¡Un ba­jo an­ti­con­cep­ti­vo la piel!

NO­VE­DO­SO MÉ­TO­DO GA­RAN­TI­ZA UN 99% DE EFI­CA­CIA Y TIE­NE UNA DU­RA­CIÓN DE TRES AÑOS

La Republica - - MAGAZINE -

Pa­re­ce sa­ca­do de un li­bro de cien­cia fic­ción, pe­ro se tra­ta de un lo­gro mé­di­co que hoy mis­mo se apli­ca en la reali­dad. Se tra­ta de un mé­to­do an­ti­con­cep­ti­vo que se im­plan­ta en la piel de la mu­jer y que cuen­ta con un 99% de efi­ca­cia.

Si us­ted tie­ne en­tre 18 y 40 años, y no tie­ne con­tra­in­di­ca­do el uso de an­ti­con­cep­ti­vos hor­mo­na­les en ge­ne­ral, se en­cuen­tra en­tre el gru­po ideal de mu­je­res que po­dría uti­li­zar es­te no­ve­do­so mé­to­do de con­trol de la na­ta­li­dad, co­no­ci­do co­mo Im­pla­non NXT 68 mg.

El mé­to­do en sí no se tra­ta de un par­che, sino de un pe­que­ño im­plan­te que se co­lo­ca jus­to de­ba­jo de la piel del bra­zo por me­dio de una agu­ja. Ahí pue­de per­ma­ne­cer has­ta por un pe­rio­do de tres años, al ca­bo de los cua­les de­be sus­ti­tuir­se por uno nue­vo, o re­ti­rar­se del to­do si la mu­jer desea cam­biar de mé­to­do o co­men­zar a pla­near un em­ba­ra­zo.

El pro­ce­di­mien­to pa­ra co­lo­car el im­plan­te siem­pre de­be ser rea­li­za­do por un mé­di­co gi­ne­có­lo­go cer­ti­fi­ca­do cuan­do hay cer­te­za ab­so­lu­ta de que la mu­jer no es­tá em­ba­ra­za­da. Pa­ra ello, es ne­ce­sa­rio que la in­tere­sa­da ha­ga una ci­ta du­ran­te su pe­rio­do mens­trual o que se reali­ce una prue­ba de em­ba­ra­zo que re­sul­te ne­ga­ti­va, se­gún ex­pli­có la doc­to­ra Ana Iris Var­gas Tha­mes, gi­ne­có­lo­ga del Hos­pi­tal Clí­ni­ca Bí­bli­ca.

Una vez con­fir­ma­do que la pa­cien­te no se en­cuen­tra em­ba­ra­za­da, se rea­li­za el pro­ce­di­mien­to, el cual sue­le ser bas­tan­te rá­pi­do, es­te tan so­lo re­quie­re anes­te­sia lo­cal. Cuan­do la im­plan­ta­ción ha­ya fi­na­li­za­do, el úni­co cui­da­do que de­be te­ner la pa­cien­te es man­te­ner el aseo del bra­zo en que se reali­zó el im­plan­te, el cual de­be ser el que me­nos uti­li­za en su día a día.

El uso de Im­pla­non NXT 68 mg no con­lle­va nin­gún efec­to se­cun­da­rio, a me­nos de que la mu­jer sea alér­gi­ca a al­guno de los com­po­nen­tes, por eso re­sul­ta de su­ma im­por­tan­cia que le co­mu­ni­que a su gi­ne­có­lo­go cual­quier aler­gia que pa­dez­ca.

El uso de es­te mé­to­do no se re­co­mien­da del to­do en pa­cien­tes que sos­pe­chen que po­drían es­tar em­ba­ra­za­das, que pre­sen­ten he­mo­rra­gias va­gi­na­les que aún no han si­do diag­nos­ti­ca­das, al­te­ra­cio­nes en la fun­ción del hí­ga­do, que cuen­ten con an­te­ce­den­tes o pre­sen­cia de tu­mo­res en es­te ór­gano, así co­mo otras con­di­cio­nes más es­pe­cí­fi­cas, co­mo trom­boem­bo­lis­mo ve­no­so ac­ti­vo o neo­pla­sias sen­si­bles a las hor­mo­nas se­xua­les.

Pa­ra ma­yor in­for­ma­ción acer­ca de es­te no­ve­do­so mé­to­do, pue­de co­mu­ni­car­se al Hos­pi­tal Clí­ni­ca Bí­bli­ca, cen­tro mé­di­co que se es­pe­cia­li­za en la co­lo­ca­ción de es­te im­plan­te en Cos­ta Ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.