, de 54 años, in­sis­te en que los ma­les del país no son con­se­cuen­cia de una ma­la po­lí­ti­ca, sino más bien de una ofen­si­va li­bra­da por los enemi­gos de su go­bierno de iz­quier­da. Se ha ne­ga­do a re­la­jar los con­tro­les eco­nó­mi­cos im­ple­men­ta­dos por su pre­de­ce­sor pe­se a que el pre­cio del pe­tró­leo, la sa­via de Ve­ne­zue­la, se des­plo­mó.

Ma­du­ro ha es­ta­do bus­can­do nue­vos sal­va­vi­das fi­nan­cie­ros en Ru­sia en tan­to ha re­du­ci­do las im­por­ta­cio­nes. Bloom­berg/La Re­pú­bli­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.